Publicado 31/03/2022 08:14

¿Es necesario vacunar a niños de 5 a 11 años de la covid?

Archivo - Vacuna de COVID-19 a un niño.
Archivo - Vacuna de COVID-19 a un niño. - FAMVELD/ISTOCK - Archivo

MADRID, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un estudio nacional realizado en Estados Unidos a nivel nacional, publicado por 'The New England Journal of Medicine', demuestra que la vacunación de los niños de 5 a 11 años redujo las hospitalizaciones por COVID-19 en más de dos tercios durante la oleada de ómicron y protegió contra las enfermedades graves.

Aunque la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech estuvo disponible en octubre para niños de 5 a 11 años, muchos padres han dudado en vacunarlos. Hasta el 16 de marzo, sólo el 27% había recibido dos dosis de la vacuna, según datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

El estudio, codirigido por la doctora Adrienne Randolph, del Hospital Infantil de Boston y los CDC, también confirma que la vacunación redujo las hospitalizaciones por COVID-19 en adolescentes de 12 a 18 años y protegió fuertemente contra la enfermedad grave, en línea con un estudio realizado a principios de este año.

"La razón para que un niño se vacune contra el COVID-19 es prevenir las complicaciones graves de la infección por el SARS-CoV-2, incluida la hospitalización --resalta Randolph--. Estas pruebas demuestran que la vacunación reduce sustancialmente este riesgo en los niños de 5 a 11 años. Y aunque la vacunación proporcionó a los adolescentes una menor protección contra la hospitalización con la ómicron frente a la delta, evitó la enfermedad crítica de ambas variantes", añade.

El estudio aprovechó los datos de la Red Nacional de Superación de COVID-19, que Randolph lanzó en 2020. Incluyó a 1.185 niños con COVID-19 en 31 hospitales pediátricos de Estados Unidos: 918 adolescentes de 12 a 18 años y 267 niños de 5 a 11 años. El equipo también inscribió a pacientes de edad similar que fueron hospitalizados por otras razones y sirvieron como controles.

El estudio abarcó desde julio de 2021 hasta el 17 de febrero de 2022, durante las oleadas delta y ómicron. En los niños de 5 a 11 años, los beneficios de la vacuna solo pudieron evaluarse durante la ómicron, ya que la vacuna no fue aprobada para ellos hasta octubre de 2021.

En general, el 88% de los pacientes hospitalizados con COVID-19 no estaban vacunados, y el 25% tenía una enfermedad crítica que requería intervenciones de soporte vital.

De los niños de 5 a 11 años hospitalizados con COVID-19, el 92% no estaban vacunados. El 16% estaban en estado crítico, necesitando medidas de soporte vital como la intubación. De ellos, el 90% no estaban vacunados.

De los adolescentes de 12 a 18 años hospitalizados con COVID-19, el 87% no estaban vacunados. El 27% tenía una enfermedad crítica, y de ellos, el 93% no estaba vacunado. Dos niños murieron.

Basándose en sus observaciones, los investigadores calculan que entre los niños de 5 a 11 años, dos dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech fueron un 68% eficaces para prevenir la hospitalización durante la ómicron. Debido a que este grupo de edad sólo fue elegible para la vacuna recientemente, las cifras no fueron suficientes para evaluar la enfermedad crítica por separado.

Entre los adolescentes de 12 a 18 años, la vacunación fue un 92% eficaz contra la hospitalización con la variante delta, y descendió al 40% con la variante ómicron. En cuanto a la prevención de la enfermedad crítica, la vacunación fue un 96% efectiva para prevenir la enfermedad crítica durante el periodo delta y un 79% durante la onda ómicron.

La vacuna de Pfizer/BioNTech estuvo disponible para niños de 16 a 18 años en diciembre de 2020, para niños de 12 a 15 años en mayo de 2021 y para niños de 5 a 11 años en octubre de 2021. Sin embargo, hasta el 16 de marzo de 2002, sólo el 57% de los niños de 12 a 17 años y sólo el 27% de los niños de 5 a 11 años habían recibido dos dosis de la vacuna, según datos de los CDC recogidos por la Academia Americana de Pediatría.

"Esperamos que nuestros resultados ayuden a los padres a tomar la decisión de vacunar a sus hijos y adolescentes contra la COVID-19 --afirma Randolph--. Los beneficios superan claramente los riesgos, ya que las infecciones graves en la infancia pueden tener consecuencias a largo plazo".