Publicado 12/04/2021 14:58CET

Otro beneficio del colesterol 'bueno': ayuda a combatir la inflamación

Archivo - Adherencias en las arterias, colesterol. Estatinas
Archivo - Adherencias en las arterias, colesterol. Estatinas - INTERMOUNTAIN HEALTHCARE HEART INSTITUTE - Archivo

MADRID, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

El análisis de la capacidad de las partículas de colesterol 'bueno' para reducir la inflamación puede ayudar a predecir quiénes corren un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares causadas por el estrechamiento de las arterias, según una investigación publicada en la revista científica 'Circulation', editada por la Asociación Americana del Corazón.

La evaluación de los niveles de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL), conocido como "colesterol bueno", ya forma parte de las fórmulas utilizadas para predecir el riesgo cardiovascular. Una nueva prueba de la función antiinflamatoria de las HDL parece aportar información adicional que es independiente de la cantidad de HDL. Si los resultados se confirman en poblaciones más amplias y se desarrolla una prueba para uso clínico, añadir la capacidad antiinflamatoria a las puntuaciones de riesgo podría mejorar la predicción del riesgo y ayudar a las personas a tomar medidas para protegerse contra las enfermedades cardíacas.

Este estudio es el primero en comprobar si una mejor función antiinflamatoria de las partículas de HDL protege contra los infartos y otros acontecimientos graves relacionados con el corazón. Los participantes fueron 680 adultos de raza blanca (con una edad media de 59 años y un 70% de hombres) que vivían en Países Bajos y que formaban parte de un gran estudio poblacional que comenzó en 1997. Todos estaban sanos cuando se inscribieron en el estudio. Del estudio más amplio se identificaron los participantes que habían tenido un primer evento de enfermedad cardiovascular antes del final del seguimiento del estudio.

Se analizaron las partículas de HDL de 340 personas que sufrieron un primer infarto mortal o no mortal, a las que se les diagnosticó problemas cardíacos causados por el estrechamiento de las arterias del corazón (cardiopatía isquémica) o que necesitaron una intervención para abrir las arterias coronarias obstruidas durante la media de 10,5 años de seguimiento. Estos participantes fueron emparejados con un grupo de control de 340 personas de la misma edad (con un margen de 5 años), sexo, condición de fumador y niveles de colesterol HDL que no tuvieron ningún evento cardiovascular durante el seguimiento.

Se realizaron varias pruebas de laboratorio a todos los participantes en el momento de la inscripción, incluida la medición de la capacidad de las partículas de HDL aisladas para disminuir la respuesta inflamatoria de las células endoteliales que recubren los vasos sanguíneos (denominada capacidad antiinflamatoria).

Los investigadores también midieron la proteína C reactiva, una sustancia que se eleva cuando hay más inflamación en todo el cuerpo, y la capacidad de eflujo de colesterol, una evaluación de laboratorio de la eficiencia con la que las HDL pueden eliminar el colesterol de las células que se asemejan a las que se encuentran en la placa.

Los investigadores descubrieron que la capacidad antiinflamatoria de las HDL era significativamente mayor en las personas que se mantenían sanas (31,6%) que en las que sufrían un evento cardiovascular (27%); así como que la asociación de la capacidad antiinflamatoria con los eventos cardiovasculares era independiente de los biomarcadores establecidos de los niveles de colesterol HDL y proteína C reactiva, y también era independiente de la capacidad de eflujo de colesterol.

Por otra parte, por cada aumento del 22 por ciento en la capacidad de las partículas de HDL para suprimir la inflamación en las células endoteliales, los participantes tenían un 23 por ciento menos de probabilidades de sufrir un evento cardiovascular durante la siguiente década. La cantidad de protección derivada del aumento de la capacidad antiinflamatoria de las HDL fue mayor en las mujeres que en los hombres.

"Mediante el uso de una novedosa herramienta de investigación, nuestros resultados proporcionan un fuerte apoyo al concepto de que la acumulación de placa en las arterias tiene un componente inflamatorio, y que las propiedades biológicas de las partículas HDL tienen relevancia clínica para la predicción del riesgo de enfermedad cardiovascular", explica Uwe J.F. Tietge, del Karolinska Institute (Suecia).

Aunque los resultados plantean posibilidades intrigantes para mejorar el cribado, los resultados deben confirmarse en diferentes poblaciones. Además, según los investigadores, primero habría que desarrollar una prueba más sencilla y, ojalá, automatizada, para determinar la capacidad antiinflamatoria.

"El nivel de colesterol HDL es un buen biomarcador de riesgo de ECV, establecido, sencillo y rentable. Sin embargo, nuestros resultados demuestran que la capacidad antiinflamatoria o los ensayos que analizan la función de las HDL en general tienen el potencial de proporcionar información clínicamente relevante más allá de las mediciones estáticas del colesterol HDL que se utilizan actualmente", concluye Tietge.