Publicado 10/06/2021 08:16CET

Mejorar la salud del corazón puede reducir la gravedad de la enfermedad COVID-19

Archivo - Coronavirus, covid, corazón.
Archivo - Coronavirus, covid, corazón. - D-KEINE/ISTOCK - Archivo

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

La hipertensión arterial, el tabaquismo, la obesidad, las cardiopatías y la diabetes se asocian a peores resultados en los pacientes con COVID-19, según un estudio publicado en el 'European Heart Journal - Quality of Care and Clinical Outcomes', una revista de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC).

"Muchos de los factores de riesgo cardiovascular asociados a las consecuencias más graves de la COVID-19 son potencialmente modificables --asegura la autora del estudio, la doctora Stephanie Harrison, de la Universidad de Liverpool (Reino Unido)--. Los médicos y los responsables políticos deberían considerar que las estrategias que mejoran la salud cardiovascular también pueden mejorar los resultados de las personas que siguen la COVID-19".

Las nuevas pruebas han sugerido que los pacientes de la COVID-19 con enfermedades cardíacas pueden tener más probabilidades de necesitar hospitalización o ventilación o de morir a causa de la COVID-19 en comparación con los que no tienen enfermedades cardíacas. Los estudios también han examinado si los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión arterial y el tabaquismo, pueden estar relacionados con los malos resultados de la COVID-19.

Se han realizado muchas revisiones para consolidar la investigación que relaciona la enfermedad cardiovascular y la COVID-19. El objetivo de este estudio, encargado por Public Health England, era resumir las pruebas de estas revisiones, es decir, una revisión de revisiones, para responder a las preguntas de cuál es la asociación entre los factores de riesgo cardiovascular o la enfermedad cardiovascular y los resultados de los pacientes con COVID-19 y cuál es el impacto de la COVID-19 en la salud cardiovascular.

Los autores identificaron las revisiones de mayor calidad, un total de 32 revisiones que incluían estudios de unos 45.000 pacientes con COVID-19. Para cada factor de riesgo y problema cardíaco, los investigadores seleccionaron el análisis de mejor calidad, más reciente y más amplio.

Los factores asociados a una mayor probabilidad de peores resultados de la COVID-19 fueron la hipertensión arterial, el tabaquismo actual o pasado, la obesidad, la diabetes, el ictus previo o la enfermedad cardiovascular preexistente, la enfermedad hepática y la enfermedad renal.

Por poner algunos ejemplos, la obesidad, la diabetes, la hipertensión arterial y las enfermedades cardíacas se asociaron con más del doble de probabilidades de morir por COVID-19.

Las enfermedades cardíacas se relacionaron con una probabilidad casi cuatro veces mayor de padecer COVID-19 grave, mientras que las probabilidades eran más del doble en el caso de la hipertensión y la diabetes, y un 80% mayores en los fumadores en comparación con los no fumadores.

La doctora Harrison apunta que "una posible explicación puede ser que las enfermedades cardiovasculares, o sus factores de riesgo, pueden provocar cambios en las vías que afectan a la capacidad del organismo para responder eficazmente al virus".

Señala que la investigación se basaba en estudios observacionales, lo que significa que sugiere relaciones pero no puede confirmar la causalidad. Además, las pruebas para determinar las conexiones entre el consumo de alcohol, los niveles de colesterol, los ritmos cardíacos irregulares, la dieta, la actividad física o la demencia y los resultados del COVID-19 eran limitadas o inexistentes.

Las revisiones también descubrieron que en los pacientes hospitalizados con COVID-19 se produjeron las siguientes complicaciones cardiovasculares: tromboembolismo venoso (25% de los pacientes), embolia pulmonar (19%), arritmias (18%), lesión miocárdica (10%), angina de pecho (10%), trombosis venosa profunda (7%), infarto de miocardio (4%) e insuficiencia cardíaca aguda (2%).

Harrison recuerda que "al principio de la pandemia, surgió la preocupación por la posibilidad de que el COVID-19 causara complicaciones cardiovasculares o agravara enfermedades cardíacas ya existentes, debido al conocimiento previo de las epidemias de gripe y los brotes de otros virus respiratorios. Estos resultados sugieren que estas preocupaciones iniciales eran correctas", añade.

"Nuestro estudio indica que los pacientes de COVID-19 con enfermedades cardíacas o sus factores de riesgo corren un mayor riesgo de hospitalización, ventilación o muerte debido a COVID-19 y podrían necesitar un tratamiento y un seguimiento más intensos --destaca--. Promover la salud del corazón puede ser otra forma de mejorar los resultados de los pacientes con COVID-19. Se necesita más investigación sobre el impacto a largo plazo de la COVID-19 en el corazón".