Más de 160.000 niños desarrollan cáncer al año en todo el mundo y la mitad fallece

Niño, hospital, pediatría, enfermo, paliativos
GETTY IMAGES / FATCAMERA - Archivo
Publicado 02/10/2018 13:27:50CET

MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

Más de 160.000 niños de 0 a 14 años desarrollan algún tipo de cáncer al año en todo el mundo, y la mitad de ellos fallece, según ha expuesto el jefe de Servicio de Hemato-Oncología Pediátrica y Trasplante Hematopoyético del Hospital Universitario La Paz, Antonio Pérez-Martínez, durante la jornada 'El Cáncer Infantil en España', organizada por la Fundación para la Investigación en Salud (FUINSA).

Con estos datos sobre la mesa todos los participantes han coincidido en la necesidad de que las distintas administraciones, tanto nacionales como autonómicas, muestren "voluntad política real" para dotar de recursos tanto la investigación como la asistencia en pacientes pediátricos con cáncer.

En esta iniciativa, que ha contado con la participación de más de diez expertos en dos mesas de debate, se han tratado aspectos desde una perspectiva multidisciplinar como la importancia de un correcto abordaje, tanto diagnóstico como terapéutico; la epidemiología, la investigación en cáncer infantil o el acceso a los nuevos tratamientos. Han participado oncólogos, oncohematólogos pediátricos, radioterapeutas, sociedades científicas, farmacéuticos de hospital, enfermería o pacientes (en esta ocasión a través de sus padres).

En la mesa sobre la situación actual del cáncer infantil en España, moderada por el jefe de Servicio de Farmacología Clínica del Hospital Clínico San Carlos (Madrid), cinco expertos han abordado diferentes materias relacionadas, como datos de la incidencia, la importancia de seguir investigando, el uso de la radioterapia o la importancia del tratamiento psicoemocional que brindan los enfermeros.

"MÁS VOLUNTAD Y RECURSOS"

Así, la jefa de la Unidad de Oncohematología Pediátrica del Hospital Universitario y Politécnico La Fe (Valencia), Adela Cañete, ha remarcado que España "no se puede quedar atrás" en el acceso a los nuevos fármacos-diana desarrollados para varios de los tumores infantiles más prevalentes, así como en el acceso a nuevos tratamientos de todos los pacientes, independientemente del lugar de España en el que residan.

Precisamente en este último punto, Cañete y el jefe de Servicio de Oncohematología del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús, Luis Madero, han abogado por trabajar "más en red" en el ámbito de la oncología pediátrica. "Nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS) es muy bueno porque es gratis, pero no excelente. Para eso necesitamos más recursos", ha remarcado Madero.

En esta línea, Carmen González San Segundo, del Grupo de Tumores Pediátricos en la Sociedad Española de Oncología Radioterápica, ha criticado que la "mayoría" de las unidades de radioterapia en España "están sobrecargadas". Además, ha lamentado la "escasa" participación de los centros de radioterapia en ensayos clínicos por el citado motivo.

El doctor Antonio Pérez-Martínez también ha reivindicado la "necesidad" de integrar unidades para que tengan un carácter multidisciplinar, así como dotar a la investigación de un mayor uso clínico: "Tiene que integrarse, y para eso necesitamos voluntad y recursos".

RADIOGRAFÍA DEL CÁNCER INFANTIL

Sobre los avances producidos en el abordaje de los pacientes pediátricos con cáncer, Pérez-Martínez ha recordado que, pese a todos los esfuerzos, "sigue siendo una enfermedad rara". "Existe una gran heterogeneidad entre los tipos de tumor. Aún no sabemos el origen genético del cáncer infantil. Si nuestro objetivo es eliminarlo tenemos que saber de dónde viene. Ahora mismo no tenemos herramientas para prevenir, solo formación y un alto índice de sospecha para realizar un diagnóstico precoz", ha relatado.

En este punto, ha recordado que el cáncer infantil es "muy diferente" al de adultos, pero que "solo se puede curar lo que se conoce". Así, ha señalado que los índices de curación en pacientes pediátricos son "mejores", y que "se ha avanzado mucho desde hace 50 o 60 años".

"Según un estudio de 2012, hay unos 163.000 nuevos casos al año desde los 0 a los 14 años, y la mitad aproximadamente fallece. Los datos son heterogéneos en todo el mundo, y está emergiendo en países en desarrollo debido a las desigualdades en el acceso al tratamiento y la atención", ha reflexionado.

"LA RADIOTERAPIA HA AVANZADO MUCHO"

Como especialista en oncología radioterápica, Carmen González San Segundo ha analizado la situación y uso de la radioterapia en niños. "La radioterapia ha avanzado mucho, las secuelas ya no son las de antes. Hemos asistido a una evolución tecnológica tremenda desde los años 50, con dosis más óptimas, más concentradas y sin afectar el tejido sano. Ahora las radioterapias son más precisas, más complejas y de alta calidad", ha argumentado.

La experta ha referido que, aproximadamente, y aunque no hay datos oficiales contrastados, el 55 por ciento de los niños con un tumor sólido reciben radioterapia durante su tratamiento en los 48 centros españoles que realizan esta técnica en etapa pediátrica. Como retos, ha insistido en que se mejore la coordinación para evaluar a los pacientes después de los 18 años, así como en establecer mejores criterios de calidad.

"Los porcentajes de curación son mejores, no muy significativos, pero con muchas menos secuelas. Lo importante no es solo curar, sino también evitar estos efectos contraproducentes. Antes se decía que la radioterapia era horrible, ahora es al revés: es imprescindible para salvar vidas de niños. Es indispensable", ha concluido.

EL PAPEL DE LOS ENFERMEROS

En último lugar, Francisca Muñoz Torres, enfermera y psicooncóloga en el Hospital Materno-Infantil de Málaga, ha puesto en valor el papel de las enfermeras en el tratamiento de los niños con cáncer, que en ocasiones pasan largas épocas en el hospital.

"Agradecen el trato humano, la empatía y el acompañamiento. Es un largo y difícil viaje para los niños y su familia. Por eso, las enfermeras somos protagonistas en su tratamiento psicoemocional", ha reivindicado.

Para Muñoz Torres, si se deja de lado esta vertiente, no se da "un cuidado integral". Por este motivo, ha defendido la "individualización de los cuidados", ya que, como ha explicado, a cada etapa la involucración de los niños en el tratamiento o su comprensión sobre la enfermedad varía sobremanera.