Actualizado 20/03/2015 11:24 CET

Ocho consejos para que tus hijos sean felices

Niños felices
Foto: Reuters

MADRID, 20 Mar. (INFOSALUS) -

   La felicidad viene determinada en un 50 por ciento por la genética, en un 10 por ciento por las circunstancias externas y en un 40 por ciento por las actividades intencionales y emocionales de cada persona. En el caso de los niños, la felicidad depende en un 40 por ciento de los padres, según ha asegurado la psicóloga infantil y autora del libro 'Queremos hijos felices. Lo que nunca nos enseñaron (de 0 a 6 años)', Silvia Álava.

   "Los padres son un pilar básico para que los niños aumenten su nivel de felicidad, por ello hay que concienciarse para poder conseguir que nuestros hijos sean felices", ha explicado la experta.

   Por ello, la psicóloga infantil, con motivo del Día Internacional de la Felicidad, que se celebra este viernes, ha querido compartir una serie de consejos -que aparecen en el libro- dirigidos a los padres para intentar que los niños sean más felices:

   1. No etiquetar a los niños. No se debe caer en el error de etiquetar a los más pequeños como si el ser malo fuese algo que no se puede cambiar. De este modo solo se conseguirá que el niño se habitúe al adjetivo y, por tanto, se niegue a cambiar su personalidad.

   2. Favorecer su autonomía. Un niño poco autónomo a la larga se convierte en un niño vulnerable influenciable y dependiente de su entorno. Por ello, los padres tienen la labor de favorecer su autonomía desde pequeños para convertirles en niños más felices.

   3. Logro personal. Los padres tienen que lograr que sus hijos consigan sus objetivos por ellos mismos, sin que continuamente esté la figura de papá o mamá detrás de ellos supervisando sus acciones, puesto que los niños notan cuando están consiguiendo las cosas por sus propios méritos, lo que hace que se sientan más seguros.

   4. La educación en valores. Es tarea de los padres transmitir a sus hijos valores como la tolerancia, el perdón, la compasión, el esfuerzo, el agradecimiento, el trabajo diario y la constancia. Con estos valores los niños podrán realizarse como personas.

   5. La sobreprotección. La experta reconoce que caer en la sobreprotección provoca que los hijos sean más inseguros, tengan menos habilidades, y que, a largo plazo, sean menos felices.

   6. Ser agradecido. Es importante inculcar a los niños la norma básica de dar las gracias, pues uno de los factores principales calificados como predictor de la felicidad es la capacidad de ser agradecidos.

   7. No dramatizar No hay que exagerar demasiado cuando los niños hacen algo mal. Por ello, en vez de aumentar el problema hay que ayudarles a encontrar la manera de solucionarlo.

   8. Estimular la inteligencia de los bebés. La estimulación que recibe un niño en el comienzo de su vida es fundamental, puesto que los conocimientos adquiridos durante los primeros seis años de vida determinarán su educación en el futuro.