Publicado 15/10/2020 07:06CET

Mejorar el estado físico puede depender de tu personalidad

Corredor, corredora, correr
Corredor, corredora, correr - PIXABAY - Archivo

   MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Un ensayo clínico aleatorizado ha revelado que la eficacia de diferentes estrategias para impulsar la actividad física varía según las características demográficas, psicológicas y conductuales de los participantes, según publica Xisui Shirley Chen, del Sistema de Salud Mount Sinai en la ciudad de Nueva York, y sus colegas en la revista de acceso abierto 'PLOS ONE'.

   Las estrategias para alterar los comportamientos de salud de las personas, como aumentar su actividad física, varían en efectividad, probablemente debido en parte a rasgos de personalidad y psicológicos. Sin embargo, no está claro cuál es la mejor manera de determinar qué subgrupos se benefician más de qué estrategias.

   Chen y sus colegas abordaron este problema revisando los datos de un ensayo clínico aleatorio que mostró que una estrategia basada en la competencia para impulsar la actividad entre 602 adultos estadounidenses con sobrepeso u obesidad funcionó mejor que las estrategias basadas en la colaboración o el apoyo social. Los investigadores se preguntaron si estos hallazgos serían ciertos para los subgrupos de participantes.

   Usando un enfoque estadístico llamado análisis de clases latentes, los científicos identificaron tres subgrupos principales basados en las características demográficas, psicológicas y de comportamiento de los participantes del ensayo: extrovertidos y motivados, menos activos y menos sociales, o menos motivados y en riesgo. Cada participante fue asignado a una de las tres categorías.

   Al volver a analizar los datos del ensayo, los investigadores encontraron que la estrategia basada en la competencia era eficaz para impulsar la actividad física de los participantes extrovertidos y motivados, pero era menos probable que estos participantes se mantuvieran activos una vez finalizado el programa.

   Las estrategias basadas en la competencia, la colaboración y el apoyo social fueron todas efectivas para los participantes menos activos y menos sociales, quienes permanecieron activos después. Ninguna de las estrategias fue eficaz para los participantes menos motivados y en riesgo.

   Estos hallazgos sugieren que el análisis de clases latentes podría ayudar a los esfuerzos para dirigir las estrategias de cambio de comportamiento a las personas con más probabilidades de beneficiarse de ellas. La investigación futura podría ayudar a validar el análisis de clases latentes y otros enfoques estadísticos para identificar subgrupos clave, así como probar formalmente diferentes estrategias dentro de los subgrupos identificados.

   "Demostramos que podemos identificar grupos de personas que tienen diferentes fenotipos conductuales y que respondieron de manera diferente a un programa de actividad física utilizando incentivos sociales --señalan los autores--. Claramente, una talla no sirve para todos, por lo que la construcción de fenotipos conductuales es un enfoque prometedor para diseñar y focalizar intervenciones conductuales basadas en diferencias individuales significativas".

Contador