Publicado 29/12/2020 07:59CET

Las mascarillas no impiden que los niños capten las emociones de las expresiones faciales

Las mascarillas para controlar el COVID-19 no impiden que los niños comprendan las expresiones faciales.
Las mascarillas para controlar el COVID-19 no impiden que los niños comprendan las expresiones faciales. - ASHLEY RUBA

MADRID, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

El uso de mascarillas para controlar el COVID-19 no impide que los niños comprendan las expresiones faciales, según un nuevo estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Wisconsin-Madison y publicado en la revista 'PLOS ONE'.

Es más fácil comprender las emociones de las personas que te rodean al captar todas las pistas que están dejando, a propósito o de otra manera. Sin embargo, cuando las personas cubren algunas de sus expresiones faciales, eliminan algunas de esas señales.

"Ahora tenemos esta situación en la que los adultos y los niños tienen que interactuar todo el tiempo con personas cuyas caras están parcialmente cubiertas, y muchos adultos se preguntan si eso será un problema para el desarrollo emocional de los niños", explica Ashley Ruba, postdoctoral investigador en Child Emotion Lab de la UW-Madison.

Los investigadores mostraron a más de 80 niños, de entre 7 y 13 años, fotos de rostros que mostraban tristeza, ira o miedo sin obstrucciones, cubiertos por una máscara quirúrgica o con gafas de sol. Se les pidió a que asignaran una emoción a cada rostro de una lista de seis etiquetas.

Las caras se revelaron lentamente, con píxeles revueltos de la imagen original cayendo en su lugar correcto durante 14 etapas para simular mejor la forma en que las interacciones del mundo real pueden requerir unir cosas desde ángulos extraños o vislumbres fugaces.

Los niños acertaron acerca de las caras descubiertas hasta el 66 por ciento de las veces, muy por encima de las probabilidades (alrededor del 17 por ciento) de adivinar una emoción correcta de las seis opciones. Con una mascarilla por la calle identificaron correctamente la tristeza alrededor del 28 por ciento de las veces, la ira en el 27 por ciento y el miedo en el 18 por ciento.

"No es de extrañar que fuera más difícil con partes de la cara cubiertas. Pero incluso con una mascarilla que cubría la nariz y la boca los niños pudieron identificar estas emociones a un ritmo mejor que el azar", dice Ruba, coautor junto a Seth Pollak, profesor de psicología de la UW-Madison.

Las variaciones en los resultados reflejan diferencias en la forma en que la cara transmite la información emocional. Las gafas de sol dificultan la identificación de la ira y el miedo, lo que sugiere que los ojos y las cejas son importantes para esas expresiones faciales.

El miedo, que a menudo se confunde con la sorpresa, también fue lo más difícil de detectar para los niños detrás de una mascarilla, lo que puede haber complicado las cosas al ocultar pistas como la forma de O de la boca característica de la sorpresa.

Si los niños pueden adivinar las emociones, incluso con una mascarilla cubriendo la cara es probable que lo hagan aún mejor en situaciones de la vida real. "Las emociones no se transmiten únicamente a través de su rostro --recuerda Ruba--. Las inflexiones vocales, la forma en que alguien posiciona su cuerpo y lo que sucede a su alrededor, toda esa otra información nos ayuda a hacer mejores predicciones sobre lo que alguien está sintiendo".

Todo se suma a que los niños crezcan en sus capacidades emocionales, incluso si algunas de sus interacciones con los demás ocurren a través de cubrirse la cara. "Espero que esto calme alguna precupación --expresa Ruba--. Los niños son realmente resistentes. Son capaces de adaptarse a la información que se les da, y no parece que el uso de máscaras ralentice su desarrollo en este caso".

Contador