Los niños pequeños también juzgan a los demás por los rasgos faciales

Los niños pequeños juzgan a los demás por los rasgos faciales tanto como los adultos
PIXABAY/ JARMOLUK - Archivo
Publicado 22/04/2019 18:10:21CET

   MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Al igual que los adultos, los niños a la edad de 5 años emiten juicios de carácter rápidos y consistentes de los demás basándose en rasgos faciales, como la inclinación de la boca o la distancia entre los ojos, según un estudio realizada por investigadores de la Universidad de Harvard en Massachusetts (EEUU).

   Esas características faciales también determinan cómo se comportan los niños hacia los demás, añade la investigación, publicada por la Asociación Americana de Psicología en la última edición de 'Developmental Psychology'

   "Durante siglos, los filósofos, los científicos y las personas en general han reconocido que los rasgos faciales dan forma fundamental a la forma en que juzgamos y nos comportamos con los demás, pero la mayor parte de eso se ha basado en intuiciones de cómo se comportan y perciben los adultos", ha señalado Tessa Charlesworth, de la Universidad de Harvard y autora principal del estudio.

    "Lo que sorprende es que los niños, desde una edad tan temprana, también se vean influidos por rasgos faciales relativamente arbitrarios en sus juicios y conductas consecuentes", ha añadido Charlesworth, quien ha recordado que investigaciones anteriores han encontrado que niños de tan solo 3 años toman decisiones acerca de los rasgos de carácter de una persona, como la confiabilidad, el dominio y la competencia, al observar sus rasgos faciales.

   Aunque estos juicios rápidos basados en las características faciales de una persona pueden no ser exactos o justos, las investigaciones han demostrado que pueden tener consecuencias reales en las elecciones, la contratación y la dureza de las condenas penales, ha señalado Charlesworth.

   Estas consecuencias, sin embargo, hasta ahora solo se han mostrado entre adultos que miran las caras de otros. Si estas consecuencias también aparecieron en el comportamiento de los niños era, hasta el presente estudio, desconocido.

   "Nuestro estudio demostró que los niños de 5 años, pero no los más jóvenes, parecen usar constantemente las características faciales para decidir cómo deben comportarse con una persona, así como sus expectativas de la conducta de la otra persona. En otras palabras, los juicios de los niños sobre las caras parecen tener consecuencias para el comportamiento", ha afirmado.

PEQUEÑA INVESTIGACIÓN EN 350 NIÑOS

   Los investigadores realizaron una serie de cuatro experimentos con casi 350 niños entre las edades de 3 y 13 años. Algunos experimentos también incluyeron muestras de participantes adultos porque Charlesworth y sus colegas querían comparar las evaluaciones de rostros de niños con los resultados de adultos.

   En el primer conjunto de experimentos, los investigadores exploraron si los niños podrían predecir qué tipo de comportamiento se asociaría con un rostro específico. Los niños y adultos observaron pares de caras generadas por computadora que fueron diseñadas para ser percibidas como confiables o no confiables, dominantes o sumisas y competentes o incompetentes.

   Se les hicieron preguntas a los participantes cuando aparecían los rostros en la pantalla, por ejemplo, qué persona creían que era 'mala' o 'agradable' y qué persona creían que 'recogía cosas pesadas' o 'sabía cómo cantar muchas canciones diferentes'. Uno de los experimentos también usó caras con características aún más sutiles.

   En general, los niños de 3 años o más, así como los adultos, casi siempre (en el 88% de las veces) realizaron los juicios de carácter estereotipados de los rostros. Seleccionaron las caras de apariencia confiable, sumisa y competente como 'bonitas', y las caras de confianza, incompetentes y dominantes no confiables como 'media'.

   Además, los niños a partir de los 5 años de edad se les pidió que emparejarán las caras con los comportamientos estereotipados esperados (por ejemplo, seleccionando la cara de aspecto dominante como la persona que 'recogería cosas pesadas'"). Cuanto más mayor era el niño, más probabilidades tenía de emparejar caras con el comportamiento estereotípicamente esperado.

   "Esto muestra que los niños desde el jardín de infantes usan la apariencia facial para determinar juicios significativos y expectativas del comportamiento de los demás", ha explicado Charlesworth.

   Un segundo conjunto de experimentos examinó cómo se comportarían los niños hacia las personas según el aspecto facial. Los participantes observaron pares de caras que se percibían como de apariencia confiable o no confiable y de apariencia dominante o sumisa, y se les pidió que eligieran a qué persona preferirían dar un regalo (por ejemplo, "Este es Edgar y este es Martin". Si tuviera una sola galleta, ¿a qué persona se la daría?").

   "A los 5 años, los niños estaban constantemente por encima de la posibilidad de dar sus regalos a los rostros de apariencia confiable o sumisa. Aunque los niños más pequeños, a los 3 años, no tenían más probabilidades que la oportunidad de dar regalos a la persona confiable o sumisas mirando caras", ha explicado la autora principal de la investigación.

   Charlesworth y sus colegas creen que pueden tardar dos años más para que los niños formulen juicios sobre el comportamiento de la apariencia facial porque los juicios de comportamiento son complejos y pueden requerir más experiencia en la vida. Sin embargo, entender por qué y cómo los niños desarrollan estas creencias y expectativas y por qué se mantienen en la edad adulta son temas importantes para la investigación continua.

   "Tenemos una idea equivocada de que los niños son recipientes vacíos en los que la cultura se derrama lentamente a medida que maduran. Esta investigación muestra que las percepciones de las personas, por muy inexactas que puedan ser las opiniones, surgen tempranamente en los seres humanos", ha explicado Mahzarin R. Banaji, uno de los coautores del estudio, también de la Universidad de Harvard.

   En su opinión, "lo que este estudio muestra de manera única es que estas imprecisiones no solo se asientan en la cabeza de un niño, sino que se manifiestan en la conducta del niño hacia otras personas que son vistos como buenos o malos según las características de la cara que son irrelevantes para las decisiones sobre el carácter y la personalidad".

Contador