Los niños con más restricciones sobre alimentos y menos autocontrol tienen más riesgo de padecer obesidad

Actualizado 12/08/2009 12:15:10 CET

MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los niños que tienen más restricciones paternas sobre los alimentos y que muestran menos autocontrol poseen más riesgo de padecer obesidad, según muestran los resultados de un estudio realizado por expertos del Center for Childhood Obesity Research at Pennsylvania State University (Estados Unidos), y que ha sido publicado en 'The Journal of Pediatrics'.

En la investigación los expertos estudiaron a 197 mujeres blancas y no hispanas y recogieron información acerca de ellas y sus familiares durante un período de diez años, comenzando cuando las menores tenían cinco años. Además de analizar el índice de masa corporal (IMC) de las niñas, les preguntaron si sus padres les prohibían tomar algún tipo de alimento, y registraron datos del IMC de los padres, sus ingresos y su nivel educativo, y se preguntó a las madres acerca de la capacidad de autocontrol de los menores.

Así, los responsables del estudio observaron que las niñas que tenían menos autocontrol tenían un IMC mayor y ganaban más peso que aquellas que demostraron una capacidad mayor de autoregularse, y tenían dos veces más posibilidades de padecer sobrepeso a la edad de 15 años.

Además, el estudio reveló que existe una relación entre la percepción del niño sobre las restricciones parentales de los alimentos y el aumento de peso. Es decir, según indicaron los expertos, la combinación de la restricción y un bajo control expone a las jóvenes ante un mayor riesgo de aumentar de peso.

La investigadora Stephanie Anzman señaló que "los intentos de los padres por ayudar a los niños con menos autocontrol mediante la restricción de sus snacks favoritos puede hacer que las comidas prohibidas se conviertan en algo más atractivo, en vez de terminar con el problema".

En este sentido, propone a los padres que ayuden a sus hijos a aprender a controlar sus hábitos alimenticios mediante la posibilidad de escoger entre varios opciones sanas, y añadió que es mejor no guardar comidas restringidas en casa. "De esa forma no hace falta decir a los niños de forma constante que no pueden comer lo que quieran", dijo.