Publicado 12/08/2020 7:12:36 +02:00CET

Las lentes de contacto multifocales retrasan la progresión de la miopía en los niños

Niño, miopí, gafas
Niño, miopí, gafas - PIXABAY/LICHDINHTB - Archivo

MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los niños que usan lentes de contacto multifocales tienen una progresión más lenta de su miopía, según los resultados de un ensayo clínico financiado por el Instituto Nacional del Ojo, uno de los Instituto Nacionales de Salud de Estados Unidos, que publica el 'Journal of the American Medical Association'.

Los hallazgos del estudio BLINK (Lentes bifocales en niños miopes, por sus siglas en inglés) respaldan una opción para controlar la miopía, que aumenta el riesgo de cataratas, glaucoma y desprendimiento de retina más adelante en la vida.

"Es especialmente una buena noticia saber que los niños de tan solo 7 años lograron una agudeza visual óptima y se acostumbraron a usar lentes multifocales de manera muy similar a como lo harían con lentes de contacto monofocales. No es un problema que los niños más pequeños usen lentes de contacto. Es una práctica segura", asegura el presidente del estudio BLINK, Jeffrey J. Walline, decano asociado de investigación en la Facultad de Optometría de la Universidad Estatal de Ohio.

La miopía ocurre cuando los ojos en desarrollo de un niño crecen demasiado de adelante hacia atrás. En lugar de enfocar imágenes en la retina, el tejido sensible a la luz en la parte posterior del ojo, las imágenes de objetos distantes se enfocan en un punto frente a la retina. Como resultado, las personas con miopía tienen buena visión de cerca pero mala visión de lejos.

Las gafas de visión única y las lentes de contacto se utilizan para corregir la visión miope, pero no tratan el problema subyacente. Las lentes de contacto multifocales, que normalmente se utilizan para mejorar la visión de cerca en personas mayores de 40 años, corrigen la visión miope en los niños y, al mismo tiempo, ralentizan la progresión de la miopía al ralentizar el crecimiento de los ojos.

Con forma de diana, las lentillas multifocales blandas tienen dos partes básicas para enfocar la luz. La parte central de la lente corrige la miopía para que la visión de lejos sea clara y enfoca la luz directamente en la retina. La parte exterior agrega poder de enfoque para enfocar los rayos de luz periféricos frente a la retina.

Los estudios en animales muestran que llevar la luz para enfocar frente a la retina induce al ojo a un crecimiento lento. Cuanto mayor sea la potencia agregada, más adelante de la retina enfocará la luz periférica. En comparación, las gafas monofocales y las lentes de contacto estándar enfocan la luz periférica a un punto detrás de la retina, lo que hace que el ojo siga creciendo.

Los investigadores examinaron si las lentes de contacto de alta potencia añadían una mejor ralentización de la progresión de la miopía y el crecimiento del ojo que las lentes de contacto de potencia media. Descubrieron que solo las lentes de contacto de alta potencia producían una desaceleración significativa del crecimiento ocular.

Además de las lentes multifocales, otras opciones de control de la miopía incluyen lentes de contacto de ortoqueratología, que se usan durante la noche para remodelar la córnea, o gotas oftálmicas de atropina en dosis bajas que se usan a la hora de acostarse.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos aprobó una lente para el control de la miopía en noviembre de 2019, pero las lentillas multifocales se han utilizado fuera de indicación para retrasar la progresión de la miopía durante muchos años.

La miopía ha aumentado en prevalencia durante las últimas cinco décadas y se espera que para 2050 la prevalencia mundial sea del 54 por ciento.

Las razones de este aumento no están claras, pero la evidencia sugiere que factores relacionados con el trabajo, como el tiempo frente a la pantalla, y la reducción del tiempo al aire libre durante el desarrollo ocular temprano son factores que contribuyen. Los factores genéticos también juegan un papel en la predisposición a volverse miope.

No existen pruebas para identificar qué individuos con miopía progresarán a una miopía alta, pero cuanto más pequeño se ve afectado un niño, más oportunidades tiene su miopía de progresar si no hay ninguna intervención para frenarla.

Los participantes del estudio fueron 287 niños miopes, de 7 a 11 años. Al inicio del estudio, los niños requirieron de -0,75 a -5,00 dioptrías de corrección para lograr una visión clara de lejos. Los niños fueron asignados aleatoriamente para usar lentes de contacto de visión única o lentes multifocales, cuyas lentes exteriores eran de alta potencia (+2,50 dioptrías) o media (+1,50 dioptrías).

Usaban las lentes durante el día tan a menudo como podían hacerlo cómodamente. Todos los participantes fueron atendidos en clínicas de la Universidad Estatal de Ohio, Columbus o la Universidad de Houston.

Después de tres años, los niños del grupo de lentes de contacto multifocales de alta adición tuvieron la progresión más lenta de su miopía. La progresión media de la miopía, medida por los cambios en la prescripción del ojo necesarios para corregir la visión de lejos, fue de -0,60 dioptrías para el grupo de alta suma, -0,89 dioptrías para el grupo de media suma y -1,05 dioptrías para el grupo de visión única.

Las lentes multifocales también ralentizaron el crecimiento de los ojos. El crecimiento del ojo ajustado a los tres años fue de .42 mm para el grupo de adición alta, .58 mm para el grupo de adición media y .66 mm para el grupo de visión única.

"Una mayor cantidad de miopía y ojos más largos se asocian con una mayor prevalencia de afecciones oculares que pueden conducir a una discapacidad visual. Nuestro estudio muestra que los profesionales del cuidado de la vista deben adaptar a los niños lentes de contacto multifocales de alta potencia para maximizar el control de la miopía y la desaceleración del crecimiento ocular", señala el investigador principal, David A. Berntsen, profesor asociado y profesor Golden-Golden de optometría en la Universidad de Houston.

"En comparación con las lentes de contacto monofocales, las multifocales retrasan la progresión de la miopía en aproximadamente un 43% durante tres años", asegura.

"Hay un beneficio claro de las lentes multifocales a los tres años, pero se necesitan más estudios para determinar la duración ideal para usar las lentillas. Los investigadores deberán determinar lo permanente que será la prevención de la progresión de la miopía una vez que los niños dejen de usar los lentes multifocales", añade Lisa A. Jones-Jordan, investigadora principal del Centro de Coordinación de Datos de la Universidad Estatal de Ohio.

Se está realizando un estudio de seguimiento para ver si los beneficios se mantienen entre los niños de este estudio cuando dejan el tratamiento.

"También necesitamos más información sobre la naturaleza exacta de las señales visuales que ralentizan el crecimiento del ojo. Si entendiéramos mejor ese proceso, quizás podríamos maximizarlo para tener un efecto del tratamiento aún más fuerte", añade el investigador principal, Donald O. Mutti, profesor de Optometría de la Fundación EF Wildermuth en Ohio State.