Actualizado 24/09/2010 21:18 CET

Unos 6 millones de paquistaníes han recibido ayuda sanitaria desde el inicio de las inundaciones, según la OMS

Aún hay necesidades urgentes, pues las inundaciones afectaron a 20 millones de personas, de las que 8 millones necesitan ayuda directa para sobrevivir

MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado de que, desde que comenzaron las inundaciones de Pakistán a finales del pasado mes de julio, organizaciones de todo el mundo han atendido las necesidades sanitarias de cerca de 6 millones de personas. Sin embargo, sigue habiendo necesidades sanitarias urgentes e inseguridad alimentaria causada por los grandes daños a tierras y cultivos.

Según explica Guido Sabatinelli, representante de la OMS en Pakistán, "el aumento del número de casos de enfermedades transmisibles, como la diarrea o el paludismo; el temor a la malnutrición infantil; las grandes perturbaciones de la asistencia sanitaria y los cultivos y la creciente inseguridad alimentaria son las principales amenazas a la salud de población afectada por las inundaciones".

En concreto, las inundaciones han afectado a unos 20 millones de personas, de las cuales 8 millones necesitan ayuda directa para sobrevivir.

Hasta la fecha, la respuesta sanitaria ha estado a cargo de múltiples instituciones, como el Ministerio de Salud del Pakistán, los organismos de las Naciones Unidas o las organizaciones humanitarias nacionales e internacionales.

Su tarea ha consistido en la distribución a los asociados para la salud de 1.083 toneladas métricas de medicamentos, suficientes para tratar a más de 4,5 millones de personas; la apertura de más de 40 centros de tratamiento de las enfermedades diarreicas; en la prestación de servicios de salud reproductiva de emergencia a cerca de 60.000 pacientes, entre ellos más de 1200 parturientas; y la vacunación de más de 445.000 niños contra la poliomielitis y de 428.000 contra el sarampión.

Los problemas sanitarios del Pakistán y el plan de respuesta humanitaria se han definido en el Plan de Respuesta de Emergencia a las Inundaciones del Pakistán, presentado el pasado 17 de septiembre, que requiere 200 millones de dólares (unos 148,46 millones de euros) para financiar 94 proyectos del sector de la salud dirigidos por la OMS y los asociados del Grupo de Acción Sanitaria.

DIARREA, INFECCIONES, PALUDISMO Y SARAMPIÓN

Según el doctor Eric Laroche, subdirector General de la OMS para la Acción Sanitaria en las Crisis, "el objetivo de la OMS y de sus asociados para la salud en Pakistán consiste en reducir las muertes y las enfermedades evitables con intervenciones capaces de salvar vidas dirigidas a toda la población".

"Aunque nos estemos concentrando en la crisis actual, también estamos trabajando para reconstruir un sistema de salud devastado y responder a los principales riesgos sanitarios, como la diarrea aguda, las infecciones respiratorias agudas, el paludismo, el sarampión y la morbilidad y la mortalidad neonatales", ha indicado.

Para incrementar la respuesta a las necesidades de la región, los asociados del sector humanitario que trabajan en los sectores de la salud, alimentos y agua y el saneamiento han elaborado una estrategia común de supervivencia, teniendo en cuenta que los múltiples factores que afectan a la salud de millones de personas.

Por ejemplo, el saneamiento y la higiene deficientes aumentan el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua, mientras que la escasez de alimentos aumenta el riesgo de malnutrición.

ACCESO INSUFICIENTE A LOS SERVICIOS DE SALUD

Según Naeema Al-Gasseer, subdirector de la Oficina Regional de la OMS para el Mediterráneo Oriental, antes de las inundaciones, cerca del 80 por ciento del gasto sanitario consistía en pagos directos por el usuario y dos tercios de las consulta tenían lugar en centros sanitarios privados, mayoritariamente en zonas urbanas.

"Esto indica que incluso en los mejores tiempos los pobres de las zonas rurales del país sufrían una desigualdad que no ha hecho más que empeorar con este desastre. Millones de personas se encuentran en riesgo de sufrir, o sufriendo ya, graves consecuencias negativas para su salud y un acceso insuficiente a los servicios de salud", asegura.

Con los 200 millones de dólares del plan sanitario se financiarán actividades como la apertura de más dispensarios periféricos y otros puntos de prestación de servicios, la restauración del acceso a la atención sanitaria básica, el tratamiento de las lesiones y las afecciones crónicas, el control de los brotes de enfermedad, el apoyo a la transferencia a servicios de salud de nivel secundario de los pacientes con afecciones potencialmente mortales o que necesitan atención obstétrica y neonatal de emergencia, o el suministro de medicamentos.