Ortodoncia invisible o brackets, ¿cuál es la indicación para cada caso?

Archivo - Ortodoncia invisible o brackets.
Archivo - Ortodoncia invisible o brackets. - RYANKING999/ISTOCK - Archivo
Publicado: domingo, 24 marzo 2024 7:59

   MADRID, 24 Mar. (EDIZIONES) -

   Actualmente si tienes que ponerte un aparato corrector de la dentadura hay numerosas opciones. Pero últimamente los alineadores invisibles se han convertido en el tratamiento de ortodoncia más demandado, frente a los brackets metálicos de toda la vida, los estéticos, o la ortodoncia lingual. ¿Consigue los mismos avances que el resto de dispositivos la ortodoncia invisible?

   Nos lo explica en una entrevista con Infosalus el presidente de la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO), el doctor Juan Carlos Pérez Varela, quien explica que concretamente los brackets convencionales son aparatos fijos que pueden ser metálicos o cerámicos y que van pegados a la superficie del diente, por la cara de delante (vestibular, ortodoncia tradicional); o bien por la cara de detrás (ortodoncia lingual), de manera que no se ve.

   Mientras, señala que los alineadores transparentes no son aparatos fijos, hacen fuerza intermitente, pero no de manera constante. "La gran ventaja de los transparentes es que te los puedes retirar para cualquier evento, cepillarte cómodamente, pero eso sí, requieren de la constancia y de la disciplina del paciente porque si no te lo pones un mínimo de horas, unas 20- 22 horas al día, no hace efecto", advierte este odontólogo.

   Entonces, con la ortodoncia fija, con los brackets, mantiene este especialista que el paciente se olvida de él, no tiene opción de quitarse, pero tienes más difícil comer, no te la puedes retirar ante cualquier evento, y a la hora de cepillarte tienes que ser más cuidadoso.

   "El transparente es más discreto, te puedes cepillar mejor, te lo puedes retirar frente a actos sociales; si bien el inconveniente que implica es que el paciente tiene que ser disciplinado y constante, y hay que ponérselo un número de horas al día. Si los pacientes no lo son estos se desajustan del diente y retrasan el alcance de los objetivos del tratamiento porque a veces hay que tomar muestras y realizar alineadores nuevos", aclara Juan Carlos Pérez Varela.

EN QUÉ CASOS SE RECOMIENDA CADA UNO

   Desde el punto de vista biomecánico de los dientes sí hay movimientos que dice que hacen mejor los brackets (por ejemplo, de la raíz del diente), y otros que hacen mejor los alineadores. "Pero hoy en día se puede hacer cualquier tratamiento con los alineadores transparentes, incluso en los casos complejos. Por lo que actualmente la tendencia es hacerlo con los alineadores", subraya.

   Así insiste el presidente de la SEDO que el objetivo final sea con alineadores o con brackets es mejorar la estética del paciente y acabar con una buena pulsión y una buena punción. "No sólo el objetivo final de la ortodoncia es mejorar la estética de la persona", insiste este experto.

   Recuerda que la duración de los tratamientos de ortodoncia oscila entre los 20 y los 26 meses de media. "Al final es importante es que sea rápido, pero lo más importante es que se asegure en el proceso la calidad y los objetivos al paciente", insiste este odontólogo.

   Sobre sus costes, dice este doctor que en la actualidad los alineadores transparentes son más caros, si bien considera que no es muy grande la diferencia. "Pero sí notamos que muchos pacientes están dispuestos a pagar un poco más por una solución estética", apostilla el presidente de SEDO.

DESDE QUÉ EDAD SE PUEDEN COLOCAR LAS ORTODONCIAS

   Con todo ello, el doctor Pérez Varela recomienda que la primera visita al ortodoncista se realice entre los 5 y los 6 años, cuando hacen los primeros molares definitivos, y salvo excepciones, dice que tanto los brackets como los alineadores invisibles se pueden emplear a partir de los 11-12 años, cuando se recambian todos los dientes.

   Eso sí, insiste este experto en que a la hora de decantarse por un método u otro siempre hay que analizar cada caso de manera individual, aunque reconoce que, hoy en día, como norma general, realmente se puede optar a ambas opciones, la ortodoncia tradicional o la invisible.

   "Si tienes el 'expertise' y la tecnología en la consulta, los alineadores es una buena opción. Han avanzado mucho y realmente ya los ofertamos en el 95% de los casos; con ellos se solventan todo tipo de casos, pero otra cosa es que el paciente sea disciplinado, o pueda pagárselo; pero la mayor parte prefiere alineadores", concluye el presidente de la SEDO.

Contador