Monetizamos el sedentario, ¿cuánto nos cuesta?

Actualizado 04/08/2016 6:59:45 CET
Sedentarismo, sofa, dormir, siesta, televisión
GETTY

   MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio ha puesto de manifiesto que en 2013, la inactividad física costó 67.500 millones de dólares (60.382 millones de euros) a nivel mundial en gasto sanitario y pérdida de productividad, dejando al descubierto la enorme carga económica de un mundo cada vez más sedentario. El estudio, publicado en 'The Lancet', fue dirigido por la doctora Melody Ding, de la Universidad de Sydney, en Australia.

   Este trabajo proporciona la primera estimación mundial del costo financiero de la falta de actividad física mediante el examen de los costos directos de atención de la salud, las pérdidas de productividad y los años de vida ajustados por discapacidad (AVAD) para las cinco principales enfermedades no transmisibles atribuibles a la inactividad: enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular, diabetes tipo 2, cáncer de mama y cáncer de colon.

   Con base en los datos de 142 países, lo que representa el 93,2 por ciento de la población mundial, los investigadores estiman conservadoramente que en 2013 el efecto de la falta de actividad física sobre estas enfermedades y la mortalidad por todas las causas costó a la economía mundial más de 67.500 millones de dólares.

   "La inactividad física es reconocida como una pandemia global que no sólo conduce a enfermedades y muertes prematuras, sino que impone una carga importante para la economía", subraya la investigadora principal, la doctora Melody Ding, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad.

   "En base a los datos, la inactividad física costó a la economía mundial 67.800 millones de dólares en 2013. A un nivel global y de cada país esta cifra es probable que sea una subestimación del coste real, debido a las metodologías conservadoras utilizadas por el equipo y la falta de datos en muchos países", añade.

LA DIABETES, LA ENFERMEDAD MÁS COSTOSA

   En este costo total, hay 53.800 millones de dólares (48.132 millones de euros) en costes directos (gastos sanitarios) y 13.700 millones de dólares (12.256 millones de euros) en los costes indirectos (pérdidas de productividad). La diabetes tipo 2 es la enfermedad más costosa, con 37.600 millones de dólares (33.642 millones de euros) de los costes directos.

   La pérdida total de ingresos fiscales a través del gasto sanitario público fue de 31.200 millones de dólares (27.916 millones de euros); la cantidad total que el sector privado paga por enfermedades físicas relacionadas con la inactividad (por ejemplo, las compañías de seguros de salud) ascendió a 12.900 millones y lo que pagaron de su bolsillo los hogares para las enfermedades relacionadas con la inactividad física fue 9.700 millones.

   "Nuestro estudio ha demostrado que la carga económica de la inactividad física se distribuye de manera desigual entre las regiones y de manera desproporcionada, con los países de altos ingresos teniendo una mayor proporción de la carga económica y los países de bajos y medianos ingresos con una mayor proporción de la carga de la enfermedad", señala Ding.

   "En general, los países más pobres no tienen cubiertas sus necesidades de salud debido a sus sistemas de salud y económicos menos desarrollados. En última instancia, los hogares pobres pagan más en términos de mortalidad y morbilidad prematura, lo que muestra las desigualdades. A medida que estos países se desarrollan económicamente, también lo hará la consiguiente carga económica, si la pandemia de la inactividad física se propaga como se espera", detalla.

   "A nivel mundial, se estima que la carga económica de la falta de actividad física aumente, sobre todo en los países de bajos y medianos ingresos, si no se toman medidas para mejorar los niveles de población de la actividad física", añade esta experta, resaltando que el trabajo da una mejor visión de la verdadera carga de la pandemia de la inactividad física, y proporciona información útil para la formulación de políticas, la asignación de fondos y la evaluación comparativa en la prevención mundial de las enfermedades no transmisibles.