Publicado 02/10/2020 18:52CET

Investigadores revelan nuevos detalles sobre los anticuerpos en el COVID-19

MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

Una herramienta diseñada para detectar la historia viral en una gota de sangre ha conseguido una mejora en la edad de COVID-19. VirScan, una tecnología que puede determinar cuál de los más de 1.000 virus diferentes ha infectado a una persona, ahora también puede detectar pruebas de infección por coronavirus, incluido el SARS-CoV-2.

En un artículo publicado en la revista 'Science', los investigadores del Hospital Brigham and Women's y de la Facultad de Medicina de Harvard (Estados Unidos) ofrecen detalles sobre la respuesta de los anticuerpos al SARS-CoV-2 y sobre cómo esta respuesta puede diferir en los individuos que llegan a tener un caso más grave de COVID-19.

"Este puede ser el análisis serológico más profundo de cualquier virus en términos de resolución. Ahora entendemos mucho, mucho más acerca de los anticuerpos generados en respuesta al SARS-CoV-2 y la frecuencia con la que se producen. La siguiente pregunta es, ¿qué hacen esos anticuerpos? Necesitamos identificar qué anticuerpos tienen capacidad inhibitoria o cuáles, si los hay, pueden promover el virus y ayudar a que entre en las células inmunes", detalla el autor correspondiente, Stephen Elledge.

En su análisis, los investigadores examinaron en profundidad las respuestas de los anticuerpos al CoV-2 del SARS usando VirScan para analizar muestras de sangre de 232 pacientes con COVID-19 y 190 controles de la era pre-CoVID-19. El equipo identificó 800 sitios del virus que el sistema inmunológico puede reconocer, conocidos como epítopos.

No todos los epítopos son creados iguales; algunos pueden ser reconocidos neutralizando los anticuerpos, lo que puede provocar una respuesta que elimine la infección. Sin embargo, si el cuerpo crea anticuerpos contra otros epítopos, puede lanzar una respuesta menos eficaz, dando al virus una ventaja. En algunos casos, incluido el coronavirus conexo que causa el SARS, los virus pueden incluso beneficiarse de la respuesta de anticuerpos del cuerpo, utilizando anticuerpos para entrar en las células en un fenómeno conocido como mejora dependiente de los anticuerpos.

En el caso del SARS-CoV-2, el equipo detectó una gama de frecuencias de anticuerpos contra varios epítopos. Muchos eran epítopos públicos, regiones reconocidas por el sistema inmunológico de un gran número de pacientes. Un epítopo público fue reconocido por el 79 por ciento de los pacientes de COVID-19. Otros se consideran privados y son reconocidos por sólo unos pocos o incluso por un solo individuo. Diez epítopos se encontraban en regiones esenciales para la entrada del virus y es probable que sean reconocidos por los anticuerpos neutralizadores. El equipo utilizó los epítopos más discriminatorios para desarrollar una prueba de diagnóstico rápido.

Los hallazgos del equipo sobre los epítopos pueden tener importantes implicaciones para las vacunas. Si la respuesta del sistema inmunológico a los epítopos públicos no resulta ser protectora, o incluso le da una ventaja al virus, las vacunas tendrán que dirigirse a otras regiones del virus para darle un impulso al sistema inmunológico.

Además, el equipo descubrió que hay varios epítopos conservados en los coronavirus y que es probable que el sistema inmunológico intente reutilizar los anticuerpos contra ellos cuando se infectan con el SARS-CoV-2, una posible explicación de por qué tantas pruebas de serología para el COVID-19 producen falsos positivos.

El equipo analizó además dónde y cuándo ocurrieron las diferentes respuestas de los anticuerpos, encontrando que los pacientes con COVID-19 grave tenían más probabilidades de lanzar una respuesta más fuerte y más amplia contra el SARS-CoV-2, posiblemente porque su respuesta inmunológica inicial no logró controlar la infección de manera temprana. En los pacientes hospitalizados, los hombres producían más anticuerpos que las mujeres.

Los investigadores también compararon los historiales virales de los pacientes hospitalizados y no hospitalizados con el COVID-19 y descubrieron que los pacientes hospitalizados tenían muchas más probabilidades de haber tenido el CMV y el VHS-1, dos virus herpes comunes. Sin embargo, los investigadores observan que es difícil sacar conclusiones sobre la causalidad, dado que el grupo de pacientes no hospitalizados era más joven y estaba formado por un mayor porcentaje de personas blancas y mujeres, un grupo demográfico que generalmente tiene tasas de infección por CMV más bajas.

Contador