Actualizado 25/06/2020 10:31:03 +00:00 CET

Las mutaciones de las células sanguíneas relacionadas con las leucemias son inevitables a medida que se envejece

   La ciencia puede estar cerca de resolver el misterio de un grupo de enfermedades sanguíneas mayormente incurables llamadas síndromes mielodisplásicos (MDS), que provocan que las personas tengan células de la médula ósea que funcionan mal, lo que alimen
La ciencia puede estar cerca de resolver el misterio de un grupo de enfermedades sanguíneas mayormente incurables llamadas síndromes mielodisplásicos (MDS), que provocan que las personas tengan células de la médula ósea que funcionan mal, lo que alimen - CINCINNATI CHILDREN'S - Archivo

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio realizado por investigadores del Centro RIKEN para la Ciencia Médica Integrativa, en Japón, informa de las diferencias en las mutaciones de las células sanguíneas entre las poblaciones japonesa y europea y ha comprobado que las mutaciones de las células sanguíneas relacionadas con las leucemias son inevitables a medida que envejece.

El estudio, publicado en la revista 'Nature', encontró que estas mutaciones preclínicas estaban fuertemente asociadas con diferentes tipos de cáncer y pueden explicar por qué los europeos tienen tasas más altas de leucemia linfocítica crónica, mientras que los japoneses tienen tasas más altas de leucemia de células T.

Nuestras células sanguíneas se renuevan continuamente a partir de un stock de células madre sanguíneas, llamadas HSC, ubicadas en la médula ósea. Estas células madre producen células progenitoras que dan lugar a los diferentes tipos de células sanguíneas. Entre estos se encuentran las células linfáticas importantes que conforman nuestro sistema inmunitario, como las células T y las células B.

Las células sanguíneas que provienen de la misma célula madre o progenitora pueden identificarse observando su ADN. Por ejemplo, todas las células T derivadas de un HSC particular son clones entre sí. Si el HSC tenía una mutación, la misma mutación existirá en todas las células T de ese linaje, pero no en otras células T que provienen de diferentes HSC.

Aunque este tipo de mutaciones clonales se han estudiado en poblaciones europeas, el investigador Chikashi Terao y su equipo de RIKEN IMS sospecharon que podrían encontrar resultados algo diferentes en su población japonesa de más de 180.000 individuos.

Sus resultados mostraron que las mutaciones clonales habían ocurrido en más del 35% de las personas en sus 90 años. Los datos del BioBank del Reino Unido arrojaron resultados similares, pero los porcentajes generales fueron un poco más bajos.

"Nuestros hallazgos sugieren fuertemente que las alteraciones cromosómicas en los clones hematopoyéticos es un evento inevitable en los muy antiguos --destaca Terao--. El mayor porcentaje de mutaciones en la población japonesa probablemente esté relacionado con la mayor edad promedio de la muestra".

Sin embargo, comparaciones más profundas con los datos del BioBank revelaron varias diferencias. El equipo analizó todas las mutaciones en los linajes de células T y descubrió que más del 80% de ellas ocurrieron en la población japonesa.

Por otro lado, más del 90% de las mutaciones del linaje de células B ocurrieron en la muestra europea. Estos datos son consistentes con los casos reportados de leucemia. La leucemia de células T ocurre 10 veces más frecuentemente en japoneses que en europeos, mientras que la leucemia linfocítica crónica, una leucemia relacionada con células B, es 5 veces más frecuente en europeos.

Esto no significa que las mutaciones ocurrieron selectivamente en diferentes genes dependiendo de la población, ya que los datos solo incluyen mutaciones clonales que sobrevivieron y se replicaron lo suficiente como para ser detectables.

"Los investigadores también encontraron componentes genéticos relacionados con el riesgo de tener mutaciones clonales de HSC. Identificaron varias ubicaciones en los cromosomas para las cuales las variaciones genéticas se asociaron con un mayor riesgo de mutaciones sanguíneas clonales en general, así como tres ubicaciones relacionadas con mutaciones específicas en las células B --añade Terao--. Esto significa que la probabilidad o el riesgo de tener una de las mutaciones críticas ahora o en el futuro se puede estimar buscando estas variaciones en el ADN de una persona".

Por lo tanto, aunque las mutaciones clonales de HSC pueden ser inevitables, aún podemos hacer algo al respecto. "No todas las personas con estas mutaciones contraen cáncer --enfatiza--. Sin embargo, un simple análisis de sangre que puede realizarse en cualquier chequeo de salud regular podrá identificar a las personas con riesgo de leucemia mediante la detección de mutaciones clónicas de HSC. Una prueba de ADN basada en la muestra de sangre también puede identificar a las personas con alto riesgo de desarrollar las mutaciones críticas de HSC en el futuro".

Contador

Lo más leído

  1. 1

    239 expertos contradicen a la OMS y alertan de que el Covid-19 puede transmitirse por el aire

  2. 2

    Los sanitarios muestran su "preocupación" por el "excesivo relajamiento" de las medidas preventivas

  3. 3

    El estudio de seroprevalencia concluye que el 5,2% de la población ha padecido el Covid-19

  4. 4

    Sanidad notifica 12 muertes en los últimos 7 días y 78 contagios en las últimas 24 horas

  5. 5

    Cómo realizar una buena higiene bucal: ¡ayuda a prevenir el covid-19!