Publicado 27/04/2022 07:29

Nuevos factores pueden predecir la recurrencia del cáncer de mama

Archivo - El proyecto OPTIMA busca mejorar el tratamiento para el cáncer de próstata, mama y pulmón aplicando tecnologías de vanguardia
Archivo - El proyecto OPTIMA busca mejorar el tratamiento para el cáncer de próstata, mama y pulmón aplicando tecnologías de vanguardia - GMV - Archivo

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los investigadores del Centro Integral del Cáncer Lombardi, del Centro Médico de la Universidad de Georgetown (Estados Unidos) han identificado la genética y otros factores que pueden determinar si una mujer corre el riesgo de sufrir una recidiva del cáncer de mama, lo que proporciona nuevas vías de investigación para prevenir el desarrollo de un nuevo tumor.

El descubrimiento, publicado en la revista 'Scientific Reports', ha sido posible gracias a una tecnología avanzada desarrollada en el Georgetown Lombardi que permite a los investigadores del laboratorio ampliar o multiplicar en gran medida las células del tejido mamario difíciles de extraer.

Los investigadores se centraron en las células epiteliales de la mama, que son la capa de células que forman los conductos y lóbulos que producen la leche durante la lactancia. Los investigadores extrajeron estas células del tejido no canceroso donado en la misma mama a la que se le había extirpado el tejido canceroso durante una mastectomía.

Buscaban numerosos factores que pudieran poner en marcha la recidiva, pero su principal objetivo era el conjunto de secuencias de ARN de una célula -el transcriptoma- que ayuda a determinar cuándo y dónde se activa o desactiva cada gen en una célula.

Aunque las técnicas quirúrgicas siguen mejorando, pueden quedar trozos microscópicos indetectables del tumor y son un factor de reaparición del cáncer de mama en hasta el 15% de las mujeres, a veces años después de la operación; las personas con cáncer de mama con receptores hormonales positivos tienen el mayor riesgo de reaparición.

Al analizar las células epiteliales expandidas de las mujeres que se sometieron a quimioterapia antes de la intervención quirúrgica, los investigadores encontraron un ARN significativamente alterado. En particular, observaron cambios significativos en genes que anteriormente se habían reconocido como indicadores de pronóstico del cáncer.

"Cuando a una persona se le diagnostica un cáncer de mama, disponemos de varias herramientas, como las pruebas de genes como el BRCA1/2, para decidir si debe recibir ciertos tipos de quimioterapia o sólo recibir terapia hormonal. Pero las herramientas que tenemos no son tan precisas como nos gustaría", explica la doctora Priscilla Furth, profesora de oncología y medicina en Georgetown Lombardi y autora correspondiente del estudio.

"Aproximadamente una de cada ocho mujeres es diagnosticada de cáncer de mama en el mundo desarrollado --recuerda--. Esperamos que nuestros hallazgos contribuyan a que el cribado sea más preciso y dirigido en el futuro, ahorrando a las mujeres procedimientos innecesarios, ya que en la actualidad examinamos a casi todas las mujeres de entre 40 y 70 años, a veces de forma muy agresiva".

Los investigadores también señalan que hay implicaciones para las mujeres que no han tenido cáncer de mama, ya que algunas de las alteraciones del ARN estaban relacionadas con la formación de células madre mamarias.

Las células madre son autorrenovables y están relacionadas con el crecimiento y el desarrollo. Las células madre mamarias son células madre adultas que pueden diferenciarse, o cambiar de función, en células epiteliales mamarias especializadas.

Si estas células se desregulan, aumenta el potencial de cáncer. Las células de mujeres embarazadas fueron de especial interés para los investigadores, ya que el embarazo suele desencadenar ciclos de renovación adicionales en una célula, lo que aumenta potencialmente el riesgo de cáncer.

Este trabajo de investigación se vio muy favorecido por la técnica de células reprogramadas condicionalmente (CRC), inventada y patentada en Georgetown. En este estudio se utilizó la CRC para el aislamiento inicial de las células epiteliales.

La CRC es el único sistema conocido que puede cultivar indefinidamente tanto células sanas como cancerosas; se pueden cultivar hasta un millón de células nuevas en una semana. Hasta ahora, uno de los principales problemas en el estudio de estas células era que los cultivos de células epiteliales solían estar contaminados con los otros tipos de células, en particular los fibroblastos, que crecen muy rápidamente en el cultivo mientras que las células epiteliales crecen un poco más lento.

Las células tumorales primarias también pueden ser difíciles de aislar, pero los investigadores tuvieron más éxito utilizando la técnica del CCR en comparación con los métodos convencionales.

"Muchos de nuestros supervivientes de cáncer me dicen: 'por favor, haz un trabajo que beneficie a mi hija'. Mi respuesta es que por eso estoy en el campo de la prevención del cáncer --comenta Furth--. Todo lo que podamos hacer para prevenir la aparición o la reaparición del cáncer es un avance significativo y creemos que este hallazgo puede ser una contribución importante para reducir los diagnósticos erróneos, además de apuntar a formas de desarrollar mejores terapias para tratar la enfermedad".

Contador

Más información