Publicado 21/04/2020 8:14:37 +02:00CET

Nuevo riesgo de dejar a los bebés delante de pantallas

Bebé tablet en la habitación.
Bebé tablet en la habitación. - TATYANA_TOMSICKOVA - Archivo

   MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Sentar a un bebé frente a una tableta o televisor, así como un menor tiempo de juego entre padres e hijos, se asocia con el desarrollo de síntomas similares al trastorno del espectro autista (TEA) más adelante en la infancia, según el primer estudio prospectivo sobre el tema, que publican en la revista 'JAMA Pediatrics' investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Drexel y la Escuela de Salud Pública de Dornsife, en Estados Unidos.

Los autores sugieren que estos hallazgos llegan en un momento crítico durante esta pandemia de coronavirus con muchos niños en casa todo el día y los padres haciendo malabarismos trabajando desde casa u otras nuevas responsabilidades mientras vigilan a sus hijos.

   "La literatura es rica en estudios que muestran los beneficios de la interacción entre padres e hijos en el desarrollo posterior del niño, así como la asociación de una mayor visualización de pantalla con retrasos en el desarrollo --explica la autora principal Karen F. Heffler, investigadora en la Facultad de Medicina de la Universidad de Drexel--. Nuestro estudio amplía esta investigación previa al asociar las primeras experiencias sociales y de medios de pantalla con síntomas posteriores de TEA".

   Durante las visitas de bienestar de los bebés de 12 y 18 meses, se les preguntó a sus cuidadores sobre con qué frecuencia su bebé está expuesto a pantallas o libros y con qué frecuencia juegan con su hijo.

Siguiendo a este grupo de 2.152 niños del Estudio Nacional Infantil, el equipo examinó cómo ver televisión o videos, así como el tiempo de juego social y la lectura en conjunto, se asociaban con el riesgo de TEA y síntomas similares a los del TEA a los dos años de edad, según se midió en la Lista de Comprobación Modificada para el Autismo en Niños Pequeños (M-CHAT). Aunque los niños pequeños generalmente están interesados en interactuar con otros, aquellos con síntomas similares a los del ASD son menos propensos a mostrar estos comportamientos sociales.

   Tras controlar el género, la raza, la edad materna y la prematuridad, el equipo descubrió que las pantallas de visualización a los 12 meses de edad se asociaban con un 4 por ciento más de síntomas similares a los TEA, y se asociaba el tiempo de juego diario con un padre en comparación con un tiempo de juego menor al diario. con un nueve por ciento menos de síntomas similares a los TEA.

   Los hallazgos respaldan las recomendaciones de la Academia Estadounidense de Pediatría que desalienta el tiempo frente a la pantalla en niños menores de 18 meses, a menos que se use para chatear por video.

   Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, uno de cada 54 niños tiene TEA, una condición cuatro veces más frecuente en niños que en niñas. Estudios anteriores informan que alrededor del 50 al 80 por ciento del riesgo general de autismo es genético, sin embargo, los contribuyentes no genéticos son poco conocidos.

   "Estos hallazgos fortalecen nuestra comprensión de la importancia del tiempo de juego entre padres e hijos en relación con el tiempo frente a la pantalla", explica el autor principal David S. Bennett, profesor de Psiquiatría en la Facultad de Medicina.

   "Hay una gran oportunidad para que las campañas de salud pública y los pediatras eduquen y empoderen a los padres para posiblemente minimizar el riesgo de que sus hijos tengan síntomas de TEA, lo que puede incluir aumentar la interacción social y limitar las pantallas a una edad temprana", añade.

   Los autores precisan que su estudio no encontró una asociación con el riesgo de TEA, sino más bien con síntomas similares a los TEA. Los estudios futuros deberían explorar si esta relación está determinada por niños predispuestos a que el TEA sea atraído a las pantallas o pantallas que contribuyen a síntomas similares.

   Mientras tanto, los autores sugieren que los padres se adhieran a la recomendación de la Academia Estadounidense de Pediatría para evitar el tiempo de pantalla en niños menores de 18 meses y limitar las pantallas a una hora diaria hasta los 5 años, en conjunto para ayudar a los niños a comprender lo que están viendo.

   El documento también proporciona evidencia adicional que asocia la prematuridad, la raza minoritaria o el origen étnico, así como ingresos más bajos con mayor riesgo de TEA y síntomas similares.