Publicado 05/07/2021 17:26CET

Las mutaciones clave de la variante Alfa permiten al SARS-CoV-2 superar los puntos débiles de la evolución

Recreación artística del virus SARS-CoV-2
Recreación artística del virus SARS-CoV-2 - PIXABAY/CSIC

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Una de las mutaciones clave observadas en la variante Alfa del SARS-CoV-2 (la supresión de dos aminoácidos, H69/V70) permite al virus superar las fisuras de su armadura a medida que evoluciona, según un estudio liderado por la Universidad de Cambridge (Reino Unido).

El SARS-CoV-2 es un coronavirus, llamado así porque las proteínas de espiga de su superficie le dan la apariencia de una corona. Las proteínas de espiga se unen a la ACE2, un receptor proteico que se encuentra en la superficie de las células de nuestro cuerpo. Tanto la proteína de la espiga como la ACE2 se escinden, permitiendo que el material genético del virus entre en la célula huésped. El virus manipula la maquinaria de la célula huésped para permitir que el virus se replique y se propague.

A medida que el SARS-CoV-2 se divide y replica, los errores en su composición genética hacen que mute. Algunas mutaciones hacen que el virus sea más transmisible o más infeccioso, otras le ayudan a evadir la respuesta inmunitaria, lo que puede hacer que las vacunas sean menos eficaces, mientras que otras tienen poco efecto.

Hacia finales de 2020, los científicos de Cambridge observaron que el SARS-CoV-2 estaba mutando en el caso de un paciente inmunodeprimido tratado con plasma de convalecencia. En concreto, vieron la aparición de una mutación clave: la supresión de dos aminoácidos, H69/V70, en la proteína de la espiga. Esta supresión se encontró más tarde en la B1.1.7, la variante que hizo que el Reino Unido se viera obligado de nuevo a un confinamiento estricto en diciembre (ahora denominada "variante Alfa").

Ahora, en una investigación publicada en la revista 'Cell Reports', los investigadores demuestran que la deleción H69/V70 está presente en más de 600.000 secuencias del genoma del SARS-CoV-2 en todo el mundo, y ha experimentado una expansión global, especialmente en gran parte de Europa, África y Asia.

"Aunque primero vimos esta mutación en un paciente inmunodeprimido y luego en la variante Kent, ahora Alfa, cuando examinamos muestras de todo el mundo, vimos que esta mutación se ha producido y propagado múltiples veces de forma independiente", señala el líder del estudio, Ravi Gupta.

Trabajando en condiciones seguras, utilizaron un pseudovirus (un virus inofensivo que muestra las proteínas de espiga del SARS-CoV-2 con la deleción H69/V70) para entender cómo interactúa la proteína de espiga con las células del huésped y qué hace que esta mutación sea tan importante.

Cuando analizaron este virus contra sueros sanguíneos tomados de quince individuos que se habían recuperado de la infección, descubrieron que la deleción no permitía que el virus "escapara" a los anticuerpos neutralizantes producidos tras la vacunación o tras una infección previa.

En cambio, el equipo descubrió que la deleción hace que el virus sea dos veces más infeccioso (es decir, que se introduzca en las células del huésped) que un virus que dominó las infecciones mundiales durante la segunda mitad de 2020. Esto se debe a que las partículas del virus que llevan la deleción tienen un mayor número de proteínas de espiga maduras en su superficie. Esto permite que el virus se replique de manera eficiente incluso cuando tiene otras mutaciones que de otra manera podrían obstaculizar el virus.

"Cuando los virus se replican, las mutaciones que adquieren pueden actuar como un arma de doble filo: una mutación que permite al virus eludir el sistema inmunitario puede, por ejemplo, afectar a su capacidad de replicación", apunta Gupta.

Lo que observaron con la deleción H69/V70 fue que, en algunos casos, la deleción ayudaba al virus a compensar los efectos negativos que se derivaban de otras mutaciones que permitían al virus escapar de la respuesta inmunitaria. "En otras palabras, la supresión permitía a estas variantes tener su pastel y comérselo: eran a la vez mejores para escapar de la inmunidad y más infecciosas", remacha el investigador.

Contador