Publicado 16/11/2021 12:21CET

Investigadores del Valme de Sevilla detectan la vinculación de factores genéticos a la evolución lesiones hepáticas

Investigadores del Hospital de Valme
Investigadores del Hospital de Valme - HOSPITAL DE VALME

SEVILLA, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha sido galardonado con el Premio a la Mejor Comunicación presentada en el congreso nacional del Grupo de Estudio de Hepatitis Víricas (Gehec) y la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), celebrado recientemente.

En un comunicado, el centro hospitalario señala que la calidad científica y el interés clínico de la misma han determinado este reconocimiento entre más de un centenar de trabajos presentados por investigadores españoles.

La investigación es de carácter nacional multicéntrico y está dirigida por el equipo de investigación de Enfermedades Infecciosas y Microbiología del Hospital Universitario de Valme de Sevilla 'Virología Clínica e ITS'. El objetivo de la misma es predecir el riesgo de descompensaciones y/o desarrollo de cáncer hepático en aquellos pacientes curados de hepatitis C, con o sin infección por VIH concomitante. Para ello, se basa en la implicación de factores genéticos sobre el pronóstico de la enfermedad tras la curación.

Anaïs Corma es la coordinadora de este trabajo titulado 'Estudio de Asociación Genética masiva en los cambios de la rigidez hepática durante la curación del virus de la hepatitis C'. Por su parte, el investigador principal es Juan Antonio Pineda y el co-investigador principal Luis Miguel Real. Se trata de una investigación de gran impacto científico por dos matices: genera conocimiento y pivota en la medicina de precisión.

Por un lado, indica que es generadora de conocimiento de un apartado en el que la información es escasa, como es qué ocurre con los pacientes curados de la hepatitis C en la era de los nuevos antivirales de acción directa. Señala que la mayoría de las investigaciones existentes están acotadas al estudio de los riesgos de desarrollar complicaciones hepáticas durante la fase activa del virus, momento previo a la curación.

Por otro lado, añade que se enmarca en la medicina de precisión, ya que contribuye a elaborar bioherramientas predictivas de alta precisión que permiten identificar a individuos con alto o bajo riesgo de desarrollar complicaciones hepáticas, por lo que permiten apoyar la toma de decisiones clínicas.

EFICIENCIA DIAGNÓSTICA Y CALIDAD DE VIDA

El curso de la infección por el virus de la hepatitis C puede desembocar en la aparición de cirrosis hepática e incluso en hepatocarcinoma (cáncer de hígado) y, aunque los nuevos tratamientos facilitan la curación de este virus, sus pacientes continúan siendo objeto de seguimiento continuado frente al riesgo a desarrollar complicaciones. Sin embargo, en la era de estos nuevos antivirales de acción directa "no constan estudios sobre estos riesgos en pacientes que ya se han curado de la hepatitis C, aplicándose el mismo manejo sin tener en cuenta la diferenciación de registros clínicos existentes durante la infección y tras la curación".

Al respecto, este estudio se centra en un análisis genético dirigido a averiguar qué factores se asocian a los cambios en la rigidez hepática antes y después del tratamiento. La rigidez hepática es un marcador de daño hepático medido a través de una herramienta clínica denominada 'Fibroscan'. Esta técnica hace posible conocer, de forma no invasiva, la elasticidad hepática y permite aportar datos no sólo diagnósticos sino también pronósticos personalizados.

Al mismo tiempo, el equipo investigador lleva a cabo un análisis de secuenciación masiva del genoma, llegando a la conclusión de que ciertos polimorfismos genéticos (variantes del gen) están asociados con cambios en la rigidez hepática, permitiendo predecir con ello el pronóstico de los pacientes.

El resultado es un estudio basado en medicina de precisión dado que se orienta a identificar qué pacientes desarrollan y cuáles no enfermedad hepática tras la curación. El objetivo general de este estudio es diseñar una herramienta para pronosticar quiénes tras la curación de la Hepatitis C no van a evolucionar mal de por vida y, por tanto, no tienen que estar vinculados para siempre a estudios innecesarios e incluso invasivos, pudiendo ser dados de alta de forma segura. "Un nuevo modelo para la práctica clínica de los especialistas que aporta eficiencia diagnóstica y calidad de vida para los pacientes", manifiesta.

Este reconocimiento tiene el valor añadido de haberse concedido en el seno de una de las entidades científicas más relevantes vinculadas a las hepatitis víricas a nivel nacional. Especialistas en enfermedades infecciosas, microbiología, aparato digestivo, médicos de centros penitenciarios, profesionales implicados en la atención a personas usuarias de drogas y farmacéuticos participan en sus foros científicos donde se dan a conocer los últimos avances en estas patologías.

Contador