Publicado 29/06/2020 14:44CET

Los niños con presión arterial alta son más propensos a deterioro en la retina

Ojo humano. Retina. Pestañas. Iris. Visión. Oftalmología. óptica. Salud visual
Ojo humano. Retina. Pestañas. Iris. Visión. Oftalmología. óptica. Salud visual - PIXABAY - Archivo

MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los niños pequeños con diámetros estrechos de las arterias retinianas tenían más probabilidades de desarrollar una presión arterial más alta, y los niños con niveles de presión arterial más altos son más propensos a desarrollar un deterioro microvascular de la retina durante los primeros años de la infancia, según un nuevo estudio publicado en la revista 'Hypertension', de la Asociación Americana del Corazón.

La presión arterial alta, el principal factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares (ECV), puede manifestarse ya en la infancia, y la prevalencia de la presión arterial alta entre los niños sigue aumentando. En estudios anteriores, el análisis de los vasos sanguíneos de la retina se ha mostrado prometedor como predictor del riesgo de ECV entre los adultos. En el estudio, los investigadores trataron de predecir el desarrollo de la hipertensión arterial en los niños a lo largo de cuatro años basándose en las mediciones de los vasos sanguíneos de la retina.

"La hipertensión continúa siendo el principal factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y la mortalidad. Se necesitan estrategias de prevención primaria que se centren en el examen de la salud microvascular de la retina y de la presión arterial en los niños pequeños, a fin de identificar a los que corren un mayor riesgo de desarrollar hipertensión. Cuanto antes podamos proporcionar tratamiento y aplicar cambios en el estilo de vida para reducir la hipertensión, mayor será el beneficio para estos niños", explica el líder del trabajo, Henner Hanssen, profesor del Departamento de Deporte, Ejercicio y Salud de la Universidad de Basilea (Suiza).

En 2014, los investigadores examinaron a 262 niños de seis a ocho años de edad de 26 escuelas de Basilea para determinar la presión arterial de referencia y las mediciones arteriales de la retina. Ambas medidas fueron tomadas nuevamente en 2018. Las mediciones de la presión arterial tanto en la línea de base como en el seguimiento se realizaron en posición sentada después de un mínimo de cinco minutos de descanso y se categorizaron basándose en las pautas de presión arterial de la Academia Americana de Pediatría.

Los resultados del análisis indican que los niños con diámetros de vasos retinianos más estrechos en la línea de base desarrollaron una presión arterial sistólica más alta en el seguimiento. Además, los diámetros de los vasos retinianos podrían explicar entre el 29 y el 31 por ciento de los cambios en la progresión de la presión arterial sistólica entre 2014 y 2018.

Igualmente, el estudio indica que los niños con niveles de presión sanguínea más altos en la línea de base desarrollaron diámetros arteriolares significativamente más estrechos en el seguimiento, dependiendo del peso y el estado cardiorrespiratorio. Las medidas iniciales de la presión arterial explicaron el 66-69 por ciento del cambio en el diámetro de la arteria retiniana desde la línea de base hasta el seguimiento.

"Las evaluaciones de la infancia temprana de la salud microvascular de la retina y el seguimiento de la presión sanguínea pueden mejorar la clasificación del riesgo cardiovascular. Las estrategias oportunas de prevención primaria para niños con riesgo de desarrollar hipertensión podrían contrarrestar potencialmente su creciente carga tanto entre los niños como entre los adultos", argumenta Hanssen.

Los investigadores señalaron que entre las limitaciones de su estudio se encuentra el hecho de que no pudieron confirmar las mediciones de la presión arterial en un solo período de 24 horas, por lo que no darían cuenta de la hipertensión de 'bata blanca', una afección en la que los pacientes tienen lecturas de presión arterial alta cuando se miden en un entorno médico.