Publicado 03/11/2021 08:16CET

Lucía mi pediatra: "Tenemos que aprender a convivir con los mocos, que llegan en septiembre y se van en mayo"

Archivo - Niña con mocos en el salón de su casa.
Archivo - Niña con mocos en el salón de su casa. - ISTOCK/ RUSLANDASHINSKY - Archivo

    MADRID, 3 Nov. (EDIZIONES) -

   Lucía Galán Bertrand, más conocida como 'Lucía, mi pediatra', reconoce en una entrevista con Infosalus que los niños están siendo un auténtico ejemplo para los adultos en esta pandemia y se están mostrando como maestros en la resiliencia, a la hora de adaptarse a las nuevas situaciones, así como a la adversidad.

   Asimismo, en este reportaje hace una previsión de cómo será este otoño en cuanto a la incidencia de COVID en niños, al mismo tiempo que hace referencia a las enfermedades más típicas de los meses fríos del año, haciendo hincapié en los latosos mocosos, que a muchos padres vuelven locos, y con los que afirma que debemos aprender a convivir, porque empiezan con la vuelta al cole en septiembre, yéndose muchos en mayo.

   Precisamente, esta doctora nos ha concedido una entrevista con motivo de la publicación del primer título de su nueva colección de relatos agrupados por estaciones, 'Cuentos de otoño de Lucía, mi pediatra' (TimunMas), un libro "para que los niños de a partir de 3 años entiendan mejor cómo funcionan su cuerpo y su mente".

   "Los niños son maravillosos y nos lo han demostrado con su capacidad de adaptación y de aceptación en esta pandemia, con esa resiliencia con la que a los adultos se nos llena la boca, cuando ellos son los auténticos maestros. Lo han aceptado desde el principio, no han puesto pegas, cuando los ves jugando con mascarilla. Esa inocencia innata les protege de lo feo de fuera y están libres de juicios y de prejuicios y de mensajes catastrofistas. Deberíamos mirar el mundo de vez en cuando con esos ojos de los niños", anima la pediatra.

   Sobre cómo se espera este otoño, la doctora reconoce que los pediatras se encuentran un poco a la expectativa porque el año pasado fue un invierno "muy atípico" en cuanto a enfermedades típicas del otoño-invierno, muchas desplazadas por la COVID-19.

   "Este año los menores de 12 años es la única franja de edad sin vacunar, con lo que si hay alguna franja población que cae enferma creemos que se puede concentrar en ellos, pero también es verdad que como la inmensa parte de la población está vacunada ejercemos de burbuja para ellos. Con lo cual es probable que veamos a los niños con COVID, pero al bajar la incidencia de forma global, estar todos adultos vacunados y protegidos, las cifras no tendrán nada que ver con el año pasado", subraya Galán.

LOS RESFRIADOS, PATOLOGÍA ESTRELLA DE MESES FRÍOS

   Con ello, recuerda las enfermedades que suelen ser más frecuentes entre los menores en los meses fríos del año: "Este otoño ya ha empezado y son propias los catarros o el resfriado común, que es la patología estrella de esta temporada. Tenemos que aprender a convivir con los mocos, que llegan en septiembre y se van en mayo, y no hay nada para eliminarlos. Lo único que podemos hacer es aliviar los síntomas y vigilar aquellos signos de alerta de complicación de un catarro, aunque no suelen ser habituales".

   También 'Lucía, mi pediatra' apunta a las otitis, patología a la que precisamente dedica un cuento en este nuevo libro, y habla de las otitis medias, aquellas que suelen darse durante el otoño y cuando la infección del oído ocupa el oído medio, un cuadro en el que también se presenta fiebre, dolor en el oído y en los más pequeños genera rechazo de la alimentación, irritabilidad, o noches complicadas porque sobre todo el dolor es por la noche.

   Por otro lado, dice que se encontrarían las amigdalitis y las faringitis, otro constante, muchas víricas y otras bacterianas, aunque la mayor parte no necesita antibióticos; al tiempo que son frecuentes en estos meses fríos de invierno las bronquitis, las neumonías y las crisis de asma. "La patología respiratoria es la estrella del otoño y del invierno", subraya la experta.

¿VACUNA DE LA GRIPE?

   Preguntada por la recomendación de vacunar de la gripe a los menores de 5 años esta campaña, realizada por el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, Lucía Galán resalta que se trata de una recomendación que se hace todos los años, pero que este se ha realizado especialmente por varios motivos. Recuerda, eso sí, que en países de nuestro entorno, como Estados Unidos por ejemplo, la vacunación en menores de la gripe es habitual.

   La experta explica que la epidemia de gripe viene todos los años y vacunar a los menores es una forma de protegerles a ellos, pero también a sus familiares y convivientes porque en la gripe, a diferencia de la COVID, los menores sí son transmisores de enfermedad, y además esta se disemina muy rápidamente entre ellos. De hecho, habla de que habitualmente suele producirse un pico de gripe entre los menores y pocas semanas después este se traslada a los adultos.

   "En Estados Unidos se vacuna de forma universal de la gripe porque afecta a miles de niños y además contagian a padres y abuelos a quienes sí les puede generar complicaciones serias esta enfermedad. Es una buena medida de protección. Sumar además gripe y COVID supondrá más camas ocupadas en los hospitales, consumo de recursos, y todo lo que nos podamos ahorrar con una vacuna, que además es segura en la infancia, no tiene sentido no recomendarla", justifica 'Lucía, mi pediatra'.

   En última instancia recomienda para un otoño más saludable entre los menores el que realicen muchas actividades al aire libre, puedan disfrutar de la playa o de la montaña durante el fin de semana, coman de forma saludable, especialmente una dieta rica en fruta y verdura de temporada, con legumbres, carnes y pescado; aparte, por supuesto, de realizar ejercicio de forma regular.

   "Si algo nos ha enseñado esta pandemia es a conectar con los nuestros y con la naturaleza, a valorarla. Los niños necesitan pocas cosas para estar saludables. Tiempo en familia, una dieta sana, actividad al aire libre y práctica de ejercicio", sentencia la pediatra Lucía Galán.