Los operados de cirugía de la obesidad deben controlar el consumo de alcohol porque lo absorben 3 veces más rápido

Cena de navidad. Comida navideña. Familia. Noche Buena.
GRUPO NC SALUD - Archivo
Actualizado 26/12/2018 18:48:24 CET

MADRID, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las personas intervenidas mediante alguna de las técnicas de cirugía para combatir la obesidad deben intensificar el control de su consumo de alcohol ya que lo absorben tres veces más rápido provoca que con una pequeña ingesta se obtenga un efecto fulminante e inmediato equivalente a tomarse una botella entera, advierte el doctor y cirujano especialista en cirugía de la obesidad Jesús Lago.

Al reducirse la capacidad del estómago al tamaño de un vaso de agua y derivarse la ingesta en el intestino delgado de una forma más directa al área de absorción, el alcohol es absorbido en sangre casi triplicando el ritmo al que respondería una persona no operada y, por tanto con un estómago, de mayor capacidad. En tal situación, advierte el especialista, estas personas entran en riesgo de manifestar ebriedad y sus consecuencias equivalentes en su cuerpo sin necesidad de tomar cantidades realmente excesivas para un cuerpo normal.

Se han realizado multitud de estudios sobre este problema y todos apuntan a que en la intervención de by-pass gástrico, que se hizo popular también al practicársele al que fue jugador de fútbol, Diego Armando Maradona, es incompatible con una ingesta de alcohol como si no hubieras sido operado, ha explicado a Europa Press este doctor del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y del Instituto de Obesidad y Estética Jesús Lago.

La explicación es que, al tener el estómago reducido, la misma copa de vino que antes ocupaba una pequeña parte del estómago, tras la intervención lo sacia por completo, lo que hace que el cuerpo busque deshacerse de él trasladándolo directamente al yeyuno, una zona intermedia del intestino delgado lo que provoca que el cuerpo lo absorba con mucha mayor rapidez. "Este tipo de pacientes notan que con una simple copa de vino ya se marean de forma inusitada y si son dos el efecto de sensación de embriaguez es muy inmediato cuando en personas no operadas no ocurre", alerta.

Según este doctor, esta respuesta del organismo precisamente podría ser la causa del estado en que se pudo observar al astro argentino en un vídeo grabado en el palco el día que se celebraba el segundo encuentro de la selección argentina en el Mundial de Rusia. Por ello considera especialmente importante trasladar esta información al público en general pero sobre todo a aquellos que se han sometido a esta intervención, sobre todo en estas fechas de celebraciones que se caracterizan por los excesos de comida y en muchos casos también en la bebida.

"Hemos de partir del hecho que el paciente que se somete a una cirugía de obesidad es porque el riesgo que mantiene con su índice de masa corporal superior a 35 es mayor que el riesgo que supone proponerle una solución de cirugía de la obesidad. Entonces hemos de explicar muy bien al paciente qué técnica le vamos a proponer. Cada paciente requiere su propia solución, y qué procesos observará que desarrolla su cuerpo a parte de lograr bajar de peso, por ejemplo éste que mencionamos con la ingesta de alcohol", explica el doctor Lago.

El mejor consejo a proporcionar a las personas intervenidas de obesidad es alejarse del alcohol. De esta manera evitarán cualquier reacción no deseada. No obstante, si tienen que tomar, deben tener muy en cuenta que una sóla copa de vino del tamaño de 33cl les hará un efecto equivalente a que si hubieran tomado una botella de 3/4. Por tanto experimentarán una sensación de mareo profundo en el mejor de los casos y de clara ebriedad en dependencia de el moento del día que haga tal ingesta, y otros factores como tener el cuerpo en estado de euforia como lo tenía el astro argentino el día en que fue grabado totalmente indispuesto", advierte el doctor.

En la misma línea, recuerda que la sociedad tiende a juzgar a las personas en base a lo que observa en su comportamiento, y en ocasiones las reacciones al alcohol se deben a una condición especial del organismo. "No es culpa de las personas, pues están acostumbradas a unos hábitos alimenticios anteriores a su cirugía y no siempre recuerdan que están operados porque realmente estas cirugías funcionan y cumplen con su objetivo que es la pérdida del exceso de peso y ello les alargará la vida, sin ningún tipo de duda, pero el hecho que se encuentren bien hace que olviden que su estómago es mucho más pequeño que antes", concluye el especialista.

Contador