Publicado 24/06/2020 07:15CET

Investigan células que podrían impulsar el desarrollo de enfermedades como el glaucoma

Glaucoma
Glaucoma - CARLA J. SIEGFRIED - Archivo

   MADRID, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Después de una lesión cerebral las células que normalmente nutren los nervios en realidad pueden matarlos, según un nuevo estudio en roedores que publica la revista 'Cell Reports'. Este fenómeno "reactivo" puede ser el factor impulsor de enfermedades neurodegenerativas como el glaucoma, una de las principales causas de ceguera.

   Dirigido por investigadores de la Escuela de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York (NYU), el estudio examinó lo que sucede cuando la presión se acumula en el ojo y daña las células nerviosas que conectan los ojos y el cerebro. Aunque los expertos han vinculado durante mucho tiempo esta condición al glaucoma, no quedó claro cómo el exceso de presión conduce a la muerte celular.

   La nueva investigación revela que el aumento de la presión condujo a los astrocitos, una célula glial en forma de estrella del sistema nervioso central, a liberar toxinas que aún no han sido identificadas para matar neuronas, posiblemente para "limpiar" las células dañadas.

   Mientras tanto, el exceso de presión tuvo poco efecto sobre los nervios cuando los astrocitos no estaban presentes. Además, cuando se impidió que los astrocitos reaccionaran a la presión, las neuronas se dañaron pero no tanto.

   "Nuestros hallazgos apuntan a los astrocitos como los verdaderos culpables de la muerte de las células nerviosas y destacan una nueva forma de tratar una enfermedad neurodegenerativa como el glaucoma --dice el autor principal del estudio, Shane Liddelow, profesor asistente en el Departamento de Neurociencia y Fisiología de la Universidad de Nueva York Langone Salud--. Quizás atacar a los astrocitos después de una lesión puede ser la forma de mantener las neuronas sanas y ayudar a prevenir un mayor deterioro".

   Liddelow, también profesor asistente en el Departamento de Oftalmología de NYU Langone, agrega que si bien la mitad de todas las células cerebrales son astrocitos, la mayoría de las investigaciones sobre el glaucoma se han centrado históricamente en las neuronas, las células eléctricamente activas que envían mensajes a través del tejido nervioso.

   Los resultados del estudio, señalan los autores, aclaran que para comprender las enfermedades neurodegenerativas, los expertos deben mirar más allá de las neuronas a las células que las rodean, incluidos los astrocitos, que llevan el nombre de la palabra griega para estrella.

   Su investigación previa en roedores mostró que los astrocitos podrían volverse reactivos inmediatamente después de que los nervios se dañen físicamente. Se cree que la nueva investigación es la primera en mostrar que los astrocitos reactivos matan las células con el tiempo en un proceso similar a lo que ocurre en el glaucoma, dicen los autores del estudio.

   Además, los hallazgos pueden ayudar a explicar por qué las células cerebrales continúan muriendo mucho después de que se haya controlado el exceso de presión. Según Liddelow, las neuronas moribundas derraman compuestos inflamatorios en el tejido circundante, lo que puede agravar aún más los astrocitos y conducir a un ciclo continuo de destrucción celular.

   Para su investigación, los autores del estudio aumentaron la presión ocular durante dos semanas en varias docenas de ratas y ratones, algunos de los cuales habían sido modificados genéticamente para carecer de estos astrocitos reactivos que destruyen las neuronas.

   Descubrieron que si bien los ratones no modificados perdieron hasta la mitad de las neuronas en el área lesionada, aquellos sin astrocitos tóxicos vieron poca muerte celular. Además, las neuronas que sobrevivieron continuaron enviando señales eléctricas.

   Para examinar si las neuronas sobreviven si se impide que los astrocitos liberen toxinas, los investigadores volvieron a aumentar la presión, esta vez interrumpiendo la inflamación en algunos de los animales para evitar que sus astrocitos se vuelvan reactivos.

   Aunque los hallazgos sugieren que bloquear los astrocitos es un medio potencial para prevenir el daño nervioso en pacientes con glaucoma, advierte que los investigadores aún no saben si los efectos resultantes son permanentes o qué efectos secundarios pueden ocurrir.

   Luego, el equipo de investigación planea investigar si este tratamiento realmente puede mejorar la visión en animales con glaucoma, así como estudiar el comportamiento de los astrocitos en enfermedades relacionadas como la enfermedad de Alzheimer, Parkinson y Lou Gehrig.