Una nueva investigación define el Alzheimer por los cambios cerebrales

Alzheimer, anciana, dependencia, demencia
PIXABAY/GERALT - Archivo
Actualizado 11/04/2018 16:58:38 CET

    MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

   En la edición de abril de 'Alzheimer & Dementia: The Journal of the Alzheimer's Association' investigadores revelan los resultados de su trabajo "Marco de investigación NIA-AA: hacia una definición biológica de la enfermedad de Alzheimer", que ha contado con participación fespañola.

   El primer autor, Clifford R. Jack, Jr., de la Clínica Mayo de Rochester, en Minnesota, Estados Unidos, y sus colegas proponen cambiar la definición de la enfermedad de Alzheimer en personas vivas --para su uso en la investigación-- desde la actual, basada en cambios cognitivos y síntomas conductuales con confirmación por biomarcador, a una construcción estrictamente biológica.

   Este planteamiento representa una gran evolución en la forma en que pensamos sobre el Alzheimer. Comprender y tratar eficazmente la enfermedad de Alzheimer y otras demencias puede ser el desafío más difícil para la comunidad médica/científica de este siglo. El campo ha experimentado retos monumentales al desarrollar terapias farmacológicas nuevas y efectivas, entre ellas el descubrimiento de que, hasta hace poco, se llevaban a cabo ensayos clínicos en los que hasta el 30 por ciento de los participantes no tenía cambios cerebrales relacionados a los que dirigir fármacos experimentales.

   "Con el envejecimiento de la población mundial y el costo cada vez mayor de la atención para las personas con demencia, se necesitan desesperadamente nuevos métodos para mejorar el proceso de desarrollo de la terapia y aumentar la probabilidad de éxito", afirma la directora científica de la Asociación de Alzheimer y coautora del artículo, Maria Carrillo. "Este nuevo marco de investigación es un gran paso en la dirección correcta para la investigación del Alzheimer", añade.

   Según los autores, "esta evolución de los criterios diagnósticos previos está en línea con la mayoría de las enfermedades crónicas que se definen biológicamente, y los síntomas clínicos son una consecuencia". Dicen que "el objetivo de gran parte de la medicina es identificar y tratar enfermedades antes de presentar síntomas manifiestos. "El objetivo del Marco [NIA-AA Research] es proporcionar un camino hacia ensayos de prevención de la enfermedad de Alzheimer entre personas clínicamente asintomáticas", afirman.

   Otras áreas de la medicina han utilizado este enfoque para definir procesos de enfermedad utilizando biomarcadores, por ejemplo: densidad mineral ósea, hipertensión, hiperlipidemia y diabetes se definen mediante biomarcadores. Se ha demostrado que las terapias que abordan estos biomarcadores reducen la probabilidad de desarrollar fracturas, ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares.

   Los autores "adoptan la posición de que la evidencia de biomarcadores de la enfermedad de Alzheimer indica la presencia de la enfermedad, estén o no presentes los síntomas, del mismo modo que una HbA1C anormal indica la presencia de diabetes, estén o no presentes los síntomas".

   En 2011, la Asociación de Alzheimer (AA) y el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (NIA, por sus siglas en inglés) en los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, convocaron a expertos para actualizar las pautas de diagnóstico para la enfermedad de Alzheimer. Las publicaciones emblemáticas designaron tres etapas de la enfermedad de Alzheimer: preclínica (antes de que se puedan detectar los síntomas que afectan a la memoria, el pensamiento o el comportamiento), deterioro cognitivo leve y demencia.

DEFINIR EL ALZHEIMER BIOLÓGICAMENTE

   Al reunir nuevamente a los líderes mundiales en 2017 para revisar los avances en el campo y actualizar las directrices, se produjo un cambio profundo en el pensamiento para definir la enfermedad de Alzheimer biológicamente, mediante cambios patológicos cerebrales o sus biomarcadores, y tratar el deterioro cognitivo como síntoma/signo de la enfermedad, en lugar de su definición. Según Jack, una vez validado en diversas poblaciones mundiales, esta nueva definición creará una poderosa herramienta para acelerar y mejorar el desarrollo de tratamientos modificadores de la enfermedad para el Alzheimer.

   Los autores prevén que la definición de la enfermedad de Alzheimer como una construcción biológica permitirá una comprensión más precisa de la secuencia de eventos que conducen al deterioro cognitivo asociado con la enfermedad de Alzheimer, así como a las múltiples causas de la enfermedad. Esto permitirá un enfoque más preciso de los ensayos de terapia, incluido el enfoque de objetivos más específicos y la inclusión de las personas adecuadas.

   En la elaboración de estas nuevas recomendaciones ha participado el Director Científico del Programa de Prevención del Alzheimer del BarcelonaBeta Brain Research Center, el Dr. José Luis Molinuevo, investigador del Hospital Clinic-IDIBAPS y director científico de la Fundación Pasqual Maragall. 

   Para el Dr. Molinuevo, la definición de la enfermedad de Alzheimer basada en criterios biológicos "permitirá una caracterización más precisa y comprender mejor la secuencia de eventos que conducen al deterioro cognitivo, así como la etiología multifactorial de la enfermedad de Alzheimer".