Publicado 01/10/2021 08:05CET

Nuevo consenso para el manejo de la diabetes tipo 1

Archivo - Mujer con diabetes.
Archivo - Mujer con diabetes. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / NOPPAWAN LAISUAN

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

Dos de las principales sociedades de diabetes, la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) y la Asociación Americana de Diabetes (ADA), han presentado este jueves en la reunión anual en línea de la EASD un nuevo y exhaustivo Informe de Consenso para el manejo de la diabetes tipo 1 (T1D), que también ha publicado simultáneamente en 'Diabetologia', la revista oficial de la EASD, y 'Diabetes Care',
de la ADA.

Ambas sociedades decidieron conjuntamente que era necesario un documento de amplio alcance que recogiera las mejores prácticas para la T1D después de su exitosa colaboración para proporcionar una guía similar para las personas con diabetes tipo 2 (T2D) en 2019. Aunque las personas con T1D representan entre el 5 y el 10% de todas las personas con diabetes, esto todavía asciende a más de 25 millones de personas en todo el mundo.

"Esta nueva declaración de consenso no solo incorpora los avances realizados en el tratamiento de la diabetes de tipo 1 en los últimos años, sino que también cubre otras áreas vitales desde la perspectiva del paciente, como las consecuencias psicosociales de vivir con la enfermedad, que a veces se pueden descuidar", explica la coautora, la doctora Anne L. Peters, profesora de Medicina Clínica en la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California, en Estados Unidos.

Aunque en el pasado se han publicado otras orientaciones relacionadas con las personas que viven con T1D, no ha habido un documento de consenso claro, y las recomendaciones para las personas con T1D se confunden a menudo con las de las personas que tienen T2D o se mezclan con ellas.

Para obtener una amplia gama de perspectivas, el equipo de redacción de estas nuevas directrices incluyó a 14 expertos, la mitad de ellos de Estados Unidos y la otra mitad de Europa, de diversas disciplinas sanitarias.

Las áreas cubiertas en el informe son: diagnóstico, objetivos del tratamiento y de la glucemia, calendario de atención, educación para el autocontrol de la diabetes y consideraciones conductuales adicionales, control de la glucosa, tratamiento con insulina, gestión de la hipoglucemia, atención psicosocial, cetoacidosis diabética, trasplante de páncreas y de células de los islotes, terapias adicionales, poblaciones especiales (incluidas las mujeres embarazadas, los adultos mayores y el tratamiento de los pacientes hospitalizados) y tecnologías en desarrollo/futuro, como la sustitución de células beta y la inmunoterapia. El informe se centra en la necesidad de abordar todos estos factores desde la perspectiva del paciente.

Algunos puntos importantes de esto consenso incluyen un algoritmo para diagnosticar con precisión la T1D, ya que ningún factor aislado puede confirmar con exactitud la enfermedad. Además, alrededor del 40% de las personas a las que se les diagnostica la T1D en la edad adulta reciben un diagnóstico erróneo de T2D, en parte porque la T2D es cada vez más frecuente en los adultos jóvenes debido a las crecientes tasas de obesidad e inactividad física.

La salud psicosocial y la convivencia con la T1D también se abordan de forma específica, ya que entre el 20% y el 40% de las personas con diabetes tipo 1 experimentan malestar emocional relacionado con la diabetes (incluido el 15% con depresión). Estos problemas de salud psicosocial surgen sobre todo en el momento del diagnóstico y cuando aparecen las complicaciones.

Por ello, el informe recomienda que las dificultades de autogestión y los problemas psicológicos y sociales se examinen periódicamente y se controlen mediante herramientas de cribado validadas, y que el equipo sanitario evalúe sistemáticamente las necesidades de salud mental de quienes viven con T1D.

El borrador de este informe, ahora definitivo, se presentó inicialmente en la reunión anual de la ADA en junio de 2021, momento en el que se invitó a las partes interesadas a hacer comentarios.

"Se recibieron comentarios públicos de una serie de profesionales sanitarios de ambos lados del Atlántico, que respondieron a título individual o en nombre de grupos de profesionales que trabajan en la atención clínica, el mundo académico y la industria farmacéutica", explica el copresidente del panel, el profesor Richard Holt, catedrático de Diabetes y Endocrinología, Desarrollo Humano y Salud de la Universidad de Southampton (Reino Unido).

"Leímos detenidamente todos estos comentarios y modificamos el informe en consecuencia --asegura--. Afortunadamente, la mayoría de estos comentarios se referían a la aclaración de la redacción de ciertas secciones, y no fue necesario realizar cambios importantes en nuestro proyecto inicial de Declaración de Consenso".

Los autores concluyen en conjunto que "todavía existen enormes lagunas en nuestros conocimientos sobre cómo prevenir, diagnosticar y tratar la diabetes tipo 1. También somos conscientes de que muchas personas con diabetes tipo 1 sufren desigualdades en el tratamiento --admiten--. Esperamos que este informe promueva una investigación de mayor calidad para determinar la atención óptima, al tiempo que ayude a compartir las mejores prácticas clínicas para que todas las personas con diabetes tipo 1 tengan acceso a la atención que necesitan".

Contador