Publicado 11/06/2021 17:54CET

Un metabolito del colesterol induce la producción de vesículas promotoras del cáncer

Archivo - En la foto se muestra una sección transversal de la vasculatura del pez cebra en rojo, con las células madre hematopoyéticas más potentes en amarillo dando lugar al tallo hematopoyético y a las células progenitoras en verde.
Archivo - En la foto se muestra una sección transversal de la vasculatura del pez cebra en rojo, con las células madre hematopoyéticas más potentes en amarillo dando lugar al tallo hematopoyético y a las células progenitoras en verde. - HOUSTON METHODIST - Archivo

MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

Científicos de la University of Illinois Urbana-Champaign (Estados Unidos) han evidenciado que un subproducto del metabolismo del colesterol hace que algunas células envíen señales promotoras del cáncer a otras células. Estas señales se empaquetan en compartimentos unidos a la membrana denominados vesículas extracelulares.

Según los investigadores, este descubrimiento, publicado en la revista científica 'Endocrinology', podría conducir al desarrollo de nuevas terapias contra el cáncer.

"Las vesículas extracelulares desempeñan un papel importante en la fisiología normal, pero también se han visto implicadas en la biología del cáncer. Estas partículas transportan carga de una célula a otra. Esta carga es importante porque es diversa y actúa como una red de comunicación. Pero se sabe muy poco sobre lo que regula las vesículas", explica el director del estudio, Erik Nelson.

En estudios anteriores, Nelson y sus colegas descubrieron que el 27-hidroxicolesterol, un subproducto del metabolismo del colesterol, promueve el crecimiento de los tumores al unirse a los receptores de estrógeno en varios tejidos, estimulando la proliferación y el crecimiento de las células cancerosas que responden al estrógeno. Los investigadores también descubrieron que el 27HC suprime la función inmunitaria.

Para comprender con mayor precisión cómo actúa el 27HC sobre las células, en el nuevo estudio el equipo expuso varios tipos de células al metabolito, incluidas las células inmunitarias conocidas como neutrófilos polimorfonucleares.

"Cuando tratamos a los neutrófilos, un tipo de glóbulo blanco, con 27-hidroxicolesterol, empezaron a expulsar vesículas extracelulares", explica Nelson.

Los investigadores descubrieron que las vesículas contenían un conjunto único de moléculas de señalización. Y cuando se inyectaron en modelos de ratón de cáncer de mama, las vesículas "promovieron tanto el crecimiento del tumor de mama como la metástasis del cáncer de mama".

Para leer más