La NASA desarrolla una nueva prueba para detectar la pérdida de sueño

Publicado 13/08/2019 7:12:36CET
Insomnio
InsomnioFLICKR - Archivo

MADRID, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las pruebas de movimiento ocular proporcionan un biomarcador confiable sobre la falta de sueño aguda, según una nueva investigación publicada este jueves en la revista 'The Journal of Physiology'. Como las personas con sueño a menudo no son conscientes de sus problemas de rendimiento, existe una necesidad crítica de medidas objetivas de los déficits debidos a la somnolencia para evitar accidentes.

El estudio, realizado en el Centro de Investigación Ames de la NASA en Silicon Valley, en California (Estados Unidos), encontró que un conjunto de medidas de movimiento ocular fácilmente obtenibles podría usarse para proporcionar una herramienta sensible y confiable para detectar pequeños déficits neuronales. Estas medidas podrían incluso usarse para distinguir la discapacidad relacionada con el sueño debida al alcohol o una lesión cerebral.

Para establecer una línea de base, el equipo de investigación hizo que los participantes experimentaran dos semanas con un horario de sueño regular de 8,5 horas por noche y se abstuvieran de cualquier tipo de alcohol, drogas o cafeína para asegurarse de que comenzaron el experimento completamente descansados sin sueño atrasado.

Luego hicieron que los participantes pasaran hasta 28 horas despiertos en el Laboratorio de Contramedidas de Fatiga en la NASA Ames, donde los probaron periódicamente durante el día y la noche para controlar cómo cambiaba su rendimiento visual y del movimiento de los ojos durante el ciclo día-noche.

Mediante el uso de técnicas de investigación de movimiento ocular de última generación, pudieron generar efectos confiables que muestran tendencias de deterioro creciente a lo largo de la noche para los componentes de la percepción del movimiento, como movimientos oculares suaves y continuos (llamados seguimiento) y efectos en los movimientos oculares pequeños, episódicos y correctivos de salto (llamados sacadas).

Los investigadores descubrieron que cuando se les pedía a los participantes que rastrearan los estímulos con un inicio, dirección, velocidad y lugar de inicio impredecibles, los movimientos del ojo humano se veían drásticamente afectados.

Estos hallazgos tienen implicaciones importantes para las personas que trabajan en trabajos que requieren monitoreo vigilante y acción motriz precisa, como personal militar, cirujanos y conductores de camiones. Estas medidas podrían usarse para evaluar a las personas que trabajan durante la noche biológica o después de la pérdida de sueño.

"Existen importantes ramificaciones de seguridad para los trabajadores que pueden estar realizando tareas que requieren una coordinación visual precisa de las propias acciones cuando se les priva del sueño o durante los turnos nocturnos --señala Lee Stone, autor del estudio--. Al observar una amplia variedad de componentes de los movimientos del ojo humano, no solo pudimos detectar la somnolencia sino también distinguirlo de otros factores, como el consumo de alcohol o las lesiones cerebrales, que previamente hemos demostrado que causan déficits sutilmente diferentes en los movimientos oculares".

Contador