Publicado 27/01/2021 17:33CET

Investigadores observan que la potencia energética de las células tubulares es clave para combatir la fibrosis renal

Sección del riñón de un ratón dañado por fibrosis.
Sección del riñón de un ratón dañado por fibrosis. - CBM-CSIC-UAM - Archivo

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un equipo liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto que la mejora en la capacidad energética de las células tubulares renales protege al riñón de la formación de tejido fibroso, un proceso que subyace a enfermedades como la nefropatía diabética, la nefropatía hipertensiva o el riñón envejecido y que suponen etapas finales de la enfermedad renal crónica.

"Las células tubulares son células epiteliales (las que recubren todas las superficies libres del organismo, y revisten el interior de las cavidades, órganos huecos, conductos del cuerpo, mucosas y glándulas) especializadas que presentan microvellosidades dispuestas hacia la luz de un túbulo", explica el investigador del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBM-CSIC-UAM), Santiago Lamas.

En el caso del riñón, prosigue, estas estructuras crean una superficie amplia a través de la cual se lleva a cabo la reabsorción y secreción selectiva de agua, iones y nutrientes orgánicos de un primer filtrado sanguíneo. "Se trata de procesos que requieren grandes cantidades de energía y que conducen finalmente a la formación de la orina. Esta organización funcional del riñón en pequeñas unidades de filtración y depuración permite recuperar sustancias útiles y facilitar la eliminación de sustancias nocivas del organismo", ha detallado.

Unida a la mejora de la capacidad energética de estas células, los científicos, cuyo trabajo ha sido publicado en la revista 'Journal of Clinical Investigation', han observado en diferentes modelos experimentales de ratón que existe "una protección significativa" frente al desarrollo de la fibrosis.

Lo han comprobado mediante la sobreexpresión de una proteína enzimática mitocondrial, Cpt1a, que permite que los ácidos grasos de cadena larga puedan entrar en las mitocondrias. "El metabolismo de los ácidos grasos dentro de la mitocondria confiere un gran poder bioenergético, al generar una gran cantidad de trifosfato de adenosina o ATP y mantener a las células epiteliales en un estado óptimo para defenderse de la inflamación crónica, origen principal de la fibrosis. En dos cohortes de pacientes con enfermedad renal crónica, pudimos comprobar el acúmulo de metabolitos derivados de unos bajos niveles de Cpt1a", subraya la investigadora del CSIC y autora principal del trabajo, Verónica Miguel.

Aunque no existen activadores específicos de este enzima, hay fármacos disponibles que permiten mejorar el metabolismo de las células renales, algunos en fase de estudio. "Un mensaje central de este trabajo es que la fibrosis es también un problema metabólico, quizá esencialmente, y que la modificación del metabolismo es una vía eficaz para combatir esta enfermedad", ha zanjado la doctora.