Publicado 16/04/2021 08:24CET

Manual para manejar heridas: ¿lo mejor es dejarlas al aire?

Herida, tiritas
Herida, tiritas - ISTOCK/DMITRIMARUTA

   MADRID, 16 Abr. (EDIZIONES) -

   Es habitual hacernos heridas, especialmente durante la infancia, y muchas veces no sabemos cómo manejarlas. Cuando se produce una herida en el cuerpo se activa la 'cicatrización', un proceso por el que se detiene el sangrado, se reparan los tejidos, y se cierra la herida.

   "Tras el traumatismo la sangre se coagula, seca y crea una superficie dura sobre la herida, la costra. Éstas no son otra cosa más que restos secos de sangre que se adhieren a la superficie de nuestra piel. Son muy importantes puesto que protegen la herida mientras la piel lesionada se repara", afirma en una entrevista con Infosalus, la doctora Andrea Combalia, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

   Esta experta ha publicado 'Piel Sana in Corpore Sano' (Grijalbo), un manual en el que advierte de que siempre pensamos que tras una herida no habrá problema y pensaremos que la piel se regenerará y todo volverá a la normalidad, no siendo así en todas las ocasiones.

   "Cuando hay una herida, una inflamación, o la posibilidad de infección y se forma un tejido de reparación, la piel no será como antes. De aquí la idea de que las cicatrices se pueden disimular pero no hay una herramienta para eliminarlas totalmente. Todo depende del proceso de curación y de su tamaño. Solo así quedarán en mejores o en peores condiciones", agrega.

NUNCA MANIPULAR LAS HERIDAS NI ARRANCAR COSTRAS O POSTILLAS

   Por eso, según insiste, lo ideal es nunca manipular las heridas porque las costras son mezcla de glóbulos rojos con plaquetas que hacen este tapón para que no sigan sangrando y protege a la herida del exterior, aparte de que debajo de la costra se repare piel.

   "Al arrancar la costra inflamamos la herida y el proceso de reparación aún se altera más, por lo que si manipulamos las costras de una herida nos quedará una peor cicatriz, con un peor aspecto estético, que aparte podremos infectarla con los microorganismos que tenemos en nuestras manos", advierte la doctora Combalia.

   En cuanto a qué sucede bajo la costra explica que por un lado nuestro cuerpo va eliminando las células dañadas y destruye el tejido que ha sido lesionado, y por otro, llegan a la zona células inmunitarias y factores de crecimiento que preparan el terreno para recuperarse. "Los fibroblastos que se encuentran en la dermis sintetizan fibras de colágeno y lentamente aproximan los bordes de la herida hasta que consiguen cerrarla por completo. El cuerpo también tiene mecanismos para defenderse de los gérmenes y los microorganismos extraños. Si esto falla, aparece una infección", alerta en el libro.

   Sobre si lo mejor es dejarlas al aire libre o bien lavarlas y taparlas, la experta apunta en una entrevista con Infosalus que dependerá mucho de cada caso: "Como no todas son iguales, depende de si ha sido fruto de un traumatismo con un objeto más o menos sucio, o bien de una herida quirúrgica, por ejemplo. Siempre que aparezca una herida, tras una intervención quirúrgica, será el profesional quien orientará las curas adecuadas para tratarlas".

   Cuando no son quirúrgicas, a no ser que sean muy pequeñas, se debe consultar a dermatología o aun especialista para que guíe y aporte una serie de pautas, porque a veces convendrá lavarlas con agua y jabón, pero otras llevarlas tapadas y otras en cambio mejor llevarlas al aire. "En el caso de raspazos lo idóneo es lavarlas con agua y jabón, y dependiendo del caso taparlas o no. Siempre en caso de duda consultarlas", aprecia la dermatóloga.

   Sobre el tiempo que conlleva la curación de una herida, la doctora Combalia manifiesta que todo depende de la persona, de la calidad de su piel, así como de los fármacos que esté tomando, de la zona en la que se ha hecho la cicatriz y del tipo de herida.

   Por ejemplo, dice que en la zona de los codos y de las rodillas al tratarse de una zona de movimiento donde la piel se estira todo el rato, ahí una herida tardará más en cicatrizar, pero cuando es una lesión limpia y poco profunda cicatrizará mejor. "Por tanto dependerá de la persona, y por ejemplo menciona que en los niños cicatrizan más rápido y con la edad se enlentece este proceso", sentencia.