Publicado 03/05/2022 07:04

Nuevos conocimientos sobre la importancia de los canales craneales para la salud del cerebro

Archivo - Exploración de ondas cerebrales en laboratorio. Cerebro.
Archivo - Exploración de ondas cerebrales en laboratorio. Cerebro. - ISTOCK/ JANIECBROS - Archivo

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

Los investigadores dirigidos por un equipo del Hospital General de Massachusetts (MGH), en Estados Unidos, que anteriormente descubrieron diminutos canales en el cráneo han descubierto ahora que el líquido cefalorraquídeo puede salir del cerebro hacia la médula ósea del cráneo a través de estos canales.

Este descubrimiento, publicado en la revista 'Nature Neuroscience', es importante porque las células inmunitarias producidas en el tejido esponjoso de la médula ósea del cráneo pueden examinar el líquido cefalorraquídeo en busca de signos de infección y otras amenazas para el cerebro.

En 2018, un grupo dirigido por el doctor Matthias Nahrendorf, investigador del Centro de Biología de Sistemas del MGH y profesor de radiología de la Facultad de Medicina de Harvard, descubrió que las células inmunitarias que responden a las infecciones y lesiones cerebrales proceden de la médula ósea del cráneo, y pasan a través de cientos de canales diminutos, hasta ahora desconocidos, que conectan la médula ósea del cráneo con las capas externas de las membranas que cubren el cerebro, es decir, las meninges.

Hasta entonces, se pensaba que la médula ósea de todo el cuerpo reacciona ante una lesión o infección en cualquier lugar, pero el descubrimiento indicaba que la médula ósea del cráneo tiene un papel especial por su proximidad al cerebro y su conexión con las meninges a través de canales.

En este último trabajo, el equipo, dirigido por Nahrendorf, Charles P. Lin, líder del Grupo de Microscopía Avanzada del Centro de Biología de Sistemas del MGH, y Michael A. Moskowitz, un médico investigador del MGH que fue galardonado con el Premio Lundbeck del Cerebro 2021, demostró que, además de permitir que las células inmunes fluyan desde la médula ósea del cráneo hasta las meninges, los canales del cráneo también permiten que el líquido cefalorraquídeo fluya en la dirección opuesta, fuera del cerebro y hacia la médula ósea del cráneo.

"Ahora sabemos que el cerebro puede enviar señales a este centro de inmunidad, es decir, pedir ayuda en caso de que las cosas vayan mal, como durante una infección o una inflamación. Las células de la médula ósea del cráneo vigilan el líquido cefalorraquídeo que sale del cerebro a través de los canales del cráneo que descubrimos antes --señala Nahrendorf--. Es probable que esto tenga enormes implicaciones para afecciones como la demencia y la enfermedad de Alzheimer, ya que estas enfermedades tienen un componente inflamatorio".

Nahrendorf y sus colegas, entre los que se encuentra el autor principal y becario de investigación del MGH, Fadi E. Pulous, también descubrieron que las bacterias que causan meningitis viajan a través de los canales y entran en la médula ósea del cráneo. Esto hace que las células de la médula ósea produzcan más células inmunitarias para combatir la invasión. Una mejor comprensión de estos procesos podría conducir a nuevas estrategias para tratar la meningitis.

"Nuestro trabajo también puede ser útil para estudiar situaciones en las que la respuesta inmunitaria es perjudicial, como cuando las células inmunitarias derivadas de la médula ósea del cráneo dañan el cerebro y los nervios circundantes. Comprender lo que alimenta la neuroinflamación es el primer paso para modularla con éxito", afirma Nahrendorf.

Contador