Actualizado 12/08/2010 12:50:40 +00:00 CET

Navarra.-El 21% de los pacientes atendidos en 2008 en centros de salud mental en Navarra eran menores de 16 años

Los trastornos más frecuentes son por déficit de atención e hiperactividad o por ansiedad, según los últimos datos disponibles

PAMPLONA, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

El 21 por ciento de los pacientes nuevos atendidos en 2008 en los centros de salud mental de Navarra tenían menos de 16 años. En total, se atendieron 2.365 jóvenes con trastornos por déficit de atención e hiperactividad y otros trastornos de conducta (524 pacientes), problemas relacionados con la situación social o familiar (297 pacientes), trastornos de ansiedad (246 pacientes) y diagnósticos aplazados.

Este y otros datos han sido expuestos esta mañana en rueda de prensa por el director del Complejo Hospitalario de Navarra, Fernando Boneta, y los psiquiatras del mismo centro María Zandio y Alfredo Martínez, pertenecientes a la Unidad de Hospitalización Psiquiátrica, que han repasado el estado de la salud mental infanto-juvenil en la Comunidad foral.

Los psiquiatras han valorado que el aspecto "más importante" en materia de salud infanto-juvenil es la prevención y la detección precoz, tarea en la que se deben implicar los padres y profesionales de la salud, educación y servicios sociales, han explicado.

Según han expuesto los especialistas, la detección de problemas en la infancia se hace especialmente complicada por la dificultad de los menores para expresar lo que les ocurre y porque muchos síntomas psiquiátricos pueden ser elementos normales en algunas etapas evolutivas.

PROBLEMAS DE SALUD MENTAL EN LA INFANCIA

Los expertos han destacado que los estudios epidemiológicos más recientes confirman que los problemas de salud mental son muy frecuentes y constituyen una de las principales causas de discapacidad y de disminución de la calidad de vida de la población mundial.

Muchos de los problemas de salud mental comienzan a una edad temprana, en la infancia o adolescencia, y el retraso en el diagnóstico e inicio del tratamiento determina una mayor gravedad, cronicidad y deterioro de los pacientes y de su entorno. "Es por eso que la detección precoz se hace especialmente necesaria", han recalcado.

Según los datos de la OMS, el 20 por ciento de la población infanto-juvenil sufre algún trastorno mental. En octubre del 2009 la evaluación de la Estrategia de Salud Mental del Servicio Nacional de Salud destaca que alrededor de un 12 por ciento de la población infantil española se encuentra en riesgo de mala salud mental y el consumo de drogas tiene la mayor prevalencia en la población escolar, encontrándose que un 30 por ciento de los adolescentes consumen cannabis.