Actualizado 09/07/2020 9:59:07 +00:00 CET

La luz exterior, relacionada con el mal sueño en los adolescentes

Mujer cama depresión insomnio
Mujer cama depresión insomnio - GETTY

   MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Una nueva investigación muestra que los adolescentes que viven en áreas con altos niveles de luz artificial por la noche tienden a dormir menos y tienen más probabilidades de tener un trastorno del estado de ánimo en comparación con los adolescentes que viven en áreas con bajos niveles de luz nocturna.

   "Estos hallazgos ilustran la importancia de la consideración conjunta de las exposiciones más amplias a nivel ambiental e individual en la salud mental y la investigación del sueño", señala Diana Paksarian, investigadora postdoctoral en el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), parte de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, que publica la revista 'JAMA Psychiatry'.

   Se cree que los ritmos diarios, incluidos los ritmos circadianos que impulsan nuestros ciclos de sueño-vigilia, son factores importantes que contribuyen a la salud física y mental. Pero la presencia de luz artificial en la noche puede alterar estos ritmos, alterando el ciclo claro-oscuro que influye en los procesos hormonales, celulares y otros procesos biológicos.

   Los investigadores han investigado las asociaciones entre la luz artificial interior, los ritmos diarios y la salud mental, pero el impacto de la luz artificial exterior ha recibido relativamente poca atención, especialmente en los adolescentes.

   En este estudio, Paksarian, la doctora Kathleen Merikangas, investigadora principal y jefa de la Subdivisión de Investigación de Epidemiología Genética del NIMH, y los coautores examinaron los datos de una muestra de adolescentes de los Estados Unidos representativa a nivel nacional, que se recogieron entre 2001 y 2004 como parte del Suplemento para Adolescentes de la Encuesta Nacional sobre Comorbilidad (NCS-A).

   El conjunto de datos incluía información sobre características a nivel individual y a nivel de vecindario, resultados de salud mental y patrones de sueño de un total de 10.123 adolescentes de 13 a 18 años de edad.

   Como parte de las entrevistas personales para el NCS-A, los adolescentes completaron una evaluación validada para determinar si cumplían con los criterios de diagnóstico para varios trastornos mentales. Los adolescentes también respondieron preguntas sobre sus hábitos de sueño, informando a qué hora solían acostarse y cuántas horas de sueño solían dormir durante la semana y los fines de semana.

   Para medir la exposición de los adolescentes a la luz artificial al aire libre por la noche, los investigadores utilizaron datos de imágenes satelitales para calcular los niveles promedio de luz artificial para cada grupo de bloque censal en Estados Unidos. Como se esperaba, los niveles de luz artificial por la noche variaron de acuerdo con cierto nivel de vecindario factores como la urbanidad, los niveles socioeconómicos y la densidad de población.

   Los adolescentes que vivían en zonas con altos niveles de luz artificial por la noche tendían a informar de que se acostaban más tarde en la semana y de que dormían menos durante la semana. Esta asociación se mantuvo incluso después de que los investigadores tomaran en cuenta varios factores a nivel individual (como la edad, el sexo, la raza/etnia, el número de hermanos, la educación de los padres) y factores a nivel de vecindario (como la urbanidad a nivel de condado y la densidad de población).

   Los análisis mostraron que, en promedio, los adolescentes de las zonas con los niveles más altos de luz exterior se acostaban unos 29 minutos más tarde y dormían 11 minutos menos que los adolescentes de las zonas con los niveles más bajos.

   Los datos mostraron que mayores niveles de luz artificial en la noche también se asociaron con una mayor probabilidad de tener un trastorno del estado de ánimo o trastorno de ansiedad. Específicamente, los adolescentes que vivían en áreas con niveles más altos de luz artificial por la noche tenían más probabilidades de cumplir con los criterios de diagnóstico de trastorno bipolar o fobia específica.

   Según Paksarian y sus coautores, esta asociación es notable porque las interrupciones del sueño y los ritmos circadianos es una característica bien documentada de ciertos trastornos mentales, incluido el trastorno bipolar. Los hallazgos del estudio apuntan a la interrupción del sueño como un posible vínculo entre la exposición artificial a la luz nocturna y los resultados de salud mental, un vínculo que debe probarse en futuras investigaciones prospectivas.

   Los hallazgos del estudio también destacan las disparidades sociales en la exposición a la luz artificial, lo que indica que los adolescentes que pertenecen a grupos minoritarios raciales / étnicos, que provienen de familias inmigrantes o que provienen de familias con ingresos más bajos tienen más probabilidades de vivir en áreas con altos niveles de Luz exterior por la noche.

   En la medida en que la exposición a la luz artificial altere los ritmos diarios, como los patrones de sueño, podría servir como un factor estresante adicional para los adolescentes que ya tienen un mayor riesgo de problemas de salud debido a desventajas sociales.

   Los estudios experimentales futuros que examinen los efectos de diferentes propiedades de la luz artificial, como el brillo y la composición espectral, podrían ayudar a los investigadores a determinar si las intervenciones centradas en la iluminación pueden beneficiar el sueño y la salud mental de los adolescentes.

   "Aunque la exposición a la luz ambiental es solo un factor en una red más compleja de influencias sobre el sueño y el comportamiento, es probable que sea un objetivo importante para la prevención e intervenciones en la salud de los adolescentes", advierte Merikangas.