Publicado 30/03/2021 18:10CET

Observan procedimientos que identifican a los pacientes con esófago de Barrett en riesgo de progresión del cáncer

Una combinación de cepillado esofágico y secuenciación genética extensa de la muestra recolectada puede detectar alteraciones cromosómicas en personas con esófago de Barrett, identificando pacientes en riesgo de progresar a cáncer de esófago
Una combinación de cepillado esofágico y secuenciación genética extensa de la muestra recolectada puede detectar alteraciones cromosómicas en personas con esófago de Barrett, identificando pacientes en riesgo de progresar a cáncer de esófago - ELIZABETH COOK

MADRID, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Johns Hopkins Kimmel Cancer Center y Case Western Reserve University han comprobado que la combinación de cepillado esofágico y secuenciación genética extensa de la muestra recolectada puede detectar alteraciones cromosómicas en personas con esófago de Barrett, identificando pacientes en riesgo de progresar a cáncer de esófago.

En el esófago de Barrett (BE), el reflujo ácido crónico del estómago daña las células que recubren la parte inferior del esófago, lo que hace que se parezcan más a las células del sistema digestivo inferior. Las células en la parte inferior del esófago progresan a través de varias etapas precancerosas antes de convertirse a veces en adenocarcinoma de esófago, un cáncer con una tasa de supervivencia a cinco años por debajo del 20 por ciento. BE es el único precursor conocido del adenocarcinoma de esófago.

Los médicos pueden detectar estos estados progresivos en BE al buscar alteraciones cromosómicas conocidas como aneuploidía, una característica común en la mayoría de las células cancerosas, pero hasta ahora el proceso ha involucrado múltiples biopsias.

Un solo cepillado esofágico combinado con la técnica de secuenciación llamada 'RealSeqS' es lo suficientemente sensible y específico como para identificar aneuploidía en varias etapas de la progresión de BE, e incluso puede hacer coincidir tipos específicos de aneuploidía con etapas específicas de la enfermedad.

"La aneuploidía ha estado implicada desde hace mucho tiempo en el desarrollo, inicio o progresión del cáncer de esófago, pero los ensayos o métodos experimentales para detectar esto no se han logrado tan fácilmente ni se han obtenido tan alto rendimiento como hubiéramos querido permitir la implementación clínica", han detallado los expertos.

El método podría ayudar a los médicos a identificar a las personas con mayor riesgo de que el BE progrese a un adenocarcinoma de esófago, instituyendo un seguimiento más intensivo para esos pacientes o instituyendo tratamientos en las etapas más tempranas de la enfermedad.

El cepillado esofágico utiliza un accesorio de cepillo suave para un endoscopio para recolectar células del revestimiento del esófago. El método puede tomar muestras de células de una superficie más grande del esófago que una biopsia habitual.

"La endoscopia, a menudo con cepillado, es parte del estándar de atención para las personas que tienen la enfermedad de Barrett, por lo que incorporar el método de detección de aneuploidía no cambiaría sustancialmente la práctica clínica", han enfatizado los expertos, cuyo trabajo ha sido publicado en la revista 'Gastroenterology'.

Sin embargo, solo unas pocas células de los cientos muestreados mediante cepillado pueden demostrar aneuploidía, por lo que combinar el cepillado con una secuenciación masivamente paralela es clave para encontrar estas células.

Para leer más