Publicado 18/11/2020 17:27CET

Los jóvenes con sobrepeso y obesidad corren un mayor riesgo de padecer COVID-19 grave

Obesidad, adelgazar, sobrepeso
Obesidad, adelgazar, sobrepeso - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / @ FRED WAGNER - Archivo

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

Ser más joven no protege contra los peligros de COVID-19 si tienes sobrepeso, según un nuevo estudio del UT Southwestern Medical Center (Estados Unidos). Aunque todos los adultos con sobrepeso u obesidad corren un mayor riesgo de sufrir complicaciones graves por la enfermedad, la relación es más fuerte para los que tienen 50 años o menos.

"Si eres joven y obeso, sigues teniendo un alto riesgo a pesar de tu edad. En general, los individuos obesos tienen más probabilidades de ser hospitalizados con COVID-19 que los individuos de peso normal. En el hospital, los individuos obesos tienen un mayor riesgo de muerte o la necesidad de ventilación mecánica para ayudarles a respirar, incluso si son jóvenes", explica Justin Grodin, autor principal del estudio, publicado en la revista 'Circulation'.

Los hallazgos del estudio deberían alertar a las personas con sobrepeso u obesas, incluyendo a las de 50 años o menos que pueden sentirse seguras debido a su edad, de que corren un mayor riesgo de contraer COVID-19. Aquellos en la categoría más severa de obesidad, la clase III, definida como que tienen un IMC de 40 o más, deben ser considerados de alto riesgo y pueden justificar la priorización de una vacuna contra COVID-19 cuando esté disponible, según estos autores.

Aunque las cifras no explican por qué la obesidad empeora los resultados de los pacientes de COVID-19, el estudio sugiere varias posibilidades. En primer lugar, la obesidad se asocia con enfermedades que se han relacionado con peores resultados para COVID-19, como la hipertensión y la diabetes, según el estudio.

En segundo lugar, el virus del SARS-CoV-2 utiliza una enzima llamada ACE2 para entrar e infectar las células humanas, y esa enzima es abundante en el tejido graso. Además, el simple hecho de tener más peso en el pecho puede dificultar la respiración de los pacientes de COVID-19. Además, los efectos negativos vinculados a la obesidad pueden ser especialmente evidentes en los pacientes más jóvenes porque los pacientes mayores de COVID-19 tienen muchos otros factores de riesgo.

El estudio analizó los datos de más de 7.600 pacientes de 88 hospitales de EEUU que estaban inscritos en el Registro de Enfermedades Cardiovasculares de COVID-19 de la Asociación Americana del Corazón. El equipo del estudio ajustó sus hallazgos de riesgo para tener en cuenta la edad, el sexo, la raza y los problemas de salud anteriores de los pacientes.

Al examinar a los pacientes de 50 años y menores hospitalizados por COVID-19, los investigadores encontraron que la gran mayoría, el 85 por ciento, tenían sobrepeso o eran obesos. Esto se compara con el 54 por ciento de los pacientes mayores de 70 años, lo que hace que el peso sea un marcador de riesgo para el grupo más joven. El estudio halló que entre los pacientes de 50 años o menos, los que tenían obesidad grave tenían un riesgo 36 por ciento mayor de morir, en comparación con los individuos de peso normal. En general, los pacientes adultos con obesidad grave tenían un riesgo 26 por ciento mayor de morir.

Al examinar a todos los pacientes adultos, el riesgo de estar lo suficientemente enfermo como para necesitar un ventilador aumentó a medida que el peso pasó del sobrepeso a la obesidad de clase III, según el estudio. El riesgo de muerte también aumentó para los que tenían obesidad de clase III.

Además del mayor riesgo de muerte y la necesidad de ventilación, el mayor IMC también se relacionó con la necesidad de diálisis renal y el desarrollo de coágulos sanguíneos en las venas profundas y los pulmones, según el estudio. Se están llevando a cabo otros estudios para examinar cómo varias características de los pacientes afectan el riesgo de COVID-19, usando este mismo registro.

Contador

Para leer más