Publicado 24/06/2022 17:20

No hay evidencia de un mayor riesgo de complicaciones inmunitarias graves después de la vacunación

Archivo - Vacunación, vacuna, covid-19, coronavirus.
Archivo - Vacunación, vacuna, covid-19, coronavirus. - RECEP-BG/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

No hay evidencia de un mayor riesgo de complicaciones inmunitarias graves después de la vacunación, según ha puesto de manifiesto un estudio llevado a cabo por investigadores del instituto alemán Robert Koch.

Actualmente, cada vez más pacientes con cáncer están siendo tratados con el llamado "inhibidor del punto de control inmunitario", a menudo abreviado como "inmunoterapia". Los inhibidores de puntos de control inmunitarios bloquean las señales que utiliza el cáncer para ralentizar las células T del sistema inmunitario. Los agentes liberan los frenos del sistema inmunitario, reactivando la respuesta inmunitaria frente a las células tumorales.

Las células T excesivamente activadas pueden desencadenar un temido síndrome de liberación de citoquinas (CRS). Esta complicación, que se manifiesta con fiebre alta, caída de la presión arterial, deficiencia de oxígeno y, en casos extremos, falla multiorgánica, puede ocurrir cuando las células inmunitarias activadas liberan grandes cantidades de sustancias mensajeras llamadas citoquinas.

"Para brindar el mejor asesoramiento posible a nuestros pacientes, queríamos averiguar si el CRS realmente ocurre con frecuencia después de la vacunación corona cuando se trata con inhibidores del punto de control inmunitario. Además, queríamos aclarar si la determinación de las citocinas asociadas al CRS en el sangre podría ser una indicación temprana del desarrollo de CRS clínicamente manifiesto", han detallado.

En un estudio prospectivo, los oncólogos del NCT Heidelberg examinaron a 64 pacientes de cáncer vacunados y 26 no vacunados que recibían terapia con inhibidores de puntos de control inmunitarios. Los participantes del estudio padecían 23 tipos diferentes de cáncer. Desde la primera dosis de la vacuna hasta cuatro semanas después de la segunda vacunación, se controló a los pacientes en busca de eventos adversos.

Ninguno de los pacientes experimentó CRS clínicamente relevante. Sin embargo, ciertas citoquinas asociadas característicamente con CRS se elevaron a aproximadamente 1,5 veces los niveles iniciales en el 40 por ciento de los participantes después de la vacunación.

"Bajo la terapia con inhibidores de puntos de control inmunitarios, la vacunación contra la COVID parece desencadenar con frecuencia la liberación de citocinas asociadas a CRS, pero rara vez causa síntomas. Por lo tanto, es poco probable que las mediciones de citoquinas por sí solas sean útiles para evaluar el riesgo de CRS", han indicado los investigadores.

Entre los pacientes vacunados, los médicos también observaron una mejor supervivencia general, que no podía explicarse únicamente por una mayor mortalidad relacionada con la COVID-19 entre los no vacunados. "Por supuesto, nuestro resultado debe ser validado por un estudio con una mayor cantidad de casos. Pero por ahora, nuestros datos respaldan la recomendación actual para los pacientes con cáncer que reciben terapia con inhibidores del punto de control inmunitario para aprovechar la vacunación contra COVID-19 para protegerse contra los cursos graves de infección viral", han zanjado los expertos.