El modo de parto altera la microbiota del bebé

Padres, bebé, recién nacido
PIXABAY - Archivo
Publicado 15/04/2019 7:32:35CET

   MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El modo de llegada al mundo influye en el desarrollo de la composición microbiana del intestino (es decir, la microbiota intestinal) en bebés, independientemente del uso de antibióticos por parte de la madre, según una investigación presentada en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ECCMID, por sus siglas en inglés), que se celebra este año en Ámsterdam, Países Bajos. Esto, a su vez, puede afectar a la salud respiratoria de los bebés durante el primer año de vida.

   El prospectivo 'Microbiome Utrecht Infant Study' (iniciado por el hospital Spaarne Gasthuis, en Hoofddorp, en colaboración con el Centro Médico Universitario de Utrecht, Países Bajos) que involucró a 120 bebés, encontró que los niños nacidos por cesárea tenían un retraso en el desarrollo normal de su microbiota intestinal, y una mayor abundancia de bacterias potencialmente dañinas, en comparación con los bebés nacidos por vía vaginal, lo que podría ser el mecanismo que aumenta el riesgo de infecciones respiratorias.

   Más de 1.000 tipos diferentes de bacterias viven en el intestino, donde producen funciones importantes para la salud, por ejemplo, ayudan a digerir los alimentos, estimulan el desarrollo del sistema inmunológico y protegen contra las infecciones. Después del nacimiento, los bebés son colonizados por una creciente diversidad de microbios intestinales hasta que se alcanza un estado relativamente estable.

   Se cree que el ritmo y el patrón mediante el cual los bebés adquieren su microbioma intestinal tienen un impacto sustancial en la salud en el futuro. La interrupción del desarrollo normal del microbioma intestinal se ha relacionado con una gama de enfermedades que incluyen trastonos del intestino irritable, asma, alergias y cáncer. Investigaciones anteriores indican que el desarrollo de la microbiota en la vida temprana está influenciado por el modo de nacimiento, aunque se ha sugerido que esto depende principalmente de la exposición materna a los antibióticos.

DIFERENCIAS MICROBIANAS ENTRE LOS NACIDOS POR CESÁREA Y VÍA VAGINAL

   Para evaluar los efectos independientes del modo de parto, Marta Reyman, del 'Wilhelmina Children's Hospital', en Utrecht, Países Bajos, y sus colegas analizaron el desarrollo de la microbiota intestinal en 46 cesárea y 74 recién nacidos por parto vaginal utilizando muestras de heces recogidas diez veces durante su primer año de vida. La administración de antibióticos a las madres sometidas a una cesárea se pospuso hasta después del pinzamiento del cordón umbilical. También se examinaron las muestras de heces maternas dos semanas después del parto.

   Los análisis mostraron que la composición de la microbiota intestinal difería significativamente entre los recién nacidos con cesárea y los nacidos por parto vaginal en el primer año, lo cual fue más pronunciado poco después del nacimiento. Esto se acompañó de una siembra fecal medible (transferencia de microbios vaginales maternos) de madre a hijo en bebés que nacieron por vía vaginal, pero no en niños nacidos por cesárea.

   En los bebés nacidos por cesárea, la microbiota intestinal fue menos estable y el desarrollo de la especie bacteriana promotora de la salud 'Bifidobacterium spp.' se retrasó en comparación con los niños con parto vaginal. Además, los bebés nacidos por cesárea tenían niveles mucho más altos de bacterias intestinales potenciales patógenas, independientemente de la duración de la estancia hospitalaria después del nacimiento, el tipo de alimentación y el uso de antibióticos. Curiosamente, los autores también encontraron que la microbiota intestinal en las primeras etapas de la vida se asoció con el número total de infecciones respiratorias durante el primer año.

   "Nuestros hallazgos sugieren que el modo de parto afecta al desarrollo de la microbiota intestinal, independientemente del uso de antibióticos por parte de la madre durante el parto. En comparación con los recién nacidos por parto vaginal, los niños nacidos por cesárea tienen diferentes trayectorias de colonización bacteriana, lo que podría tener implicaciones para su salud respiratoria futura", dice Marta Reyman, estudiante de doctorado en este estudio.

   Y añade: "Se necesitarán más investigaciones y estudios más amplios para comprender completamente las consecuencias de estos cambios. La información obtenida podría ayudar a diseñar estrategias para prevenir problemas relacionados con la salud después del nacimiento por cesárea". La principal limitación de este estudio es el uso de la secuenciación basada en 16S rRNA, que no permite la diferenciación de bacterias a nivel de especie, ni genera resultados basados ??en el contenido genético de las comunidades microbianas.