Médicos, farmacéuticos y pacientes se unen para mejorar el abordaje preventivo y terapéutico de la diabetes

Publicado 31/10/2017 18:56:33CET

MADRID, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

Médicos de Atención Primaria, especialistas en diabetes, farmacéuticos comunitarios y pacientes trabajarán de manera conjunta para mejorar el abordaje preventivo y terapéutico de la diabetes, gracias a un nuevo proyecto de coordinación multidisciplinar.

El proyecto sigue la senda de la iniciativa llevada a cabo el año pasado por estas organizaciones y que se centró en la detección precoz en farmacias de personas en riesgo de diabetes.

En concreto, la iniciativa consta de dos fases: en la primera, las farmacias participantes formadas en el protocolo conjunto diseñado por las sociedades científicas, trabajarán en la detección precoz de personas mayores de 40 años en riesgo de padecer diabetes y en la reducción de ese riesgo mediante la educación en hábitos higiénico-dietéticos correctos.

Para ello, llevarán a cabo un cribado mediante la cumplimentación del test de FINDRISC para detectar personas con riesgo alto de desarrollar diabetes tipo 2. En aquellas personas en las que el resultado del test ofrezca una puntuación de riesgo se realizará una prueba de glucemia capilar y, en caso de obtener un resultado que esté fuera de rango, se procederá a su derivación al médico.

Esta primera fase se llevará a cabo entre el 13 y el 19 de noviembre, en el marco del Día Mundial de la Diabetes 2017 (que se celebra el 14 de noviembre con el lema Mujeres y diabetes: nuestro derecho a un futuro sano). La acción también incluirá una intervención educativa, tanto para las personas sin riesgo como para las personas con posible diagnóstico de prediabetes, a los que se les ofrecerá una educación sanitaria específica consensuada con los médicos.

MEJORA DE LA ADHERENCIA E HIPOGLUCEMIAS

Precisamente la detección de hipoglucemias y la mejora de la adherencia terapéutica en los pacientes ya diagnosticados será objeto de la segunda fase del proyecto, que está previsto que se llevé a cabo a principios de año. Y es que, la falta de adherencia a los tratamientos es, en la actualidad, un problema en los sistemas sanitarios desarrollados.

De hecho, en pacientes crónicos se estima que un 50 por ciento no cumple adecuadamente con su tratamiento y en el caso de la diabetes solo el 56 por ciento de los pacientes es adherente, según datos del Observatorio de Adherencia a los Tratamientos. Una de las causas más importantes del abandono del tratamiento y de los ingresos en urgencias hospitalarias en las personas con diabetes es, precisamente, la hipoglucemia y su aparición se estima que tiene un coste anual de 40 millones de euros.

En este sentido, los farmacéuticos aplicarán distintos cuestionarios para medir la adherencia y la percepción de hipoglucemias, harán educación sanitaria en todos los casos y, en aquellos en los que se detecte incumplimiento y/o hipoglucemias, intervención estructurada y derivación al médico en caso necesario mediante una hoja de derivación consensuada.

"Este proyecto representa una acción colaborativa entre las sociedades médicas y farmacéuticas que tienen un objetivo común que es el de mejorar conjuntamente la calidad de vida de las personas con diabetes, a través de medidas educativas y terapéuticas. Por otro lado, la detección precoz de la diabetes es un reto socio-sanitario fundamental que nos obliga a trabajar unidos, para evitar las futuras complicaciones crónicas que comporta la enfermedad, las cuales dan lugar a una mala calidad de vida y constituyen un coste sanitario considerable", ha dicho la presidenta de la Sociedad Española de Diabetes (SED), Anna Novials.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), Jesús C. Gómez, ha destacado el papel de las farmacias, al tiempo que ha recordado que más de dos millones de personas entran a diario en las farmacias, lo que les coloca en un lugar privilegiado para realizar campañas de detección precoz.

"Además, los pacientes acuden a la consulta de su médico cada 3, 6 o 12 meses, mientras que un paciente polimedicado visita la farmacia cada 15 días para retirar su medicación; si a esto le añadimos que hasta un 47 por ciento de las hipoglucemias de las personas con diabetes tipo 2 pasan inadvertidas, podemos deducir que la farmacia comunitaria puede desempeñar un papel fundamental no solo en su detección, sino en asegurar una buena adherencia terapéutica", ha puntualizado.

Ahora bien, el presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), José Luis Llisterri, ha recordado que la diabetes se ha convertido en uno de los problemas sanitarios más importantes de nuestro tiempo. "Los farmacéuticos comunitarios, trabajando juntos con los médicos de Familia, gozan de una posición privilegiada para contribuir a neutralizar el impacto de la diabetes en la salud pública. De esta forma, trabajando juntos podemos incrementar la adherencia a los tratamientos y evitar que las personas con diabetes abandonen el tratamiento", ha detallado.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), Salvador Tranche, ha insistido en que la farmacia comunitaria, junto con el médico de familia y resto de profesionales sanitarios, tiene un papel fundamental en la mejora de la adherencia del paciente diabético que redunda en el mantenimiento y mejora de su salud.

Finalmente, el presidente de la Federación Española de Diabetes (FEDE), Andoni Lorenzo, ha destacado la importancia de impulsar la educación diabetológica a través de los canales más próximos a los pacientes, como son las farmacias, ya que la asistencia que se brinda en estos espacios, por su cercanía con el ciudadano, es "esencial" para mejorar la detección precoz de la diabetes, así como un buen control y adherencia al tratamiento de las personas que ya conviven con esta patología.