Publicado 04/08/2022 08:34

No siempre es la mujer la que sobrevive al hombre, en estos casos es al revés

Archivo - Senior couple holding hands
Archivo - Senior couple holding hands - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / JACOBLUND - Archivo

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los hombres tienen una alta probabilidad de vivir más que las mujeres -especialmente los que están casados y tienen un título universitario, revela un análisis estadístico que abarca 200 años en todos los continentes del mundo y que se publica en la revista de acceso abierto 'BMJ Open'.

Entre el 25% y el 50% de los hombres han sobrevivido a las mujeres, lo que pone en entredicho la idea de que los hombres no viven tanto como las mujeres, destacan los investigadores, que señalan que a veces las grandes diferencias en la esperanza de vida ocultan un solapamiento sustancial de la vida entre los sexos.

La ventaja de la supervivencia femenina se ha observado a lo largo del tiempo en muchas poblaciones diferentes. Pero las diferencias de sexo en la supervivencia suelen identificarse comparando la esperanza de vida, que resume la duración media de la vida, en lugar de los años vividos, y esto se ha interpretado como que "los hombres no viven tanto como las mujeres", explican los investigadores del Centro Interdisciplinario sobre Dinámica de la Población de la Syddansk Universitet en Odense, Dinamarca.

Querían cuantificar la probabilidad de que los hombres vivan más que las mujeres a lo largo del tiempo y en todas las poblaciones, y explorar el impacto de los cambios en la esperanza de vida y las variaciones en la duración de la vida entre los sexos.

Utilizaron un método estadístico concreto, la estadística de "supervivencia", para estudiar las diferencias de sexo en las muertes de 199 poblaciones de todos los continentes durante un periodo de 200 años. Esta estadística mide la probabilidad de que una persona de una población con una tasa de mortalidad alta sobreviva a otra de una población con una tasa de mortalidad baja.

Los investigadores se basaron en las tablas de vida por sexo y años individuales de 41 países de la Base de Datos de Mortalidad Humana, además de datos separados para Alemania Oriental y Occidental, y para los 4 países del Reino Unido. Y utilizaron tablas de vida abreviadas de las Perspectivas de la Población Mundial 2019. Esto proporciona tablas de vida específicas por sexo para 199 países por grupos de edad de 5 años y períodos de 5 años desde 1950-54 hasta 2015-19.

Por último, compararon la probabilidad de que los hombres sobrevivan a las mujeres según el nivel de educación y el estado civil, utilizando las estadísticas nacionales de Estados Unidos sobre muertes y recuentos de población.

El análisis de los datos mostró que, desde 1850, la probabilidad de que los hombres sobrevivan a las mujeres ha variado, en todos los momentos y en todas las poblaciones, entre el 25% y el 50%, con sólo unos pocos valores por encima del 50% en diferentes países y en diferentes momentos. Estos fueron: Islandia en 1891; Jordania en 1950-54; Irán en 1950-64, Irak en 1960-69; antes de 1985 en Bangladesh, India y las Maldivas; y entre 1995 y 2010 en Bután.

En otras palabras, los datos muestran que entre 1 y 2 (25%-50%) de cada 4 hombres han sobrevivido a las mujeres en los últimos 200 años, lo que desafía la idea recibida de que los hombres simplemente no viven tanto como las mujeres, subrayan los investigadores.

En los países desarrollados, la probabilidad de que los hombres sobrevivan a las mujeres disminuyó hasta la década de 1970, y después aumentó gradualmente en todas las poblaciones. El aumento y la disminución de las diferencias de sexo en la esperanza de vida se atribuyeron principalmente al tabaquismo y a otras diferencias de comportamiento.

La probabilidad de que los hombres vivan más tiempo que las mujeres es, en general, mayor en los países de ingresos bajos/medios, pero esto no significa necesariamente una mayor igualdad de género en la supervivencia, señalan los investigadores.

Destacan los países del sur de Asia, donde los valores eran superiores al 50% para los hombres en los años 50 y 60. En la India, la tasa de mortalidad de menores de 5 años era más alta para las niñas que para los niños, y ha seguido siendo más alta para las niñas en los últimos años. Sin embargo, desde la década de 1980 han muerto menos niñas que niños por encima de los 15 años, lo que "equilibra" la desventaja a edades más tempranas, explican.

Y ciertos factores externos parecen tener un papel clave. Por ejemplo, entre 2015 y 2019, la probabilidad de que los varones sobrevivan a las mujeres fue del 40% en toda la población estadounidense.

Pero esta estadística variaba según el estado civil y el nivel educativo: la probabilidad de que los hombres sobrevivieran a las mujeres era del 39% para los que estaban casados y del 37% para los que no lo estaban. Y era del 43% para los que tenían un título universitario y del 39% para los que no tenían un título de secundaria.

Es más, los hombres casados con un título tienen ventaja sobre las mujeres solteras con estudios sólo de secundaria. Las parejas influyen en la salud del otro, y esto es especialmente cierto en el caso de los hombres, que se benefician más que las mujeres de estar en una relación estable, señalan los investigadores.

"Una interpretación ciega de las diferencias en la esperanza de vida puede llevar a veces a una percepción distorsionada de las desigualdades reales en la esperanza de vida", escriben.

"No todas las mujeres sobreviven a los hombres, aunque la mayoría lo haga. Pero la minoría que no lo hace no es pequeña. Por ejemplo, una diferencia de sexo en la esperanza de vida al nacer de 10 años puede asociarse con una probabilidad de que los varones sobrevivan a las mujeres tan alta como el 40%, lo que indica que el 40% de los varones tienen una vida más larga que la de una mujer emparejada al azar", explican.

"No todos los varones tienen una desventaja de 10 años, que se pasa por alto al hacer únicamente comparaciones de la esperanza de vida --añaden--. Sin embargo, un pequeño número de varones tendrá una vida muy corta para dar lugar a esa diferencia. Por ejemplo, en la mayoría de los países mueren más niños que niñas".

Los datos muestran, no obstante, que la tasa de mortalidad ha disminuido más rápidamente para las mujeres, en general, que para los hombres menores de 50 años, sobre todo en la primera mitad del siglo XX, en gran parte como resultado de las mejoras en la mortalidad infantil y de los niños.

Y los hombres no sólo han mantenido su desventaja en materia de supervivencia a edades más tempranas, sino también a edades más avanzadas. Son más propensos a sufrir accidentes y homicidios a los 20 y 30 años, y tienden a fumar y beber más, lo que provoca una mayor prevalencia de cáncer y muerte a los 60 años.

Los investigadores afirman que es necesario un enfoque más matizado de las diferencias de supervivencia entre los sexos. "Por tanto, los esfuerzos para reducir las desigualdades en la vida deben dirigirse a diversos factores, causas y edades", concluyen.

Contador