Publicado 17/05/2021 07:50CET

Los niños prematuros envejecen más rápido que los de peso normal o las niñas prematuras

Archivo - Bebé prematuro
Archivo - Bebé prematuro - CLÍNICA MARGEN - Archivo

MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) -

Los niños que nacen con menos de un kilo de peso son milagrosos, pero no envejecen tan bien como las niñas o los niños con un peso normal, según una nueva investigación de la Universidad McMaster, en Canadá, publicada en la revista 'Pediatrics'.

El equipo, que siguió a un grupo de bebés de peso extremadamente bajo al nacer, así como a sus homólogos de peso normal, han descubierto que, al menos biológicamente, los niños prematuros o prematuros envejecen más rápido y son 4,6 años mayores que los niños de peso normal al nacer que nacieron en la misma época. En las niñas no se encontraron diferencias entre los grupos de peso al nacer.

Los investigadores señalan que el ritmo de envejecimiento puede estar influido por el manejo del estrés fisiológico de los niños antes del nacimiento y en la unidad de cuidados intensivos neonatales del hospital después de nacer.

La información procede del estudio longitudinal más antiguo del mundo sobre bebés de bajo peso al nacer, a los que se ha hecho un seguimiento desde que se inició el estudio en McMaster y Hamilton Health Sciences en 1977.

Utilizando un reloj epigenético, los investigadores examinaron los genes de 45 de los que fueron bebés con peso extremadamente bajo al nacer junto con 47 que tuvieron un peso normal al nacer cuando tenían entre 30 y 35 años para comparar su edad biológica, controlando los problemas de salud crónicos y las deficiencias sensoriales.

"Aunque no está claro por qué se observa un envejecimiento biológico acelerado en los hombres con peso extremadamente bajo al nacer, esto sugiere que las exposiciones prenatales desempeñan un papel importante en el envejecimiento", señala Ryan Van Lieshout, primer autor del estudio, médico y profesor asociado de psiquiatría y neurociencias del comportamiento en la Facultad de Medicina Michael G. DeGroote de McMaster.

Añade que investigaciones anteriores han demostrado que los niños de ELBW son más susceptibles al estrés prenatal que las niñas con peso extremadamente bajo al nacer. "Esto sin duda pone de relieve la necesidad de vigilar la salud de los supervivientes de la maternidad prematura a lo largo de su vida, y hay que seguir investigando --resalta--. Esto también subraya la necesidad de advertir a los hombres de ELBW y promover un envejecimiento saludable para que puedan mitigar proactivamente estos riesgos".

Según señala, la optimización de la salud durante la edad adulta incluye una dieta equilibrada, evitar el tabaquismo, un sueño y un ejercicio adecuados, la gestión del estrés, la estimulación cognitiva y el desarrollo de redes sociales sólidas.