Publicado 19/12/2015 7:59:37CET

¿Cómo mejorar nuestra salud 'social'?

Mujeres, risa, restaurante, comida, alegría
GETTY/CREATAS

   MADRID, 19 Dic. (INFOSALUS) -

   La forma en la que nos relacionamos con otras personas está moldeada por el entorno en el que nacemos y nos educan y depende del modelo de relaciones aprendido en la familia, adecuadas o disfuncionales. Esto supone una primera socialización que aprendemos en casa, lo que no quiere decir que no se pueda cambiar.

   Según explica a Infosalus Fernando Gálligo, psicólogo y autor de 'Mejorando mis relaciones personales. Amistades, Familia y pareja' (EOS, 2015), la postura más errónea es la de pensar que no podemos cambiar la forma en la que nos relacionamos con los demás. "No somos como somos sino como deseamos ser, siempre merece la pena cambiar porque las posturas rígidas puede que sean aceptadas o bien nos lleven a estar solos", señala.

   Gálligo comenta que en muchas ocasiones las actitudes agresivas que tomamos ante otras personas pueden derivarse de no aceptarnos a nosotros mismos, por ello aconseja que seamos conscientes de ello antes de rechazar a los otros.

   Para el autor entre los principales errores en los que caemos en nuestras relaciones personales se encuentran:

   ·Situarnos en una posición de resignación pasiva sobre nuestras habilidades sociales y olvidarnos de que podemos mejorar.

   ·Intentar cambiar a los otros, lo que supone una pérdida de energía que impide relacionarnos con los demás desde el respeto y la libertad, la clave de oro en todas las relaciones personales.

   ·No aceptarnos a nosotros mismos, lo que dificulta la relación con otras personas.

   ·Tras varias décadas de edad se piensa que no se puede hacer nada para mejorar y se tira la toalla a expensas de una solución externa que no termina de llegar. Ante la idea de que "el tiempo arreglará las cosas" el psicólogo señala que según como lo empleemos las consecuencias serán unas u otras.

   "Unas buenas relaciones sociales son ventajosas para nuestra salud integral tanto física, psíquica como socialmente, proporcionan una vida más satisfactoria y placentera que permite aprender y disfrutar de las demás personas", apunta Gálligo.

DECÁLOGO PARA RELACIONES PERSONALES PLENAS

   Entre las destrezas emocionales básicas, el autor indica en su libro cinco estrategias: comportarnos y mostrarnos con sinceridad; actuar con amabilidad; comportarnos llanamente; portarnos con discreción y confidencialidad; y relacionarnos con frecuencia, aunque no sea presencialmente.

   Pero si deseamos mejorar aún más nuestras relaciones Gálligo aconseja estas 10 cuestiones:

   1. Vive de forma consciente: aprovecha tu tiempo y vívelo con intensidad, las personas vitalistas atraen y despiertan la admiración de los demás.

   2. Sé sinceramente optimista: por lo general huimos de las personas catastrofistas, negativa y pesimista, tratan de que veamos tan mal como ellos la vida y pueden influir hacia la crítica constante, el desánimo y el fatalismo.

   3. Muestra interés verdadero por las personas: comprobarás cómo se abren a ti los demás y les ayudarás a sentirse aceptados y considerados mejorando su autoestima y satisfacción personal.

   4. Escucha con atención y respeto: potencia que los demás te cuenten sus cosas y no trates de imponer tu opinión. Saber escuchar supone un gran acercamiento personal y predispone a la reciprocidad.

   5. Trata a los demás por su nombre: hazles sentir que sabes quiénes son y que son especiales al tratarles por su nombre, de manera que sientan tu reconocimiento. El nombre es una de las palabras más importantes en nuestra vida, nos define y reconoce nuestra existencia.

   6. Piensa siempre antes de actuar: la espontaneidad no está reñida con el control de la impulsividad. Las personas que actúan con serenidad crean un clima de calma y bienestar que nos predispone positivamente.

   7. Muéstrate positivo: tendemos a alejarnos de pesimistas y quejicas y deseamos estar con personas constructivas y positivas. Contemplar la vida con actitud alegre nos ayuda a estar abiertos a alternativas y soluciones positivas incluso en las situaciones más difíciles, ayuda a mantener la calma para pensar sin prisas ni fatalismos y hacerlo de forma eficaz.

   8. Sonríe y compórtate con humor: la sonrisa espontánea y sincera abre puertas y reduce tensiones y nos hace ser mejor valorados.

9. Ayuda y colabora con los demás: cooperar facilita la reciprocidad de las personas, aumenta la cohesión personal y crea un buen ambiente allá donde esté la persona.

   10. Potencia verdaderas alianzas en las que todos ganen: las mejores y más duraderas relaciones son aquellas en las que todas las partes ganan al mejorar sus posiciones de partida y se retroalimentan mutuamente.