Publicado 16/08/2021 16:47CET

Los pacientes cardíacos necesitan más ayuda para perder peso, según un estudio

Archivo - Man measuring his waist
Archivo - Man measuring his waist - CREATAS IMAGES - Archivo

MADRID, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

La pérdida de peso tiene una prioridad insuficiente en el tratamiento de los pacientes cardíacos a pesar de los beneficios. Un nuevo estudio, realizado por miembros de la Universidad Nacional de Irlanda, concluye que los pacientes cardíacos necesitan más ayuda para perder peso.

El estudio, realizado en más de 10.000 pacientes, encontró que menos del 20% tenía un índice de masa corporal (IMC) saludable en el momento de la hospitalización por un evento cardíaco. Unos 16 meses después, el 86% de los pacientes que eran obesos durante la hospitalización seguían siendo obesos, mientras que el 14% de los pacientes con sobrepeso se habían vuelto obesos. Las mujeres jóvenes se vieron particularmente afectadas, y casi la mitad de las menores de 55 años eran obesas.

Sin embargo, más de un tercio de los pacientes obesos dijeron que no habían recibido consejos sobre actividad física o nutrición y casi uno de cada cinco dijo que no se les había informado que tenían sobrepeso.

"Parece que los médicos no consideran la obesidad como un problema médico grave, que requiere atención, recomendaciones y consejos obvios sobre los objetivos personales de peso", afirmaron los autores, que han publicado su investigación en 'European Heart Journal-Quality of Care and Clinical Outcomes', una revista de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC).

La pérdida de peso se recomienda encarecidamente en pacientes con sobrepeso y obesidad con enfermedad coronaria para mejorar la presión arterial y los niveles de lípidos y reducir el riesgo de diabetes tipo 2, reduciendo así la probabilidad de otro evento cardíaco.

Este estudio investigó el manejo de pacientes que tenían sobrepeso u obesidad en el momento de la hospitalización por un primer evento cardíaco o recurrente (por ejemplo, ataque cardíaco o procedimiento electivo para desbloquear arterias obstruidas). Los investigadores examinaron los consejos de estilo de vida recibidos, las medidas adoptadas y la relación entre los cambios de peso y el estado de salud.

Los investigadores combinaron datos de los estudios EUROASPIRE IV (2012 a 2013) y EUROASPIRE V (2016 a 2017), que se llevaron a cabo en 29 países. El análisis incluyó a 10.507 pacientes con enfermedad coronaria. Los pacientes fueron visitados de 6 a 24 meses después de la hospitalización por su evento cardíaco (la brecha promedio fue de 16 meses). La visita consistió en una entrevista, cuestionarios y un examen clínico que incluyó análisis de peso, talla y sangre.

Uno de cada cuatro participantes (24,8%) eran mujeres y la edad media en el momento de la hospitalización era de 62,5 años. En el momento de la hospitalización, el 34,9% de los pacientes eran obesos y otro 46,0% tenían sobrepeso.

En el momento de la visita del estudio (en promedio 16 meses después), una proporción aún mayor de pacientes eran obesos (36,9%). Las tasas de obesidad fueron mayores en los pacientes más jóvenes con una prevalencia del 40,1% en los menores de 55 años (hombres 38,3%, mujeres 48,4%).

Con respecto al vínculo entre los cambios de peso y el estado de salud, los pacientes con sobrepeso u obesidad que perdieron el 5% o más de su peso corporal tenían niveles significativamente más bajos de hipertensión, dislipidemia y diabetes no reconocida previamente en comparación con aquellos que aumentaron el 5% o más de su peso corporal. También informaron niveles más altos de calidad de vida física y emocional.

En cuanto a los consejos que recibieron los pacientes, a la mitad de los pacientes se les recomendó seguir un programa de prevención y rehabilitación cardíaca, sin diferencias en los consejos según su estado de peso. En el caso de los pacientes obesos, se recomendó a menos de dos tercios que siguieran las recomendaciones dietéticas (63,7%) o que hicieran actividad física con regularidad (64,2%).

Se encontraron asociaciones positivas entre las mejoras en el estilo de vida y la pérdida de peso en pacientes obesos o con sobrepeso. En comparación con los que aumentaron el 5% o más de su peso corporal, los que perdieron al menos el 5% de su peso corporal redujeron con más frecuencia la ingesta de grasas y azúcares, aumentaron el consumo de frutas, verduras y pescado, realizaron actividad física regular, asistieron un programa de prevención y rehabilitación cardíaca y siguió los consejos dietéticos de un profesional de la salud.

Los autores señalaron que el aumento de peso se asoció significativamente con el abandono del hábito de fumar. En los pacientes con sobrepeso u obesidad en el momento de la hospitalización, los que dejaron de fumar aumentaron un promedio de 1,8 kg en contraste con el aumento de peso promedio de 0,4 kg observado en los fumadores persistentes.

La autora del estudio, la profesora Catriona Jennings, de la Universidad Nacional de Irlanda-Galway, señala que los programas de rehabilitación cardíaca, que generalmente enfatizan el ejercicio, deben dar la misma prioridad al manejo dietético.

"La pérdida de peso se logra mejor adoptando patrones de alimentación saludables y aumentando los niveles de actividad física y ejercicio. Si bien no se recomienda tratar activamente de perder peso al mismo tiempo que se intenta dejar de fumar, adoptar una dieta cardioprotectora y ser más activo físicamente tiene el potencial de mitigar los efectos del abandono del hábito de fumar sobre el aumento de peso en los pacientes que intentan dejar de fumar. Su objetivo es mantener su peso y evitar aumentar aún más de peso después de dejar de fuma", explica.

La aceptación y el acceso a los programas de rehabilitación cardíaca es deficiente y menos de la mitad de los pacientes en Europa informan que completaron un programa. "Estos programas brindarían una buena oportunidad para ayudar a los pacientes a abordar el sobrepeso y la obesidad, especialmente para las pacientes que, según el estudio, tenían el mayor problema de sobrepeso y obesidad. Hay buenas razones para que las personas se ocupen de su peso después de un evento cardíaco,pero no es fácil y necesitan ayuda", concluye.