Publicado 24/07/2022 07:59

Por qué las laringitis son tan pesadas y tan frecuentes en verano

Archivo - Niña tosiendo.
Archivo - Niña tosiendo. - AARONAMAT/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 24 Jul. (EDIZIONES) -

   En verano suelen ser bastante frecuentes las laringitis, y concretamente entre los más pequeños de la casa. La famosa pediatra Lucía Galán Bertrand acaba de publicar 'Cuentos de verano de Lucía, mi pediatra' (Timunmas), un libro con cuentos dirigido a pequeños donde precisamente trata esta enfermedad tan habitual en los meses de verano.

   En una entrevista con Infosalus nos cuenta que la laringitis concretamente es la inflamación de la laringe, y la mayor parte de las veces debidas a infecciones víricas, típicamente infecciones de la infancia, tanto al inicio del verano como del invierno. "Es una patología estacional", subraya.

   Afecta principalmente a donde están las cuerdas vocales, según informa: "Por eso, la afonía en los niños, y la tos perruna es tan característica, debida a vibración de las cuerdas vocales inflamadas. Se diagnostica desde la sala de espera con solo oírles toser".

   Son tan frecuentes en verano, según prosigue 'Lucía, mi pediatra' fruto de los cambios bruscos de temperatura. Estamos al aire libre y hay un aumento de la humedad ambiental, "algo que le encanta a nuestras vías respiratorias", pero sin embargo al entrar en los espacios cerrados el aire acondicionado encendido y muy frio crea un contraste importante.

   "Esa sequedad brusca produce inflamación en las cuerdas vocales y, si además esto lo acompañas a que los niños tengan diferentes infecciones víricas, los virus aprovechan la propia inflamación de la laringe y se acantonan ahí. Las laringitis muchas veces son víricas", aclara.

SÍNTOMAS

   "Las laringitis son más habituales hasta los 7-8 años por la inmadurez de la laringe, son más susceptibles a las infecciones víricas, a que estas produzcan más síntomas en los niños", añade la pediatra.

   En concreto, cita que los síntomas fundamentales: voz disfónica (afonía, pierden la voz porque las cuerdas vocales están inflamadas y no pueden vibrar bien); tos perruna porque no pueden respirar con normalidad, y al estar inflamada esa parte de la vía aérea se produce esa vibración; dolor al toser; y si el origen de la infección es un virus lo normal es que tengan fiebre.

CÓMO ALIVIARLAS

   Por eso siempre aconseja a los padres que, en caso de laringitis, abran siempre las ventanas, no se ponga el aire acondicionado, sí se saquen a los niños a pasear por un sitio marítimo si tienen la posibilidad; en definitiva, que salgan fuera a respirar humedad ambiental porque muchas veces solo con esto la inflamación baja y mejoran los síntomas.

   "La propia humedad baja la inflamación de cuerdas vocales, de entrada sacar al balcón a respirar o abrir la puerta del congelador en estos casos para que los menores respiren ese aire frío, con el que notan mucho alivio. También puede ser útil una dosis de ibuprofeno, de antiinflamatorio, y les decimos que si en 20 minutos no cede, y persiste la dificultad respiratoria, esta no mejora, entonces sí conviene ir a urgencias, donde pondrán al menor antiinflamatorios más potentes, como corticoides, y en las laringitis graves adrenalina nebulizada (mascarilla)", detalla la doctora Galán.

   Se pueden prevenir las laringitis intentando evitar aquellos ambientes excesivamente resecos en los hogares: "Si hay un 70% de humedad en la calle, pero en casa el aire acondicionado está a todo meter, hay que intentar no tenerlo siempre encendido. Abrir las ventanas de las habitaciones un par de horas antes de dormir puede ayudar también para que haya cierto grado de humedad en el ambiente". "Estos procesos suelen dos o tres días, recalca esta experta, y la mayor parte de las veces son leves", concluye 'Lucía, mi pediatra'.

Contador