Actualizado 06/07/2022 09:07

Parto en el agua: condiciones y beneficios de dar a luz en el agua

Archivo - Parto en el agua
Archivo - Parto en el agua - IDEABUG/ ISTOCK - Archivo

   MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Los partos en el agua ofrecen "claros beneficios" para las madres sanas y sus recién nacidos, con menos intervenciones y complicaciones durante y después del parto que la atención estándar, así como mayores niveles de satisfacción para la madre, según una síntesis de las pruebas disponibles, publicada en la revista de acceso abierto 'BMJ Open'.

   El parto en el agua implica el uso de una piscina de partos para lograr la relajación y el alivio del dolor, ya sea saliendo de la piscina para el nacimiento, de modo que el recién nacido pueda salir al aire para respirar, o permaneciendo en la piscina de partos para el nacimiento, llevando al recién nacido a la superficie para comenzar a respirar.

   Los investigadores querían comparar el alcance de las intervenciones sanitarias necesarias durante y después del parto entre los dos tipos diferentes de parto en el agua y ver si los resultados diferían entre un parto en el agua y la atención estándar (sin el uso de una piscina de parto).

   Para ello, buscaron en las bases de datos de investigación los estudios pertinentes publicados entre 2000 y 2021. Unos 36 estudios con 157.546 mujeres cumplieron los criterios de elegibilidad y se incluyeron en la revisión. La mayoría de los estudios se realizaron en unidades obstétricas.

   Los estudios incluyeron una amplia gama de intervenciones y resultados. Éstas incluían: trabajo de parto inducido; rotura artificial de aguas (amniotomía); estimulación del trabajo de parto (aumento); monitorización fetal continua; uso de opiáceos; uso de epidural (alivio del dolor inyectado en la parte inferior de la espalda); dolor; cesárea; hombro atascado (distocia); desgarro o corte (episiotomía) de la vagina o de la zona entre la vagina y el ano (periné); hemorragia después del parto; extracción manual de la placenta; infección (madre); satisfacción de la madre; puntuación de Apgar (evaluación del bienestar del bebé inmediatamente después del nacimiento); reanimación del recién nacido; respiración rápida y superficial del recién nacido (taquipnea); dificultad respiratoria; ingreso en cuidados intensivos; muerte del recién nacido; infección (recién nacido); rotura del cordón umbilical (avulsión); lactancia materna.

   El análisis conjunto de los datos de los resultados del estudio mostró que un parto en el agua, independientemente de si las mujeres dan a luz dentro o fuera de la piscina, "tiene claros beneficios para las mujeres" en las unidades de obstetricia, donde tienen lugar la mayoría de los partos y donde las intervenciones sanitarias y las complicaciones son más probables que en las unidades dirigidas por comadronas, señalan los investigadores.

   El parto en el agua fue tan seguro como la atención estándar para las madres sanas y sus recién nacidos, aseguran. En comparación con la atención estándar, el parto en el agua redujo significativamente el uso de epidurales, opioides inyectados y episiotomía, así como el dolor y las hemorragias abundantes después del parto. Y aumentó los niveles de satisfacción de las madres y las probabilidades de que el perineo quedara intacto. No hubo diferencias en la tasa de cesáreas.

   "La inmersión en agua puede aumentar significativamente la probabilidad de un perineo intacto y reducir la episiotomía, una intervención que no ofrece ningún beneficio perineal o fetal, puede aumentar el dolor postnatal, la ansiedad y tener un impacto negativo en la experiencia del parto de la mujer", escriben los investigadores.

   Hubo más casos de rotura del cordón umbilical entre los partos en el agua, pero la tasa seguía siendo baja: 4,3/1000 partos en el agua en comparación con 1,3/1000 partos con atención estándar.

   Los investigadores sugieren que esto puede estar relacionado con los tirones del cordón umbilical cuando se saca al recién nacido del agua.

   Reconocen que la información sobre los entornos de nacimiento, las prácticas de atención, las intervenciones y los resultados variaron considerablemente entre los estudios incluidos, y que pocos se llevaron a cabo en unidades dirigidas por matronas o en el hogar de la madre, lo que puede haber afectado a los resultados del análisis de datos agrupados.

   Pero concluyen que "la inmersión en agua proporciona beneficios para la madre y el recién nacido cuando se utiliza en el entorno obstétrico, lo que hace que la inmersión en agua sea una intervención de baja tecnología para mejorar la calidad y la satisfacción con la atención".

   "Además, la inmersión en agua durante el trabajo de parto y el parto en el agua altera la práctica clínica, lo que se traduce en menos aumentos, episiotomías y necesidades de analgesia farmacológica --prosiguen--. La inmersión en agua es un método eficaz para reducir el dolor en el parto, sin aumentar el riesgo".

   Para reforzar la base de pruebas, las investigaciones futuras deberían incluir los factores que se sabe que influyen en las intervenciones y los resultados durante y después del parto. Entre ellos, el número de hijos que ha tenido una mujer, el lugar donde da a luz, quién la atiende y los cuidados que recibe, añaden.