Publicado 18/11/2021 07:07CET

Un nuevo enfoque podría superar la resistencia de los hongos a los tratamientos actuales

Archivo - ?El hongo Candida auris.
Archivo - ?El hongo Candida auris. - ISCIII - Archivo

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los medicamentos actuales no son especialmente eficaces contra los hongos y la situación es cada vez más difícil porque estos organismos están desarrollando resistencia a los tratamientos antimicrobianos, al igual que las bacterias. Ahora, los investigadores han identificado compuestos que combaten estas infecciones de una forma nueva, interfiriendo en las enzimas fúngicas necesarias para la síntesis de ácidos grasos, lo que podría abrir la puerta a mejores terapias, según publican en la revista 'ACS Infectious Diseases'.

Las infecciones superficiales por cándida u otros tipos de hongos pueden causar afecciones irritantes pero relativamente leves, como la candidiasis oral y el pie de atleta, pero las infecciones invasivas pueden dar lugar a enfermedades debilitantes y mortales, como la meningitis criptocócica y algunas infecciones hospitalarias.

Cada vez hay más personas que contraen estas infecciones debido al creciente uso de la cirugía invasiva, los catéteres implantados y la terapia inmunosupresora. Y algunos pacientes, como los que padecen COVID-19 grave o VIH, son especialmente susceptibles a las infecciones fúngicas. Además, los tratamientos pueden ser tóxicos y a menudo no funcionan, en parte debido a la creciente resistencia.

Las dianas actuales de estos compuestos incluyen las moléculas necesarias para fabricar las paredes celulares de los hongos. Como alternativa, Glen. E. Palmer, del Departamento de Farmacia Clínica y Ciencias Traslacionales Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Tennessee, en Estados Unidos, y sus colegas empezaron a buscar posibles terapias que pudieran funcionar a través de un mecanismo diferente y evitar así los inconvenientes de estos fármacos.

Se centraron en las enzimas sintasa y desaturasa de los ácidos grasos fúngicos, que son esenciales para el crecimiento y la virulencia de los hongos patógenos humanos. Ha sido difícil idear un ensayo químico rápido para encontrar inhibidores de estas enzimas, ya que es difícil aislarlas. Así que el equipo combinó la ingeniería genética con un ensayo de células completas para examinar miles de pequeñas moléculas.

Aunque ninguno de los compuestos probados bloqueó la actividad de la FA sintasa en los cultivos celulares de 'Candida albicans', 16 inhibieron la actividad de la FA desaturasa. Se descubrió que una estructura central de acilhidrazida era la clave de la actividad de varias de estas moléculas, que eran eficaces incluso contra las cepas resistentes a los fármacos de varias especies infecciosas de hongos, al tiempo que mostraban poca o ninguna toxicidad para las células de mamíferos.

Los investigadores señalan que estos compuestos son pistas prometedoras para su desarrollo como agentes antifúngicos.

Contador