Actualizado 18/11/2010 14:47 CET

La OMS pide "medidas urgentes" para combatir las "inequidades sanitarias" en las ciudades, también las de países ricos

La ciudad de Nueva York
BERND UNTIEDT/WIKIMEDIA COMMONS

En los barrios pobres de Nueva York o en algunos pueblos de Reino Unido tienen peor acceso a los servicios sanitarios, por lo que viven menos y tienen más enfermedades

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido "medidas urgentes" para combatir las "inequidades sanitarias" en las grandes ciudades, tanto de los países en desarrollo como en los desarrollados, donde también se observan "inequidades económicas y sociales que dificultan el acceso a los servicios sanitarios".

Así lo advierte el último informe elaborado por la OMS y el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-HABITAT), que se ha presentado el miércoles y que, por primera vez, muestra como la mala salud está relacionada con la pobreza en las ciudades, y no sólo entre las poblaciones urbanas desfavorecidas.

Este trabajo revela que existen inequidades en el acceso a la sanidad en los diferentes subgrupos de poblaciones urbanas, en función de su estatus económico, de sus barrios y de otras características de estos grupos de ciudadanos.

En este problema, apuntan, tanto los países pobres como los ricos deben estar alerta. "Los habitantes de los barrios más pobres de Nueva York tienen un peor acceso a los servicios sanitarios esenciales y sufren más problemas de salud, como lo reflejan sus expectativas de vida y sus tasas de mortalidad por VIH", destacan.

"Los datos de Preston, en Reino Unido, muestran una situación similar. La esperanza de vida varía de forma drástica entre las comunidades más necesitadas y las más opulentas en Preston, con unos 14,7 años de diferencia para los hombres y 10 años para las mujeres", añaden en este informe.

LOS AVANCES EN SALUD DEPENDERÁN DE LAS CIUDADES

Según la OMS, las desigualdades en el acceso a la sanidad en las ciudades podrían dificultar el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el campo de la salud, pues las urbes son "una parte crucial de esta ecuación", donde vive la mitad de la población mundial. A su juicio, los futuros avances generales en salud "dependerán en gran medida de las mejoras que se logren en los entornos urbanos".

Para solucionar esta situación, piden mejorar las tasas de mortalidad infantil de las ciudades. Aunque la supervivencia infantil en estos entornos suele ser superior que en las zonas rurales, estos porcentajes "ocultan --según la OMS-- las sustanciales inequidades que existen entre los diferentes grupos poblacionales".

"Los niños más pobres que viven en las ciudades tienen el doble de posibilidades que los más ricos de morir antes de cumplir los cinco años. No sólo hay grandes inequidades entre ciudadanos ricos y pobres, sino en toda la población urbana", señala la OMS, que pide "que los esfuerzos para reducir las inequidades se dirijan a la población general, en lugar de focalizarse sólo sobre los grupos más pobres".

Otro de los asuntos sanitarios desatendidos en las ciudades es la asistencia cualificada al parto, "crucial" para evitar complicaciones que puedan provocar la muerte de la madre o el niño y para mejorar la salud de toda la población.

"En áreas urbanas de 44 países de ingresos bajos y medios, la cobertura para la atención cualificada al parto varía desde el 40 hasta el 100 por cien. Estos resultados indican que los niveles de riqueza doméstica y educación de las madres y sus parejas tienen un fuerte impacto sobre las inequidades en esta cobertura", destacan.

FOCALIZAR LOS ESFUERZOS EN TODA LA POBLACIÓN URBANA

El informe destaca como otra deficiencia importante las diferencias en el acceso al agua potable. "Aunque el acceso al agua potable ha mejorado, a nivel global, durante las últimas dos décadas, continúan existiendo sustanciales inequidades entre los más ricos y los más pobres habitantes de las ciudades de África, América y Asia", apunta la OMS, que asegura que existen importantes diferencias sociales.

Las tasas de incidencia de la tuberculosis también son un problema a solucionar, que refleja las inequidades en el acceso a la sanidad "no sólo en los países en desarrollo, también en países desarrollados, como Japón".

"La tuberculosis es más común en Japón que en otros países desarrollados y los datos revelan que las ciudades más grandes tienden a tener mayores brechas", según este informe, que destaca también que la ciudad de Osaka tiene "una tasa de incidencia nueve veces mayor que las áreas con menos tuberculosis". Este documento muestra que las tasas de tuberculosis reflejan "desventajas sociales y económicas".

Para la directora de la OMS, la doctora Margaret Chan, "los promedios esconden grandes bolsas de desigualdades y mala salud, ocultando la realidad de la vida de la gente". "Este nuevo análisis descubre las brechas en el acceso a la salud y los cuidados médicos que existen en las poblaciones urbanas y muestra donde deben focalizar sus esfuerzos las autoridades de las ciudades".

Según el director ejecutivo de UN-HABITAT, Joan Clos, las políticas de indicadores y planificadores suelen fallar a la hora de entender que, con la urbanización de la pobreza, muchos habitantes de suburbios sufren una penalización adicional vinculada con las ciudades: tienen unas mayores tasas de mortalidad infantil, mueren más jóvenes y sufren más enfermedades que sus vecinos ricos".