El mercurio en sangre de los españoles es entre 6 y 10 veces superior a la alemanes y estadounidenses, según estudio

Actualizado 14/04/2011 14:48:00 CET

MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

El contenido de mercurio en sangre de los españoles es entre 6 y 10 veces más alto que la media de Alemania y Estados Unidos y puede afectar al desarrollo mental del feto así como producirle alteraciones en su sistema nervioso, por lo que un grupo de expertos considera que "habría que tomar medidas para bajar sus niveles medios" en las mujeres embarazadas, según los resultados preliminares del estudio sobre 'Presencia y Vigilancia de Contaminantes Químicos'.

El estudio ha sido realizado por el Instituto de Salud Carlos III, y, según ha explicado la investigadora científica de este organismo y responsable del proyecto, Argelia Castaño, durante la presentación de 'Bioambient.es', los principales contaminantes químicos que acumula el hombre son el mercurio, el cadmio y el plomo, además de varios befinilos policlorados. Los resultados apuntan también que la cotinina un compuesto de la nicotina perjudica también a la población.

La investigación se ha efectuado entre 2008 y 2010 a más de 1.900 voluntarios, que representan a la población adulta española de entre 16 y 65 años de edad de 12 áreas geográficas y a lo largo de cuatro periodos de muestreo en varios sectores laborales: servicios, económico, agrario, industrial y construcción, a los que se ha tomado muestras de sangre, orina y pelo.

De este modo, Castaño ha subrayado que los resultados son "preliminares" pero, en todo caso, revelan que el mercurio es un contaminante "persistente" y afecta de dos formas al ser humano, mediante las amalgamas dentales y a través del mercurio orgánico, que llega al cuerpo humano sobre todo a través de la ingesta de pescado, que es la mayor fuente de mercurio.

Además, ha añadido que dosis altas de mercurio pueden afectar al feto en su desarrollo mental y provocar alteraciones nerviosas. En cuanto a los niveles en la población española, ha precisado que son "semejantes a otros países que consumen mucho pescado, como los países mediterráneos y Japón" y superiores entre 6 y 10 veces a los Alemania, Estados Unidos y Canadá.

El mercurio, ha precisado Castaño, se acumula a lo largo de la vida en el organismo, por lo que los resultados señalan que los individuos más mayores presentan dosis más altas y que por ámbito geográfico, las zonas costeras españolas son las que tienen mayores concentraciones, especialmente Andalucía, Murcia, Comunidad Valenciana y Baleares.

En cuanto al cadmio, la investigadora del Instituto de Salud Carlos III ha detallado que la principal fuente es el humo del tabaco y que se incorpora en la dieta absorbido por cereales o arroz. Además, ha destacado que las mujeres presentan niveles más altos que los hombres y que la investigación muestra que cuando se incorpora el tabaco hay una "gran diferencia" en los niveles de cadmio en el organismos. En este caso, las concentraciones son semejantes a las de las poblaciones canadiense y alemana.

Asimismo, ha agregado que el cadmio suele concentrarse en los riñores y que el sur de la Península y Cataluña tienen los niveles más elevados mientras que las regiones del centro tienen concentraciones menores.

MEJOR EN PLOMO

En cuanto al plomo, Castaño apunta que en los últimos años se ha reducido los niveles en el cuerpo de la población española "gracias" a la prohibición de la gasolina y las pinturas con plomo y por la sustitución paulatina de las tuberías de este compuesto, aunque ha recordado que aún quedan numerosos edificios con tuberías de plomo en España. La región con mayores concentraciones de plomo son Castilla y León y la que menos, Murcia.

A este respecto, ha advertido que los resultados preliminares del estudio revelan que puede producir retraso cognitivo en el crecimiento de los niños y que, en este caso, España presenta niveles inferiores a Alemania y superiores a Canadá y Estados Unidos. En este caso, las mujeres acumulan menos plomo que los hombres y que este compuesto se deposita sobre todo en el tejido óseo.

La jornada de Presencia y Vigilancia de Contaminantes Químicos, ha sido inaugurada por la secretaria de Estado de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), Teresa Ribera.