Publicado 18/04/2016 07:20CET

Investigan los efectos de la infección por citomegalovirus humano en el feto

Transmisión congénita de virus afecta al desarrollo cerebral del feto
ROLLAND M, LI X, SELLIER Y, MARTIN H, PEREZ-BEREZO

   MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La transmisión congénita (de la madre al feto) de los virus puede causar desarrollo anormal del cerebro en el feto y algunos ejemplos de virus que pueden atravesar la placenta y el cerebro fetal incluyen citomegalovirus, rubeola y Zika. Un estudio publicado este jueves en 'Plos Pathogens' examina los efectos de la infección por citomegalovirus humano (HCMV, por sus siglas en inglés) sobre las células madre neuronales e informa de que el virus retrasa o impide la adecuada diferenciación de las células madre en células cerebrales maduras mediante la activación de una vía clave de señalización.

   Aproximadamente, el 1 por ciento de los recién nacidos en Estados Unidos están congénitamente infectados con HCMV. La mayoría de ellos no muestran síntomas, pero alrededor del 20 por ciento sufren problemas neurológicos que son obvios bien al nacer o se desarrollan poco después y los casos más severos muestran anormalidades en el desarrollo del cerebro, como microcefalia.

   Para estudiar cómo la viral infección afecta el desarrollo del cerebro, Stéphane Chavanas, de la Universidad de Toulouse y INSERM UMR1043, en Francia, y sus colegas desarrollaron un nuevo modelo de infección basado en células madre neurales humanas (NSC, por sus siglas en inglés) que normalmente producen neuronas (células nerviosas) en una alta frecuencia. Estos expertos encontraron que la infección por HCMV reduce sustancialmente la tasa de neuronas generadas por las NSCs.

   Para detectar los posibles mecanismos, los investigadores estudiaron los resultados de la infección en receptores activados por proliferadores de peroxisomas gamma (PPARg), un factor de transcripción crítico en el desarrollo del cerebro. La infección por HCMV aumentó drásticamente los niveles de PPARg y su actividad. Según los resultados del estudio, los niveles de 9-HODE, un conocido activador de PPARg, se incrementaron significativamente en las NSCs infectadas en comparación con las no infectadas.

   La exposición de las células madre neurales no infectadas a 9 HODE sintetiza el efecto de la infección sobre la actividad PPARg. Consistente con esto, tanto la activación farmacológica de PPARg en las NSCs no infectadas o el tratamiento de las NSCs no infectadas con 9-HODE fue suficiente para poner en peligro la producción neuronal. Además, el tratamiento de NSCs infectadas con HCMV con un fármaco que inhibe PPARg restauró una tasa normal de producción neuronal.

   Para evaluar la relevancia fisiopatológica de los experimentos en células madre neurales, los científicos evaluaron la expresión de PPARg en 20 muestras de cerebro de fetos abortados con infección congénita con HCMV y cuatro muestras de fetos de control no infectados. Así, vieron que PPARg estaba presente en los núcleos de las células (donde es activo) en regiones del cerebro que normalmente se caracterizan por la activación de la producción de neuronas en muestras de cerebro infectados, pero no en muestras de fetos no infectados.

   "Las NSC --subrayan los investigadores-- resultó ser una valiosa herramienta para modelar las correlaciones funcionales de la infección por HCMV y este programa celular puede probablemente extenderse a otras patologías virales del sistema nervioso central", como la infección congénita por el virus Zika. Los autores concluyen que sus hallazgos "revelan un papel clave de PPARg en la neurogénesis y en la fisiopatología de la infección congénita por HCMV".