Publicado 30/06/2022 17:52

Investigadores observan tasas más altas de diarrea entre los niños que viven en zonas de sequía prolongada

Archivo - Niño cogiendo agua de una fuente, África
Archivo - Niño cogiendo agua de una fuente, África - CÁRITAS - Archivo

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

En un nuevo estudio realizado por investigadores de la Escuela de Salud Pública de Yale en EEUU encontraron tasas más altas de diarrea entre los niños que vivían en zonas donde las sequías eran prolongadas. La situación era peor en los hogares que tenían que viajar largas distancias a por agua o que carecían de agua y jabón para lavarse las manos. Pero incluso un saneamiento adecuado no compensó el riesgo de diarrea asociado con la sequía.

La diarrea es una de las principales causas de muerte de niños pequeños en todo el mundo, y los casos a menudo aumentan después de fuertes lluvias e inundaciones. Pero los riesgos de diarrea también pueden aumentar en condiciones secas, una señal ominosa a medida que el mundo continúa calentándose debido al cambio climático.

"No se puede eliminar por completo el impacto de la sequía en el riesgo de diarrea, especialmente en un clima que tendrá más sequías en el futuro", ha señalado Kai Chen, profesor asistente en el Departamento de Epidemiología (Salud Ambiental) de la Escuela de Salud Pública de Yale y uno de los autores principales del estudio.

El estudio es el mayor realizado hasta ahora que explora los efectos de la sequía a largo plazo en el riesgo de diarrea en niños que viven en países de ingresos bajos y medianos (LMIC). También fue el primero de su tipo en utilizar una nueva medida de sequía que tiene en cuenta tanto el suministro como la demanda de agua.

La diarrea puede surgir de la exposición a alimentos o agua contaminados, heces de animales u otra persona infectada. Si bien la relación entre la lluvia y la diarrea se ha estudiado mucho, la evidencia relacionada con la sequía y la diarrea ha sido escasa.

LOS NIÑOS MÁS PEQUEÑOS CORREN MAYOR RIESGO

Para comprender mejor la relación entre la sequía y la diarrea, los autores observaron encuestas de salud internacionales y datos climáticos. La sequía se midió con una resolución de 10 kilómetros cuadrados con una métrica llamada índice estandarizado de precipitación y evapotranspiración (SPEI).

Los datos sobre episodios recientes de diarrea fueron recopilados entre 1990 y 2019 por las Encuestas demográficas y de salud, una colaboración entre USAID y docenas de países de todo el mundo. Las encuestas capturaron información sobre más de 1,3 millones de niños menores de 5 años que viven en 51 países del África subsahariana, el sur y el sudeste de Asia, América Latina y el Caribe.

En todos los países encuestados, el 14,4% de los niños había experimentado diarrea en las últimas 2 semanas. El riesgo fue mayor en los niños de 6 a 23 meses. En Níger, el país más afectado, un 36,4% de los niños habían estado enfermos recientemente. Otros países gravemente afectados fueron Bolivia, Liberia, la República Centroafricana, Burundi, Malawi y Haití, donde aproximadamente 1 de cada 5 niños se había visto afectado recientemente.

Vivir en condiciones de sequía durante seis meses aumentó el riesgo de diarrea en un 5 por ciento si la sequía fue leve, o en un 8 % si la sequía fue grave. El acceso a buenas instalaciones de agua, saneamiento e higiene (WASH), como agua y jabón adecuados, ofreció niveles bajos a moderados de protección contra el riesgo de diarrea.

De la misma manera, los niños en hogares donde se tomó más tiempo para recolectar agua, más de media hora, o donde no había acceso a agua y jabón para lavarse las manos, estaban en mayor riesgo.

EL PEAJE MORTAL DE LA DIARREA

Los niños que sobreviven a una enfermedad diarreica pueden sufrir problemas de crecimiento y desarrollo y ser más susceptibles a enfermedades crónicas. Pero muchos otros no sobreviven. En todo el mundo, unos 446.000 niños menores de 5 años murieron de enfermedades diarreicas solo en el año 2016, lo que la convierte en la quinta causa principal de muerte en ese grupo de edad. La muerte a menudo ocurre debido a una deshidratación severa o una infección abrumadora.

Es probable que esas estadísticas empeoren ya que se espera que el cambio climático empeore las sequías y las haga más duraderas. La sequía puede aumentar la concentración de bacterias y virus peligrosos en las fuentes de agua. Además, cuando el agua escasea, se prioriza beberla frente a usarla para la higiene personal. Para muchas personas en LMIC, puede tomar horas de viaje para acceder al agua.

La prevención de la diarrea exige medidas sencillas, como el acceso a agua potable e instalaciones sanitarias. "Debe haber esfuerzos de colaboración internacional para mejorar la infraestructura WASH, especialmente en estas comunidades de bajos recursos. Para estos niños, eso definitivamente ayuda", ha señalado Chen, quien también se desempeña como Director de Investigación del Centro de Yale sobre Cambio Climático y Salud en la Escuela de Salud Pública de Yale.

"Pero lavarse las manos no es suficiente para protegerte. Necesitamos abordar la causa raíz del cambio climático", advierte el investigador, quien ha publicado el estudio en 'Nature Communications'.