Publicado 02/10/2020 17:48CET

El menor tiempo desde inicio de síntomas hasta hospitalización se asocia con peores resultados en COVID-19

Paciente de coronavirus hospitalizado en Valparaíso, Chile
Paciente de coronavirus hospitalizado en Valparaíso, Chile - AGENCIA UNO - Archivo

MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación presentada esta semana en la Conferencia ESCMID sobre la Enfermedad por Coronavirus ha mostrado que un tiempo más corto desde la aparición de los síntomas hasta la hospitalización se asocia con una enfermedad más grave y la muerte en pacientes con COVID-19. El estudio es obra de la doctora Annie Wong-Beringer y sus colegas de la Facultad de Farmacia de la Universidad del Sur de California (Estados Unidos).

Los pacientes con COVID-19 evaluados en este estudio se presentaron en el Hospital Huntington Memorial de Pasadena para ser atendidos después de una duración variable de la aparición de los síntomas. En este estudio, los autores evaluaron las características de los pacientes y la relación entre la cronología de los síntomas antes de la hospitalización y los resultados resultantes.

Todos los pacientes que fueron hospitalizados en su domicilio debido a COVID-19 entre el 14 de marzo y el 14 de mayo con un resultado de PCR positivo para el SARS-CoV-2 fueron evaluados mediante una revisión retrospectiva de los registros médicos electrónicos para obtener información demográfica, de laboratorio y clínica pertinente. Los pacientes se agruparon en función del tiempo transcurrido desde el inicio de los síntomas hasta la hospitalización y se compararon en cuanto a las características clínicas, el tratamiento y los resultados.

El estudio incluyó a 252 pacientes; el 33 por ciento se presentó en un plazo de 3 días, mientras que el 27 por ciento lo hizo después de una semana desde el inicio de los síntomas. Los pacientes que se presentaron poco después (dentro de los 3 días) del inicio de los síntomas tendían a ser mayores (65 vs 58 años) y eran más propensos a tener hipertensión (59% vs 41%) y enfermedad renal crónica (14% vs 3%) que los admitidos después de una semana.

Sin embargo, este grupo que se presentó dentro de los 3 días también presentó menos síntomas en general, como fiebre (55% vs 66%), dificultad para respirar (48% vs 66%), tos no productiva (40% vs 66%,) y dolor muscular/articular (12% vs 26%), pero tuvo niveles más altos de insuficiencia orgánica y una peor evaluación general basada en un puntaje de gravedad llamado APACHE II, que tiene en cuenta la fisiología, la edad y las condiciones crónicas.

Este grupo de presentación más rápida también tenía en última instancia más probabilidades de desarrollar el síndrome de dificultad respiratoria aguda (13% vs. 6%) y de tener una mayor mortalidad (15% vs. 3%) que los que se presentaban en el hospital más de una semana después de la aparición de los síntomas.

Un análisis más detallado de los grupos de estudio reveló que poco más de la mitad de los pacientes (55%) recibieron tratamiento antiviral, y que era más probable que se administrara a los que presentaban fiebre con falta de aliento y/o shock séptico. A pesar de recibir la terapia antiviral, la tasa de mortalidad se mantuvo alta, en un 23 por ciento en los que se presentaban dentro de los 3 días, en comparación con el 5 por ciento en los que se presentaban después de una semana. En comparación, entre los que no recibieron terapia antiviral, la mortalidad fue del 7 por ciento en el grupo de presentación más rápida, mientras que ninguno murió en el grupo que se presentó después de 7 días.

"Nuestros hallazgos sugieren que los pacientes con COVID-19 que tenían comorbilidades significativas se enfermaron gravemente con una presentación severa poco después (dentro de los 3 días) del inicio de los síntomas y tuvieron un riesgo significativo de complicaciones y muerte a pesar de recibir la terapia antiviral. El manejo agresivo y la priorización de la vacuna deben dirigirse a esta población de pacientes", concluyen los autores.

Contador

Para leer más