Actualizado 02/11/2011 19:30 CET

La OMS asegura que la dracunculosis está "a punto" de ser erradicada

Dracunculosis
OMS

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que la dracunculosis, enfermedad parasitaria invalidante también conocida como enfermedad del gusano de Guinea, está "a punto de ser erradicada", después de que en los últimos años la incidencia se haya reducido en más de un 99 por ciento.

La enfermedad está causada por el gusano 'dracunculus medinensis' y se transmite sólo cuando la gente bebe agua contaminada con pulgas de agua infectadas por el parásito. Aunque rara vez es mortal, los infectados caen en un estado de invalidez que puede durar meses.

Según reconoce este organismo de Naciones Unidas, a mediados de la década de 1980 había cerca de 3,5 millones de afectados repartidos por 20 países, 16 de ellos africanos.

Sin embargo, el número de casos notificados ha ido disminuyendo a lo largo de 1990 hasta situarse por debajo de 10.000 en 2007. De hecho, en 2008 se registraron 4.619 casos y en 2010 un total de 1.797, y últimamente los únicos casos notificados se han registrado en Chad, Etiopía, Mali y Sudán del Sur, país en el que se dan el 97 por ciento de los casos.

Esto se debe a que, aunque no hay ninguna vacuna para prevenir la enfermedad ni existe ningún medicamento para tratarla, hay diferentes estrategias preventivas que pueden contribuir a su erradicación, tales como garantizar el acceso al agua potable, filtrar el agua de las masas de agua abiertas antes de beber, implantar medidas de lucha antivectorial, como el uso del larvicida temefós, o fomentar la educación sanitaria y los cambios de comportamiento.

ACELERAR LA INTERRUPCIÓN DE LA TRANSMISIÓN

Este mismo año, la Asamblea Mundial de la Salud, órgano decisorio de la OMS, exhortó a todos los Estados Miembros en los que la dracunculosis es endémica a que acelerasen la interrupción de la transmisión y reforzaran la vigilancia a nivel nacional para lograr erradicar la enfermedad.

La OMS es la única organización cuyo mandato la faculta para certificar que un país está libre de la enfermedad, siguiendo las recomendaciones formuladas por la Comisión Internacional para la Certificación de la Erradicación de la Dracunculosis (ICCDE).

Para ser declarados libres de esta enfermedad, los países deben haber notificado una transmisión cero y mantenido luego una vigilancia activa durante al menos tres años.

Tras ese periodo, un equipo de certificación internacional visita el país para evaluar la idoneidad del sistema de vigilancia y examinar los antecedentes de investigaciones sobre casos sospechosos y las medidas adoptadas posteriormente.

Se analizan diversos indicadores, como por ejemplo el suministro de agua en las zonas afectadas, y se realizan evaluaciones en las aldeas para confirmar la ausencia de transmisión, y también se determina el riesgo de reintroducción de la enfermedad.

ERRADICADA EN 187 PAÍSES

Desde 1995, la OMS ha certificado que 187 países y territorios estaban libres de la enfermedad. El problema es que como la incubación del gusano dura entre 10 y 14 meses, un solo caso no detectado puede retrasar los esfuerzos de erradicación un año o más.

Hay datos que demuestran que así ocurrió en Etiopía (2008), pese a que el programa nacional de erradicación había declarado la interrupción de la transmisión, y más recientemente en el Chad (2010), donde ha vuelto a haber transmisión después de que el país notificara cero casos durante casi 10 años.

Se considera que han interrumpido la transmisión los países que no notifican ningún caso durante 14 meses consecutivos. Entonces es cuando comienza una fase de precertificación que dura al menos tres años, durante los cuales debe mantenerse una intensa vigilancia.